Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez años apagando la luz por el Planeta

Los ciudadanos de todo el mundo están llamados este sábado a desconectar el interruptor entre las 20.30 y las 21.30

Una fotografía muestra la combinación del distrito financiero de Pudong antes (arriba) y durante la Hora del Planeta en Shanghai, China, 19 de marzo de 2016.
Una fotografía muestra la combinación del distrito financiero de Pudong antes (arriba) y durante la Hora del Planeta en Shanghai, China, 19 de marzo de 2016. REUTERS

La Hora del Planeta, que se celebra este sábado por décimo año consecutivo, ha dejado de ser la celebración espontánea que supuso en 2007, cuando el Foro Mundial para la Naturaleza (WWF, en sus siglas en inglés) lanzó una campaña en Sidney (Australia) para apagar la luz durante una hora como “muestra de la lucha contra el cambio climático”. Diez años después, secundada por 178 países es, según la organización, “la mayor iniciativa mundial en defensa del medio ambiente”.

Este sábado, entre las 20.30 y las 21.30, los ciudadanos están llamados a apagar la luz en su hora local, de manera que la campaña recorrerá todos los husos horarios. WWF recuerda que “2016 ha sido el año más cálido registrado desde 1880, y, desde que comenzó este siglo, cada año ha batido el récord de temperatura del anterior”.

Según Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España, hasta ahora han participado en la iniciativa "casi 2.000 millones de personas en todo el mundo", según ha afirmado en declaraciones a Efe. Del Olmo se felicita de que "ahora todos dan ya por hecho la existencia del cambio climático pero, cuando empezamos a hablar de ello hace 20 años, tuvimos que superar todo tipo de obstáculos". En aquel momento, "la mayor parte de los países industrializados bloqueaban cualquier avance y las empresas contaminantes financiaban estudios que lo negaban".

España se sumó formalmente en 2009, cuando apagó por vez primera edificios emblemáticos como el Palacio Real y el Congreso de los Diputados en Madrid, la Sagrada Familia y la Torre Agbar en Barcelona o el Acueducto en Segovia.

WWF insiste en la importancia de implicar a toda la sociedad en la lucha contra el cambio climático. “Lo primero que le pedimos a las empresas es que tengan una política clara de lucha contra el cambio climático”, explica a Efe Enrique Segovia, director de conservación de WWF España.

Pero los ciudadanos también pueden poner su granito de arena. La organización sugiere que se preste atención a la alimentación y aconseja consumir solo productos frescos y de temporada así como reducir la ingesta de carne. Además, recuerda la importancia de priorizar los desplazamientos a pie, en bicicleta o en transporte público y fomentar el reciclaje.