Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso frena el arma del PP para gobernar en minoría

La Mesa rechaza los vetos del Gobierno a las proposiciones de ley de la oposición

Sánchez-Camacho, Gordo y Navarro, este martes. Ampliar foto
Sánchez-Camacho, Gordo y Navarro, este martes. EFE

El PP ha perdido este martes dos pulsos en el Congreso y se quedó solo frente a todos, una semana antes de la previsible investidura de Mariano Rajoy. Por un lado, la Mesa se plantó y frenó los vetos de La Moncloa a proposiciones de ley con el apoyo de PSOE, Podemos y Ciudadanos, anticipando una larga batalla sobre uno de los mecanismos que el PP pretende utilizar para hacer frente a un Parlamento adverso. Y, por otro, todos salvo el PP reprobaron al ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz. Rajoy tiene en su mano, una vez investido, mantenerle como ministro.

No obstante, la batalla sigue porque algunos quedan en suspenso a la espera de aclaración de la discusión legal, ya que el Ejecutivo de Mariano Rajoy entiende que no pueden levantarse los vetos. El caso puede acabar en los tribunales o incluso plantearse un nuevo conflicto de competencias con el Parlamento ante el Tribunal Constitucional. El único precedente de veto rechazado por la Mesa es de 1983. En 2009 se pidieron aclaraciones al Gobierno de entonces. En todo caso, nunca la Mesa ha tenido una mayoría adversa para el Gobierno.

La Constitución y el reglamento del Congreso permiten que el Gobierno vete las iniciativas que supongan aumentos de gasto. El Ejecutivo quería que este instrumento le sirviera para mitigar su minoría en la Cámara y considera que la Mesa no puede limitarlo. Sin embargo, se ha encontrado que la Mesa rechaza su iniciativa, lo que tiene enorme importancia como precedente.

La Mesa rechazó el veto a dos proposiciones de ley del PSOE sobre la LOMCE y los trabajadores subcontratados. Por lo tanto, estas dos proposiciones comenzarán a tramitarse ya. La Mesa dejó también en suspenso otros tres vetos del Gobierno a iniciativas del PSOE y de Ciudadanos sobre tasas judiciales, sanidad universal y pobreza energética a la espera de que el Ejecutivo ofrezca más argumentación. Se esperará a esa nueva aportación y a informes de letrados de las Cámaras.

Además, la jornada ha mostrado las dificultades que puede tener el Gobierno cuando se someta a control. El Congreso aprobó, con los votos de todos los partidos salvo el PP, la reprobación del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, por haber utilizado su cargo y los medios de las fuerzas de seguridad para perseguir a adversarios políticos.

Ministro reprobado

La Comisión de Interior de la Cámara aprobó la proposición no de ley presentada por el PDC, la antigua Convergència, que tiene valor simbólico y político, pero no efectivo porque no puede provocar la destitución del ministro. Tendría más valor político si Mariano Rajoy, en el ejercicio de su libre competencia para formar Gobierno, vuelve a dar un ministerio a Fernández Díaz una vez que sea investido presidente con el voto a favor de Ciudadanos y, previsiblemente, la abstención del PSOE. Por eso es significativo que estos dos partidos apoyen la reprobación. Los portavoces de todos los grupos arremetieron contra Fernández con expresiones como “persecución inaceptable” de rivales políticos y la acusación de usar “dosieres fabricados”.

Además, el pleno del Congreso aprobó hace dos semanas crear una comisión de investigación sobre el Ministerio del Interior. Su constitución está pendiente de que haya Gobierno y en ella tendrá que comparecer Fernández Díaz, si es que llega a ponerse en marcha. Para el portavoz del PP, José Alberto Martín-Toledano, la oposición “insulta a la policía” y, pese a que lo apoyaron todos los partidos, arremetió contra los independentistas catalanes, promotores de la proposición no de ley.

El origen está en la difusión en Público de unas grabaciones realizadas en el despacho del ministro en las que se recoge una reunión con el entonces responsable de la Oficina Antifraude de Cataluña en la que hablan de cómo buscar supuestos escándalos de políticos de otros partidos.

Más información