Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad Nuclear propone multar a Vandellós II por incumplir las normas contra incendios

El pleno del CSN, dividido otra vez, se decanta por considerarlo una infracción leve

Vista aérea de la central de Vandellós, en Tarragona.
Vista aérea de la central de Vandellós, en Tarragona.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha propuesto sancionar a la central nuclear de Vandellós II, ubicada en Tarragona, por incumplir la normativa contra incendios y no haber realizado una serie de actuaciones relacionadas con la protección contra el fuego. Así lo decidió por mayoría el pleno del CSN el pasado miércoles. De nuevo, como ha ocurrido en los temas más polémicos que ha tratado en los últimos años el CSN, el pleno del supervisor se dividió. No hubo consenso sobre cómo se debía clasificar este incumplimiento y, por lo tanto, la sanción que tiene que recibir esta central.

Finalmente, cuatro de los cinco consejeros se decantaron por considerar una infracción leve el incumplimiento de esas normas, lo que supondría una sanción de entre 15.000 y 300.000 euros. La consejera del CSN Cristina Narbona (PSOE), sin embargo, abogaba por considerarlo una infracción grave, lo que implicaría una multa de entre 300.001 euros y nueve millones.

La propuesta del CSN, en la que se clasifica como leve la infracción, se mandará ahora al Ministerio de Energía, que es el que finalmente resolverá este expediente sancionador contra Vandellós II, la cuarta central por potencia de España, e impondrá la multa que considere oportuna.

Protección contra los incendios

El incumplimiento de la central se refiere a la aplicación de la instrucción IS-30, que obliga a la centrales a realizar una serie de obras contra los incendios para proteger las instalaciones en el caso de que el reactor se tenga que parar por un fuego. El plazo para acometer esas obras finalizó en diciembre de 2015 y Vandellós II lo ha incumplido. También se habría incumplido el plazo para realizar las medidas compensatorias. En total, se debería haber actuado en 18 áreas de la central, algo que aún no se ha hecho.

Cristina Narbona considera que no se trata de una cuestión "de escasa trascendencia". "Es decir: los incumplimientos sostenidos y sistemáticos de una instrucción de seguridad (la IS-30) por parte de Vandellós II afectan a la seguridad de la instalación", señala en su voto particular. Por ello, al contrario de lo que opinan sus compañeros del pleno y la dirección técnica del CSN, Narbona considera que debería clasificarse como "una infracción grave".