Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los radicales vascos dicen en San Sebastián que su lucha “no es turismofobia”

La marcha culmina sin incidentes una campaña en la que han hecho desde pintadas hasta parar un tren turístico

La manifestación de Ernai a la entrada al Casco Viejo de San Sebastián.
La manifestación de Ernai a la entrada al Casco Viejo de San Sebastián.

 "No es turismofobia, es lucha de clases". Con lemas como ese y otros que califican de criminal la alianza entre el "PNV y el capital", han culminado este jueves los jóvenes de la izquierda abertzale la campaña contra el turismo de la que se contagiaron tras los primeros incidentes en Cataluña y Baleares. El turismo en San Sebastián representa el 13% de su PIB. En la marcha, que ha terminado sin incidentes, han participado en torno a medio millar de simpatizantes de Ernai.

Con la protección de Sortu, varios de cuyos miembros, entre ellos el portavoz Arkaitz Rodríguez, marcharon tras la pancarta, los manifestantes han recorrido el centro de la capital para acabar en la explanada del Museo san Telmo. En unas declaraciones previas y en el propio manifiesto de la marcha, Ernai ha explicado que no luchan contra "los turistas" sino contra "el modelo de turismo que solo enriquece a unos pocos en detrimento de los jóvenes". Entre sus objetivos la patronal de los hoteles de Gipuzkoa, con la que el propio Arnaldo Otegi se reunió el miércoles para concluir que "Tenemos más coincidencias" que disensos.

La manifestación se ha producido en medio de una gran expectación. Medios británicos, alemanes, rusos, suizos y belgas, además de franceses, han tomado imágenes de la marcha, ante la posibilidad de que se produjeran incidentes como los que ya habían protagonizado los jóvenes de Ernai estas últimas semanas. El día nueve de agosto, cuatro militantes de las juventudes, disfrazados, rodearon el tren turístico que recorre la ciudad, y lo pararon. Los jóvenes encendieron bengalas de colores, a la vez que colocaban carteles contra el sector al ritmo de la canción Macarena. El ataque se produjo en la calle Aldamar. Pasados unos minutos, dejaron proseguir su trayecto al vehículo que iba lleno de visitantes.

Dos días antes, en Bilbao, visualizaron su oposición "al modelo turístico", atacando bienes públicos. Después de numerosas pintadas, pancartas y manifestaciones pasaron directamente a la acción y atacaron directamente al Gobierno vasco, más en concreto el acceso de una de las sedes de la Agencia Basca de Turismo, Basquetour. La fachada fue atacada con pintura roja y se realizaron pintadas en el exterior del edificio llamando a la manifestación convocada para hoy.

Este ataque se produjo el mismo día en el que el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi rechazó el uso de la violencia para protestar por el modelo turístico. Ese día por la tarde, mientras cargos del Gobierno vasco, de la Diputación Foral de Gipuzkoa y del Ayuntamiento de San Sebastián se concentraron en San Sebastián en favor del turismo, un grupo de miembros de Ernai contraprogramaron otra concentración con una pancarta en la que se leía en euskera "la patronal del turismo no nos representa".

La marcha ha contado con protección de la Ertzaintza que vigilaba junto al hotel Maria Cristina y en la entrada al Casco Antiguo de San Sebastián, pero ni siquiera se han producido gritos contra la Ertzaintza. "La presencia del turismo se ha incrementado salvajemente y ha ocupado el centro de la ciudad", explican en el comunicado que leyeron al finalizar la marcha. "Las necesidades de los ciudadanos han sido desterradas a los márgenes y el papel que se nos ha atribuido en esta ciudad es el de estar al servicio del turista. Quieren construir un parque de atracciones para turistas sostenido sobre las espaldas de los trabajadores", criticaron.

Más información