Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy se asegura con el PNV superar el primer escollo de la legislatura

Arranca el debate de totalidad de los Presupustos con apoyo de los nacionalistas vascos

Mariano Rajoy superará esta semana el primer escollo decisivo de la legislatura: el del debate de totalidad de los Presupuestos. Salvo sorpresa, el debate que se inicia este miércoles se cerrará el jueves con el rechazo de las siete enmiendas de totalidad a las cuentas para 2017, lo que supone el inicio de su trámite parlamentario, con perspectivas de salir adelante en el Congreso y el Senado.

Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular en Génova. FOTO: Carlos Rosillo. VÍDEO: ATLAS

El presidente del Gobierno tendrá el apoyo de Ciudadanos, del PNV y de la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, hasta completar 175 diputados, justo la mitad de la Cámara. Al constatar el empate, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, tendrá que repetir dos ocasiones más la votación y si persiste se darán por rechazadas las enmiendas de totalidad.

Para el trámite en comisión queda pendiente el acuerdo ya avanzado con el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que fue en las listas del PSOE en las elecciones generales. De esa forma podrá llegar a los 176 diputados para sacar adelante las cuentas que se tramiten en comisión. El propósito del Gobierno es no introducir enmiendas en el texto, para evitar que se descuadre en el trámite. No obstante, puede ejercer su potestad de vetar enmiendas que supongan aumento de gasto o reducción de ingreso, como prevé el artículo 134 de la Constitución.

Rajoy ya cerró el acuerdo con Ciudadanos y con Ana Oramas de Coalición Canaria y el pasado jueves lo cerró con el PNV, aunque aún no es oficial. Ese pacto, según fuentes del Gobierno, tiene tres partes: los propios Presupuestos, la actualización del cupo y un acuerdo político. El primero incluye inversiones para el País Vasco, sobre todo, en infraestructuras. El segundo estaba pendiente desde hace años y aumenta el dinero que recibe Euskadi en la liquidación del cupo anual. La última revisión fue en 2007. El Gobierno Vasco sostiene que desde 2011 ha pagado 1.600 millones de más y que el Cupo debería rondar los 850 millones anuales, aunque el proyecto de presupuestos del Estado eleva esa cifra hasta los 1.202 millones. Y el tercero tiene que ver con transferencias y retirada de recursos del Estado ante el Tribunal Constitucional contra leyes del Parlamento vasco.

Quince años de paz fiscal con el País Vasco

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, aseguró ayer que el acuerdo con el Rajoy podría suponer años de paz fiscal tras 10 años con las negociaciones encalladas. Erkoreka, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, admitió avances muy importantes en la liquidación de los cupos correspondientes a los dos últimos quinquenios, los comprendidos entre 2007 y 2011 y entre 2012 y 2016, y también en la definición del Cupo de este año que permitirá sentar las bases para el próximo quinquenio.

“Podríamos estar a las puertas de una gran noticia económica porque supone una paz fiscal para 15 años”, dijo, sin querer hablar de cifras concretas.

Para Rajoy es un enorme balón de oxígeno y tiene la importancia política de permitirle sacar adelante estas cuentas, con fuelle político hasta mediados de legislatura, en un momento en el que su partido y su Gobierno está acosado por los escándalos de corrupción y tiene pendiente afrontar una moción de censura de Podemos. En junio debe empezar a negociar el techo de gasto, previo a los Presupuestos para 2018 que tramitará desde septiembre, pero una vez cerrados los de 2017 incluso podría permitirse una prórroga hasta el próximo año.

La votación del jueves tiene para Rajoy también la ventaja política de sumar una mayoría parlamentaria que no es exactamente igual que la que obtuvo para sacar a delante su investidura el pasado mes de octubre. Ya no tiene la abstención del PSOE y el PNV pasa del no al sí, hasta el punto de romper el tabú del acuerdo con el PP en esta situación.

El Congreso quedará partido en dos mitades exactas. En la del no, con siete enmiendas a la totalidad, quedarán los partidos de izquierdas e independentistas, es decir, el PSOE, Podemos, ERC, PDeCAT, Bildu y Compromis. No obstante, fuentes del Gobierno explican que su intención es mantener la mano tendida al PSOE. Rajoy ya pudo explorar en octubre el acuerdo con PNV para su investidura, pero prefirió la abstención del PSOE en favor de la estabilidad. De hecho, no ha aprobado ningún decreto o proyecto sin apoyo previo del PSOE, con la única excepción del que regulaba el trabajo de los estibadores que fue rechazado luego por el pleno, provocando una sonora derrota política del Gobierno. En esa votación, el PNV ya estuvo del lado del Gobierno, lo que mostró el interés de los nacionalistas vascos por apoyar a Rajoy.

De nuevo un partido nacionalista tiene la llave de la estabilidad de un Gobierno, tras la mayoría absoluta de la anterior legislatura y tal y como viene siendo habitual desde 1993, con la única excepción del segundo mandato de José María Aznar, entre 2000 y 2004. Se da la circunstancia de que el debate de hoy se inicia precisamente en el día en el que ya es posible legalmente una disolución de las Cortes, al cumplirse el año de la anterior convocatoria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información