Guindos y Montoro renuevan su equipo para encarar la negociación política

El ministro de Hacienda nombra a personas de confianza para reforzar su equipo y el de Economía a un enlace con el Parlamento

El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el de Hacienda, Cristóbal Montoro, se han reforzado con la vista puesta en un Congreso donde tendrán que negociar todas las reformas. El ministro de Economía ha optado por un perfil político como la diputada Irene Garrido para su Secretaría de Estado. El titular de Hacienda baraja nombres de su confianza para reforzar su equipo. Entre ellos suena Alberto Nadal, ex secretario de Estado de Energía, con el que coincidió en el área económica del Gobierno de Aznar.

El ministro de Economía, Luis de Guindos
El ministro de Economía, Luis de GuindosPierre-Philippe Marcou (AFP)
Más información
Guindos confía en que la inercia eleve el crecimiento más de lo que calcula Bruselas
Guindos: “La suspensión de fondos tendría un efecto desmoralizador para los españoles”
Los ministerios económicos ultiman cambios en su cúpula

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha tirado de las filas populares en el Congreso para ocupar la Secretaría de Estado de Economía. Este viernes nombrará en el cargo a la diputada por Pontevedra y portavoz de la Comisión de Economía, Irene Garrido Valenzuela, de 56 años, quien según confirman fuentes del Ministerio reemplazará a Íñigo Fernández de Mesa.

Garrido fue presidenta del ICO entre mediados de 2014 y finales de 2015, cuando dimitió para volver a presentarse al Congreso como número dos por Pontevedra, por detrás de Ana Pastor. Antes había sido diputada en el Congreso desde 2010, consejera en Caixanova por el PP y profesora de Economía de la Universidad de Vigo.

El nombramiento que ha hecho Guindos tiene una clara intención política. Lo normal habría sido que escogiese un perfil técnico, un economista del estado como Fernández de Mesa o el anterior secretario Jiménez Latorre. Sin embargo, Guindos ha optado por alguien que destaca por su trato exquisito y una buena interlocución con el resto de grupos parlamentarios, en especial los encargados del área económica, según explican fuentes del Congreso. En un contexto en el que es obligado negociar con la oposición, Garrido serviría de enlace entre el Ministerio y la cámara baja. En este sentido, vendría a sustituir la labor que ejercía Vicente Martínez Pujalte para el ministro. Aunque Guindos ya goza de una relación fluida con Luis Garicano de Ciudadanos, Garrido tendrá la misión de apuntalar esa sintonía. Otros Ministerios podrían buscar figuras con experiencia parlamentaria como Garrido.

Con la incorporación de un peso político como Garrido, Guindos trata además de cubrir una de sus carencias: su falta de anclaje en el PP en un momento en el que Rajoy ha optado por un equipo con tintes políticos.

Cambios en la estructura económica

El Consejo de Ministros aprobará hoy la estructura de Gobierno con 13 ministerios y 25 secretarías de Estado. Los mayores cambios se producen en el área económica, uno de los puntos más sensibles para la compleja negociación política que se avecina en esta legislatura.

Además de la renovación de secretarios de Estado, el Gobierno tendrá que designar a un buen puñado de altos cargos. Es el caso de la secretaria general del Tesoro, que ocupará la actual presidenta del ICO, Emma Navarro, quien tomará la silla que tenía hasta ahora Rosa Sánchez-Yebra, quien ya se ha marchado al Banco de Desarrollo del Consejo de Europa. Al igual que Sánchez-Yebra, Navarro trabajó como jefa de gabinete de Guindos y es economista del Estado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, renovará a todo su equipo. Aunque pierde las competencias de Administraciones Territoriales que pasan a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, el titular de Hacienda mantendrá las tres secretarías de Estado. En la de Presupuestos, responsable de los gastos, el mejor colocado es Alberto Nadal, ex secretario de Estado de Energía y hermano del nuevo ministro de Energía. Alberto ya acompañó al ministro en la época anterior cuando ambos formaron parte del área económica del Gobierno de Aznar.

Con este nombramiento, Montoro reforzaría su equipo de confianza en una legislatura que aventura  complicada. El ministro no cuenta con grandes apoyos. Sus únicos avales son los del presidente Rajoy y la vicepresidenta Sáez de Santamaría. Así que busca nombres para mejorar su imagen, muy deteriorada en la pasada legislatura por los recortes y las subidas de tono. Para Función Pública piensa en una funcionaria con experiencia, según fuentes ministeriales. Por eso en las quinielas comenzó a sonar el nombre de Rosana Navarro, la secretaria general encargada hasta ahora de la relación con las comunidades autónomas, aunque su nombre no está confirmado. Navarro ha sido la cara amable del ministerio durante la pasada legislatura en las duras negociaciones que ha mantenido con los consejeros de finanzas autonómicos para el reparto del déficit y de la financiación. Navarro perteneció al equipo económico de Alberto Ruiz-Gallardón, en su época de alcalde de Madrid y conoce a la perfección los entresijos de la financiación autonómica. Por otra parte, Antonio Beteta, actual secretario de Estado de Administraciones Públicas, dejará el puesto pero seguirá en otro cargo en el Gobierno.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS