Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estudiantes de Primaria mejoran en matemáticas y ciencias, pero las chicas se quedan atrás

España mantiene la brecha de género y más estudiantes rezagados que la media de los países desarrollados

Los alumnos españoles mejoran en matemáticas y ciencias, según el informe TIMSS 2015, conocido este martes. Esa es la cara de un examen a 580.000 alumnos de primaria de 49 países. La cruz es que mantiene la brecha de género y un porcentaje superior a la media de alumnos que solo tienen conocimientos básicos. España está además lejos del grupo en cabeza, los países del Este asiático. Los primeros, en Singapur, van dos cursos por delante de los españoles en conocimientos.

Alumnos de Primaria de un colegio de Madrid.
Alumnos de Primaria de un colegio de Madrid.

La puntuación media española en la prueba TIMSS (Estudio de las Tendencias en Matemáticas y Ciencias, en sus siglas en inglés) es de 505 puntos en matemáticas (23 más que en 2011), lo que la sitúa por primera vez por encima de la nota media de los alumnos de nueve y 10 años de los países analizados. El resultado mejora pero sigue por debajo de la media de la OCDE (525) y de la Unión Europea (519).

En ciencias, la media española es de 518 puntos, 13 más que el estudio previo. La mayoría de los países también ha mejorado, según destacan los autores del trabajo. La media de la OCDE se sitúa en 528 puntos y la de la UE en 521. El secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, ha destacado este martes en la presentación de los datos nacionales del informe que España está “en el buen camino”. “Es razonable que en cuatro años lleguemos a la media de la OCDE”, añade.

A pesar de la mejora, uno de cada cuatro alumnos españoles solo puede resolver problemas matemáticos simples; uno de cada cinco en ciencias].

El éxito de una ley que aún no se aplicaba

Entre las claves de la mejora que destaca el Ministerio de Educación está “una nueva ley educativa (LOMCE) que ha pretendido atender a la diversidad”. Los estudiantes hicieron el examen en abril de 2015, y la normativa llegó a los cursos pares de primaria en septiembre de ese año. “Es absurdo evaluar una ley educativa con un plazo tan corto. El aprendizaje dura años”, señala José Saturnino, profesor de Sociología de la Universidad de La Laguna. "Si algo ha cambiado es que quizá en los centros se está formando más al alumnado para superar pruebas de este tipo", considera este experto.

El trabajo establece cuatro niveles: avanzado, alto, intermedio y bajo. En el top están los países del Este asiático: Singapur, Hong Kong, Corea del Sur; Taipei (Taiwan) y Japón. Las mismas naciones destacan también en ciencias junto con Rusia. Un curso escolar equivale a unos 59 puntos, según establece la autora del informe, la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo (IEA, en sus siglas en inglés). Eso significa que un estudiante de 10 años de Singapur va casi dos cursos por delante de uno español.

España es el tercer país con más diferencias de rendimiento por género en matemáticas, por detrás de Italia y Croacia y el octavo en ciencias. Según el informe, ellas obtienen menos puntuación en ambas materias (seis menos en ciencias y 12 en matemáticas), con diferencias similares a las que se produjeron en las pruebas de 2011. El análisis del Ministerio de Educación añade que es “importante” analizar esta variable que permite “constatar el posible efecto de las diferentes políticas de igualdad que deben poner en práctica los países y las escuelas a fin de garantizar el máximo desarrollo educativo de todas las personas”.

Otros países, como Alemania, Noruega, Singapur o Irlanda, consiguen equiparar a chicos y chicas. En Finlandia los datos de ellas son mejores. “Socialmente existe un prejuicio generalizado de que los niños están más preparados para carreras científicas y matemáticas que las niñas”, según José Luis Blanco, director de Evaluación del Ministerio de Educación. “Las Administraciones no se han fijado nunca en los informes que señalan que las alumnas tienen menos rendimiento en matemáticas”, considera Capitolina Díaz, catedrática de Sociología de la Universidad de Valencia y expresidenta de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas AMIT, que recuerda que estudios internacionales como PISA ya reparan en esta cuestión. Díaz reclama mayor preparación para los docentes “con una asignatura específica de coeducación y un tratamiento transversal de este aspecto en cada una de las materias”.

En 20 años del TIMSS, la tendencia muestra una reducción de esa brecha especialmente en ciencias y principalmente entre los alumnos mayores. TIMSS también mide resultados de distintos países en alumnos de secundaria (con 14 y 15 años), aunque los españoles no participaron en esa franja de edad.

Aunque España tiene más alumnos rezagados y menos excelentes que la media de la OCDE, estos datos también mejoran respecto a hace cuatro años. José Luis Blanco destacó que esa mejora se produce “principalmente” en aquellos situados en niveles más bajos. “Nuestros sistema educativo consigue mover las desigualdades por razones económicas y sociales mejor que el resto”, añadió.

“En realidad, España es un país equitativo porque los estudiantes de bajo nivel social lo hacen bien, pero no destacan los de origen alto. Tenemos una élite con peores resultados que otros países”, contrapone José Saturnino, profesor de Sociología de la Universidad de la Laguna.

Más información