Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar agrava la tensión entre el PP y Ciudadanos con sus guiños a Rivera

El expresidente invita al socio de investidura de Rajoy a dar una conferencia

José María Aznar no le dedicó una sola palabra y solo le proporcionó una foto. Pero la imagen del expresidente con Albert Rivera, al que ayer invitó a dictar una conferencia en su master de liderazgo, pone de manifiesto el enorme distanciamiento de ambos con Mariano Rajoy. El líder de Ciudadanos aprovechó el foro para contraponer el liderazgo de Aznar con el del actual presidente del Gobierno. En el PP creen que Ciudadanos intenta proteger al expresidente al defender que no comparezca en la comisión de investigación sobre la financiación de este este partido en el Congreso y azuzar la división interna.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, y José María Aznar. Ampliar foto
Albert Rivera, líder de Ciudadanos, y José María Aznar.

Aznar agravó su enfrentamiento con Rajoy al invitar a Rivera a dictar una conferencia que le sirvió, entre otras cosas, para criticar la estrategia del Gobierno en Cataluña y en la Unión Europea. La decisión del expresidente popular causó un enorme malestar en la dirección del PP, al coincidir con uno de los peores momentos de su relación con Ciudadanos, su teórico socio de investidura. Los populares reprochan al partido de Rivera que haya pactado con PSOE y Podemos los parámetros de la investigación de la presunta financiación ilegal de la formación de Rajoy.

En la cúpula del PP no comprenden bien el comportamiento “radicalizado” de Ciudadanos, al que acusa de “apuntarse a todas las juergas e iniciativas del PSOE y Podemos”. Consideran que la actitud del partido de Rivera solo responde a su deseo de obtener réditos electorales.

En la formación naranja, sin embargo, esgrimen que no están haciendo nada más que lo que prometieron y firmaron con el PP en el acuerdo de investidura, especialmente en materia de regeneración democrática.

La intervención de Rivera ante Aznar, su esposa, Ana Botella, y su equipo, le pareció ayer “alucinante” a uno de los máximos dirigentes populares.

Tras desvincular a FAES del PP por sus desencuentros con Rajoy, Aznar abrió ayer a Rivera las puertas del Instituto Atlántico para que explicara las claves de su proyecto político. “Ciudadanos y Albert Rivera demuestran que la renovación puede venir de alternativas moderadas, centristas y liberales”, dijo a modo de presentación Gabriel Elorriaga, uno de los colaboradores más directos de Aznar y exdirector de la campaña electoral de Rajoy en 2008. Elorriaga llegó a calificar el proyecto político de Ciudadanos como “enormemente interesante”.

Rivera propone una alianza antiterrorista europea

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, defendió ayer que es urgente estudiar la puesta en marcha de un pacto europeo que haga frente al “insaciable” e “incontrolable” terrorismo yihadista.

El líder del cuarto partido en el Congreso de los Diputados argumentó que las nuevas formas de cometer atentados se tienen que abordar de forma global “y no país a país”. En consecuencia, planteó la posibilidad de tipificar nuevos delitos para combatir el terrorismo. “Hay que ayudar a nuestros servidores públicos a luchar contra él”, apuntó.

Rivera, además, recordó que España ya cuenta con su propio pacto antiyihadista, y afeó a Podemos que no forme parte de él. La formación de Pablo Iglesias tiene la condición de observador.

Las divergencias nada soterradas entre Aznar y Rajoy marcaron cada frase de la conferencia. Cada alusión de Rivera al pasado y al presente de España sirvió como una comparación entre los dos presidentes del Gobierno del PP. Ese juego de espejos se extendió a Europa, puesto que Rivera reclamó al Ejecutivo de Rajoy que recupere el liderazgo internacional que, a su juicio, tuvo España con Aznar en La Moncloa.

“No son debates fáciles. Somos 27 [países en la UE]. Quien ha sido presidente de un país sabe lo difícil que es liderar y convencer al resto de países de las reformas que necesita Europa”, dijo Rivera en referencia a Aznar. “España ha liderado Europa durante muchos años con proyectos y reformas y hay que volver a liderarla, no solo sumarse a las mayorías de la unanimidad”, añadió en otra crítica implícita a Rajoy. Finalmente, Rivera también afeó la estrategia del Ejecutivo ante el reto independentista en Cataluña: “Estaremos al lado del Gobierno para que se cumpla la ley, pero no es suficiente con hacer cumplir las leyes. Hay que recuperar un proyecto común español sin complejos, patriótico, civil y con valores constitucionales. Estoy convencido de que si lo conseguimos la mayoría de catalanes van a estar con nosotros”.

Primera época de Gürtel

En el PP tomaron nota con desagrado de esas críticas y de la actitud de Aznar. Y relacionaron ese acercamiento de Rivera al expresidente popular con que Ciudadanos haya aceptado acotar la comisión de investigación sobre las finanzas del PP a lo ocurrido desde 2004, es decir todo el periodo de la presidencia de Rajoy. El PP sostiene que los trabajos de la comisión de investigación del Congreso deben tener como referencia de inicio 2015, cuando se tipificó el delito de financiación ilegal en el Código Penal.

En el PP sorprende que Ciudadanos no tuviera ningún problema en pactar, en sus negociaciones secretas, que la comisión empezase sus pesquisas en 2004. PSOE y Podemos sí han solicitado que las indagaciones afectasen al periodo de Aznar. Ciudadanos precisa que asumió ese planteamiento inicial del PP pero con la salvaguarda de que no vetará lo que planteen otros partidos.

Rajoy tendrá que declarar como testigo el 26 de julio en la Audiencia Nacional por el juicio sobre lo que se conoce como la primera época de Gürtel: los delitos presuntamente cometidos por esa trama entre 1999 y 2005 en supuesta connivencia con empresarios e instituciones locales y autonómicas de Madrid y Valencia.