Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia asesinada en Pioz llevaba años en España

Los que dicen ser familiares, describen a Marcos Nogueira y a Janaína Santos Américo y sus dos hijos, una familia reunida hace tres años

Madrid / Rio de Janeiro

Una familia de Paraíba (Brasil) afirma que la pareja y los dos menores asesinados en Guadalajara son Marcos Campos Nogueira y Janaína Santos Américo y sus dos hijos, de cinco y un año. El Consulado de Brasil en Madrid no ha confirmado las identidades. Según Wilta Diniz, tía de la mujer, la familia se reunió hace tres años en España, donde “él vivía hacía 10”. Mientras, la investigación se complica: las cámaras de seguridad de la urbanización donde aparecieron no funcionaban.

Crimen en Guadalajara: Vivienda en la que fueron localizados los cuerpos descuartizados de una familia con documentación brasileña. EFE Atlas

La fotografía de una pareja joven abrazada, ella y él sonrientes y sentados a la mesa de un restaurante, se hizo viral ayer en las redes sociales. El diario digital brasileño Globo.com la publicaba para identificar al matrimonio asesinado y descuartizado junto a sus dos hijos en Pioz (Guadalajara). Era una imagen colgada por Janaína Santos Américo en su muro de Facebook el pasado 12 de marzo. Junto a ella, había otras con su marido, Marcos Campos Nogueira, y con sus dos hijos, una niña de cinco años y un niño de uno. Su última publicación data del pasado 2 de junio. Es una foto del pequeño.

En João Pessoa, capital del Estado de Paraíba, al nordeste de Brasil, la tía de Janaína habla con EL PAÍS, aunque asegura encontrarse “como toda la familia” en choque: “No conseguimos entender lo ocurrido”, dice Wilta Diniz. Pese a las tremendas circunstancias de la muerte de su sobrina y su familia, se niega a pensar que el motivo pueda ser un ajuste de cuentas, como barajan los agentes de la Guardia Civil. “No estaban escapando de nada. Marcos era un hombre de bien, muy religioso, sin vicios, de familia”, asegura, en contra de la primera hipótesis de los investigadores, que pensaron que se estaban escondiendo por el estado desangelado de la vivienda.

Imagen colgada por Janaina en su muro de Facebook.
Imagen colgada por Janaina en su muro de Facebook.

Diniz cuenta que, tras el nacimiento del hijo pequeño, pasó tres meses con la familia en Valladolid, donde vivían. Luego se cambiaron, “cuando el restaurante donde trabajaba Marcos quebró”. Y, desde allí, se mudaron a Torrejón de Ardoz y después a Pioz, en Guadalajara. Según su relato, “Marcos siempre trabajó en restaurantes, algunos de ellos brasileños, y era querido por todos”.

Sin cámaras de seguridad

La investigación continua abierta y bajo secreto de sumario. Las cosas se complican más para los agentes de la Guardia Civil que llevan el caso. Ayer se supo que las cámaras de seguridad ubicadas en la urbanización La Arboleda, donde se encuentra el chalé que había sido alquilado “hacia unos dos meses” por el padre de la familia asesinada, no funcionaban. Tendrán que recurrir a otras de la zona para identificar a posibles vehículos sospechosos.

Janaína y Marcos, de 39 años, se conocieron en João Pessoa y se casaron en 2013. Entonces Janaína decidió mudarse con su marido y su hija a España, “donde Marcos ya vivía hacía una década”, relata Diniz. En España nació su segundo hijo. “Marcos viajaba mucho. Era trabajador. Nadie en esta familia es un dejado”, dice.

La familia de Janaína, los Diniz, es conocida en su ciudad. El patriarca, hermano de Wilta y padre de Janaína, levantó un pequeño imperio de concesionarios de coches. La prensa local contó que, tras conocer la noticia, tuvo que ser hospitalizado. Por su parte, un cuñado de Marcos, Eduardo Braulio, habló con medios brasileños y aseguró que había llamado al Consulado de Brasil en Madrid. Según su versión, allí le confirmaron que se trataba de sus familiares. “En un principio, no era raro no tener noticias porque sabíamos que se acababan de mudar y no tendrían Internet”, explicó.

En el Consulado de Brasil en Madrid no lo confirman y atribuyen esas informaciones a “fuentes informales”. Según el cónsul general en la capital de España, Paulo Alberto Dasilveira Soares, aún no tienen confirmación por parte de la Guardia Civil de Guadalajara. “Nos han pedido que esperemos algunos días”, dijo. Y en el Ministerio de Exteriores de Brasil dejan en manos de la familia la confirmación de su identidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información