Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Incautadas 8.000 armas listas para ser vendidas en el mercado negro

La organización criminal desarticulada se dedicaba al tráfico ilícito de armamento

Algunas de las armas incautadas. Ampliar foto
Algunas de las armas incautadas.

La Comisaría General de Información, en colaboración con las brigadas provinciales de Bilbao, Girona, Barcelona, Santander y Valencia, ha desarticulado una organización criminal dedicada a la proliferación y al tráfico ilícito de armas. En la operación se han incautado más de 8.000 armas de guerra listas para su venta en el mercado negro internacional a organizaciones terroristas y delincuencia organizada, según el Ministerio del Interior. 

Los cinco detenidos, cuatro hombres y una mujer, todos de nacionalidad española, integraban una organización criminal dedicada a comprar legalmente armas de guerra inutilizadas que posteriormente reactivaban y ponían a la venta en el mercado negro. Su actividad fundamental consistía en la adquisición del armamento a través de cauces legales, para después adquirir las piezas necesarias para su reactivación y ponerlas en circulación de manera ilegal. Para no levantar sospechas ante las fuerzas y cuerpos de seguridad, adquirían el material empleando una empresa dedicada a la venta de material deportivo que, sin embargo, carecía de la licencia necesaria para la venta de este tipo de componentes.

Las detenciones se han producido en las localidades de Olot (Girona), Liendo (Cantabria), Galdakao y Getxo (Bizkaia). En este último municipio se ha hallado un sofisticado taller para la manipulación y reactivación de estas armas. Por el momento, en los seis registros que se han practicado, además de 8.000 armas de guerra listas para su venta, se han intervenido 29 armas largas, varias armas cortas, varios cañones y diversa munición de distinto calibre.

Este “modus operandi” de adquisición de las armas fue el utilizado en los atentados cometidos en París el pasado 7 de enero de 2015 contra los trabajadores del semanario satírico “Charlie Hebdo”, en el que murieron doce personas e hirieron a otras once, todas ellas con armas de fuego rehabilitadas, adquiridas en su día en una armería eslovaca.

La operación tiene su origen en el seguimiento que los investigadores llevaron a cabo de las armas empleadas por un terrorista en el atentado contra el museo judío de Bruselas, el 24 de mayo de 2014, en el que resultaron muertas cuatro personas por los disparos de un ciudadano de nacionalidad francesa y de origen argelino.

Más información