Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

‘Robinson Crusoe’ se broncea en La Concha

San Sebastián monta en la playa una biblioteca con vistas al mar que dispone de 700 libros, cómics y prensa

Una niña y su madre en la biblioteca de La Concha, con la playa donostiarra al fondo.
Una niña y su madre en la biblioteca de La Concha, con la playa donostiarra al fondo.

Robinson Crusoe, el protagonista de la clásica novela de aventuras de Daniel Defoe, ha estado este viernes figuradamente en la playa de La Concha. El náufrago ha sido el encargado de inaugurar la biblioteca que se ha instalado en el arenal donostiarra con el objetivo de promocionar el hábito de la lectura al aire libre, tumbado sobre la toalla y expuesto a la brisa y el aroma del mar. La Eguzkiteka (eguzki significa sol en euskera) contiene una colección de 700 libros, además de cómics y prensa nacional e internacional.
La biblioteca se ha estrenado con un día soleado, muchos bañistas en la playa y la lectura ininterrumpida y multilingüe de Robinson Crusoe, la obra que narra la historia de un hombre que pasó 28 años de su vida en una isla desierta. El personaje ha sido el gancho que el Ayuntamiento de San Sebastián ha empleado para promocionar una iniciativa cultural similar a la que se estila en la costa levantina y tan buena acogida tiene en varias ciudades del mundo.

Es un punto de lectura con una pequeña colección de libros que no pretende reemplazar a la red de 17 bibliotecas públicas repartidas por la ciudad, ha comentado su responsable, Arantza Urkia. "Añadimos al servicio un nuevo espacio para disfrutar de los libros", ha añadido. San Sebastián ya cuenta desde hace varios años con una biblioteca en lo alto del monte Urgull, frecuentada por muchos paseantes donostiarras y turistas.

La biblioteca de La Concha está situada en el voladizo de la playa, en un espacio de 60 metros cuadrados que antes era una discoteca. Abrirá sus puertas todos los días durante este verano hasta el día 31 de agosto. Los usuarios podrán agenciarse un título y leerlo mientras toma el sol en la arena, aunque deberá devolverlo antes del cierre de la biblioteca. Todos los días a partir de las cinco de la tarde se ofrecerá un servicio de cuenta-cuentos para el público infantil a cargo de Lur Kosta.

Las estanterías ofrecen una selección de libros para el ocio, aunque predomina las novelas de estreno (un 76%). El resto son publicaciones informativas sobre San Sebastián, orientadas principalmente a los visitantes, además de cómics, cuentos infantiles, los periódicos del día y hasta un total de 51 revistas. Algo más de la mitad (54%) son libros en castellano, casi la tercera parte son en euskera, un 9% en inglés y otro 8% en francés.

A las siete y media de la tarde se cierra la biblioteca y todos los elementos que la forman (estanterías, libros, mesas y sillas) se retiran porque así lo exige la vigente Ley de Costas. A la mañana siguiente, todo se repone para abrir las puertas a las once de la mañana. En un caso de galerna, si empeoran las condiciones climatológicas, la biblioteca permanecerá cerrada.

El alcalde de la ciudad, Eneko Goia, considera que esta iniciativa pretende que "quienes disfrutan de la playa puedan también pasar un buen rato leyendo". "Esto es el inicio de un camino que nos servirá para ver el funcionamiento y la acogida de la ciudadanía para abordar objetivos más ambiciosos", añade, con lo que en el futuro una experiencia similar se podría trasladar a Ondarreta y la Zurriola, las otras dos playas de la ciudad.

Una niña se dirige este viernes a la biblioteca de La Concha.
Una niña se dirige este viernes a la biblioteca de La Concha.

Síguenos en Twitter y en Flipboard