Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las víctimas de la talidomida regalan una pierna ortopédica al fabricante del medicamento

Avite ha organizado la acción después de que el Constitucional no admitiera el recurso de indemnización

El vicepresidente de la Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite), Rafael Basterrechea, acompañado de dos afectados. Ampliar foto
El vicepresidente de la Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite), Rafael Basterrechea, acompañado de dos afectados. EFE

La Asociación de Víctimas de la Talidomida de España (Avite), el medicamento que a finales de los 50 y principios de los 60 causó graves malformaciones en recién nacidos, ha entregado este jueves a la dirección del laboratorio alemán Grünenthal en Madrid una pierna ortopédica de uno de los afectados por el fármaco. Avite ha organizado la acción después de que el Tribunal Constitucional fallara en julio a favor del laboratorio alemán, al no admitir el recurso de amparo para indemnizar a las víctimas. La prótesis estaba envuelta en lazos con la bandera española y una dedicatoria que decía: "Gracias, Grünenthal, por habernos robado nuestros brazos y nuestras piernas antes de nacer. Te regalamos esta pierna para que la coloquéis en vuestra vitrina de trofeos y de los horrores, junto con la sentencia del Constitucional".

Las 500 víctimas españolas habían presentado el recurso de amparo basándose en que el daño no estaba prescrito, una vez que se tomó como momento de iniciar el cómputo de tiempo una fecha errónea: 2008 en lugar de 2010, que es cuando los afectados obtuvieron los informes médicos que establecían la probable relación entre su daño y el medicamento. Los afectados recibieron una primera sentencia a su favor en 2013, que fue recurrida por la empresa, que consiguió la revocación del primer fallo. El Tribunal Supremo ha sido el último en pronunciarse y dejó sin indemnización a los enfermos por entender que el caso había prescrito.

"Hemos jugado a diferencia de condiciones y hemos perdido. Me siento avergonzado de que España haya sido el único país donde las víctimas no hayan ganado la causa y no reciban ningún tipo de ayuda", ha afirmado Rafael Bastecherrea, vicepresidente de Avite, en referencia a Alemania, donde el Gobierno ordenó que el laboratorio indemnizara a las más de cinco mil víctimas en ese país.

Avite pretende acudir al Tribunal de Estrasburgo en contra del Estado español por no haber aplicado una ley de protección a las víctimas. "Mientras sigamos vivos, seguiremos luchando y sufriendo cada día las consecuencias de la irresponsabilidad de la industria farmacéutica", ha señalado Basterrechea.

Nuevos daños

La asociación argumenta que estudios realizados en Alemania, en 2013, y de la Organización Mundial de la Salud, en 2014, concluyeron que la talidomida no solo provoca malformaciones en recién nacidos, sino que aparecen nuevas complicaciones a lo largo de la vida. "Todo va empeorando con la edad, sufrimos un envejecimiento prematuro y sin las mismas posibilidades que una persona que no tiene ese hándicap", ha contado Manuel Bioque, uno de los afectados. "Con el tiempo, tenemos más limitaciones. Las actividades más básicas, como vestirse o abrocharse los zapatos, son un reto", ha añadido Ana Castillo, otra de las víctimas.

Grünenthal se ha limitado mostrar su apoyo a la decisión del Constitucional a través de un comunicado, en el que afirma que "discrepa por completo con el relato de los hechos" expresados por Avite. El laboratorio alemán ha reiterado que existen medios establecidos para que los afectados españoles puedan beneficiarse de ayudas económicas. Pueden hacerlo a través de la Fundación Contergan, que pertenece al Gobierno alemán y que apoya a 2.700 personas afectadas por este medicamento en 38 países, incluyendo 10 en España.

Más información