_
_
_
_

Rajoy ya no ve posible el Gobierno con el PSOE aunque cambie de líder

El líder del PP dice que desconoce que el abogado de su partido ha pedido la nulidad del juicio de Gürtel

Javier Casqueiro
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.Jaime Villanueva

Mariano Rajoy ya no ve posible un Gobierno presidido por el PP en gran coalición con el PSOE ni siquiera al final de la legislatura y con otro líder al frente del partido socialista: "Eso ya no se va a producir, no veo al PSOE en esta posición". El presidente del Ejecutivo fue preguntado en la mañana de este jueves, en una entrevista en Onda Cero, por si intentará reeditar esa oferta de gobierno conjunto que ya formuló en las recientes y pasadas campañas electorales cuando el PSOE celebre su congreso y cambie de líder. Rajoy asumió así que ese objetivo no tendrá lugar y lo achacó al PSOE aunque añadió que sí se volcará a intentar grandes pactos de Estado con esa formación "sobre asuntos de interés y problemas para 20 o 25 años". El presidente aludió así a los temas abordados en la reciente Conferencia de Presidentes y especialmente al futuro de las pensiones y a la continuidad de las políticas económicas y de empleo.

Más información
Rajoy desprecia a Puigdemont por el plantón europeo y halaga a Javier Fernández
La dirección del PP teme un debate sobre el aborto y la maternidad subrogada en el próximo congreso

Rajoy negó estar viviendo "una luna de miel" con el PSOE. Pero sí admitió que se han fraguado ya unos cuantos acuerdos y pactos importantes, entre los que priorizó especialmente el techo de gasto y los objetivos de déficit de las administraciones públicas. El jefe del ejecutivo matizó la palabra "catástrofe" pronunciada el miércoles por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante su comparecencia en el Congreso sobre que el PSOE no quiera ahora apoyar los presupuestos generales del Estado para 2017. Rajoy optó por calificar esa decisión de "mala noticia" y corroboró que va a intentar el acuerdo en ese asunto con el PNV, aunque precisó que eso no está cerrado.

Fue más sorprendente, por difícilmente creíble, lo que Rajoy comentó sobre el juicio de la Gürtel que afecta de lleno a su partido y que se está produciendo desde hace semanas y con comparecencias muy relevantes en los últimos días en la Audiencia Nacional. Rajoy indicó que no es su "prioridad absoluta" seguir ese proceso, ensalzó que después de ocho años al final se esté produciendo el juicio y agregó ante preguntas concretas sobre lo que está sucediendo en la sala: "No estoy en ese tema". Rajoy aseguró que desconoce que el abogado que representa al PP en ese juicio haya pedido la nulidad del proceso: "No estoy siguiendo el tema porque estoy en lo que importa a los españoles".

El presidente Rajoy empezó por ensalzar los datos de paro registrados en la Encuesta de Población Activa conocida este jueves y que hacen el balance final del año 2016. Tras repasar los principales datos Rajoy remachó que la creación de empleo y la generación de más recaudación son el asunto capital para asegurar las pensiones y el Estado del Bienestar.

El jefe del ejecutivo aclaró que el Gobierno no tiene programado bajar el precio que fija en una parte de la tarifa de la luz, pese a las continuas alzas récord constatadas en las últimas semanas. Rajoy negó que España padezca uno de los precios de la luz más altos de la Unión Europea, señaló que incluso con las subidas actuales se está en niveles de precios de 2015 y pronosticó que el aumento será de 100 euros anuales para cada abonado (unos ocho euros al mes). El dirigente popular atribuyó esos precios a factores externos como que ahora no esté lloviendo suficiente en España, a la subida del petróleo, a los problemas en Francia con la energía nuclear y concluyó: "No todo en esta vida depende del Gobierno". Rajoy aseguró así que no habrá medidas adicionales del Gobierno para rebajar esas tasas ni se modificará el sistema para la fijación de precios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Rajoy tampoco aportó ninguna novedad sobre su posición con respecto a la llegada a la Casa Blanca del nuevo presidente norteamericano, Donald Trump. El presidente español volvió a expresarse con la máxima prudencia sobre Trump: "Debo tener las mejores relaciones y no hago juicios de valor". Sobre las duras tesis de Trump sobre la inmigración Rajoy sí matizó que él es partidario de aplicar políticas en los países de origen más que de levantar muros (aunque en Ceuta y Melilla hay vallas y alambradas para evitar la entrada de inmigrantes) y presumió de que ahora la Unión Europea está siguiendo el modelo español de ayudar a los países exportadores en su propio territorio en una especie de Plan Marshall. "Necesitamos personas que vengan legalmente", apuntó Rajoy antes de alabar el comportamiento integrador de la sociedad española ante un tema para el que se requiere según su criterio un comportamiento "fino, hábil e inteligente".

El líder del PP fue preguntado por su opinión sobre el populismo, en genérico, y Rajoy lo identificó con "la demagogia barata, hacer diagnósticos que no responden a la realidad, mentir y prometer arreglar todo". El presidente del Gobierno reiteró su idea de que gobernar no es fácil, "es muy difícil", y que es populista "prometer arreglar todo a la gente, soluciones estupendas y echarle la culpa a los demás". Rajoy relacionó ahí las propuestas de algunos partidos de ultraderecha y nacionalistas en Europa con el populismo para subrayar que Europa es una de las mejores regiones del mundo con el mejor Estado del Bienestar y que ha conseguido muchas mejoras para sus habitantes.

Sobre el XVIII Congreso Nacional del PP que se celebrará los días 10, 11 y 12 de febrero en la Caja Mágica en Madrid Rajoy no aportó ninguna novedad. No aclaró cuál será el cargo que tendrá la actual secretaria general, Dolores de Cospedal, ni si habrá un nuevo coordinador general que la arropará si continua en ese puesto, ni cuál es su posición ante las principales enmiendas que muchos compromisarios están registrando a las cinco ponencias oficiales. Rajoy no quiso adelantar su criterio ni sobre primarias, ni sobre limitación de mandatos ni sobre maternidad subrogada. Defiende que lo hará si lo considera oportuno durante el debate en el cónclave. Sobre el compromiso firmado con Ciudadanos para que los presidentes del Gobierno solo estén como máximo ocho años en La Moncloa, Rajoy apuntó que él solo lleva ahora tres meses (no cuenta los cinco años anteriores a suscribir ese acuerdo) y que más tarde, cuando se plantee ese asunto, habrá que "entrar en los detalles" aunque considera de partida que ni en España ni en Europa rigen los sistemas presidencialistas que propugnan esos límites.

Rajoy admitió que nunca ha recibido a los familiares de las víctimas del accidente del Yak-42 pese a que han pasado ya 14 años de aquel dramático siniestro en el que fallecieron 62 militares en Turquía pero se mostró dispuesto a hacerlo si se lo piden. El presidente del Gobierno suscribió todas las acciones y declaraciones que ha realizado ahora la ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, incluidas las peticiones de perdón por la gestión realizada en su día por el ministro Federico Trillo.

Sobre la firma

Javier Casqueiro
Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_