Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy aplaza una semana la respuesta a las seis condiciones de Rivera

La Ejecutiva del PP decidirá el próximo miércoles si acepta las exigencias de Ciudadanos

Mariano Rajoy y Albert Rivera aspiran a que la votación de investidura se celebre en la última semana de agosto o la primera de septiembre, según fuentes de ambos partidos. El líder del PP se reunió ayer con el de Ciudadanos y le anunció que su ejecutiva votará el próximo miércoles si acepta las seis condiciones que plantea la formación de centro para abrir negociaciones. En ese caso, Ana Pastor, presidenta del Congreso, anunciará inmediatamente la fecha de la votación de investidura. Incluso si el PP y Ciudadanos llegan a un acuerdo, Rajoy, aun contando con CC, necesita la abstención de 11 diputados para seguir en la presidencia. 

Mariano Rajoy y Albert Rivera este miércoles, al inicio de la reunión.

La formación de Gobierno es “urgente” porque está en juego la recuperación económica e incluso sanciones de la Unión Europea, repite el presidente en funciones, pero el PP aplazó ayer la apertura de negociaciones hasta después del puente.

Tras reunirse con Rivera casi hora y media, Rajoy anunció que la Ejecutiva de su partido decidirá el próximo miércoles si acepta las seis condiciones en contra de la corrupción y a favor de la regeneración que exige Ciudadanos para negociar el voto afirmativo de sus 32 diputados. “Necesitamos unos días para estudiarlas ya que algunas de las condiciones implican reformas constitucionales. No puedo ni debo tomar esa decisión en solitario”, se justificó el líder popular, que se irá en los próximos días a “reflexionar” a Galicia aprovechando que mañana no hay Consejo de Ministros.

Esa decisión, según fuentes de la Ejecutiva de Ciudadanos, obligará a ambas partes a esprintar en las negociaciones. Los dos partidos coinciden en aspirar a que la votación de investidura sea a fines de agosto o principios de septiembre. Saben que Rajoy debería viajar el 3 de septiembre para asistir el 4 y el 5 a la cumbre del G-20 en Guangzhou (China). Y también están de acuerdo en la urgencia de tramitar los Presupuestos de 2017 antes del 15 de octubre, como exige Bruselas.

“Si el PP asume las seis condiciones, nos comprometemos a nombrar equipos negociadores inmediatamente”, declaró Rivera, que aspira a incluir muchas de las reformas que acordó con el PSOE en febrero en ese hipotético diálogo.

Hoja de ruta

“No podemos hablar todavía de negociación, pero si la hay habrá una hoja de ruta de reformas profundas que atiendan al empleo, la lucha contra la corrupción, el Estado de bienestar, la sanidad y la garantía de la unidad de España”, enumeró. Los populares son optimistas con esas conversaciones porque recuerdan que algunas de las seis condiciones de Rivera ya están en marcha en gobiernos como el de Madrid, donde Cristina Cifuentes gobierna gracias al voto afirmativo de Ciudadanos, y que otras figuran en su programa o ya formaban parte de su oferta negociadora, como el compromiso de eliminar los indultos para condenados por delitos de corrupción.

Todo, sin embargo, depende aún de que Rajoy acepte esas condiciones y de que fije una fecha para la investidura. El líder del PP tampoco quiso aclarar ayer, 14 días después de haber recibido el encargo del Rey de formar Gobierno, si piensa presentarse a la investidura aun sin haber reunido antes los apoyos necesarios. “Ya veremos”, dijo.

Rajoy insiste en que lo decidirá después de la ejecutiva de su partido y Rivera manifestó su “respeto” al procedimiento elegido por el presidente en funciones, pese a que el día anterior le había exigido que fijara ya “fecha y hora” para el debate. En consecuencia, el candidato gana siete días para cumplir con un doble objetivo: vencer cualquier mínima resistencia interna a aceptar las condiciones de Rivera —que incluyen abrir una comisión de investigación parlamentaria sobre el caso Bárcenas y desgastar al PSOE para sumar su abstención en la investidura, que le daría el Gobierno.

“Seguiré tratando de sumar al PSOE de alguna manera para desbloquear la situación”, explicó Rajoy. “Si el señor Sánchez se mantiene en el no, volveremos a repetir las elecciones”, advirtió.

Si Rajoy suma los votos a favor de Ciudadanos, tendrá 169 apoyos, a siete de la mayoría absoluta que necesita para ser investido en primera vuelta (176). El PP y Ciudadanos descartan negociar con el PNV para lograr los votos que les faltarían, así que su única opción es convencer al PSOE para que ceda al menos once abstenciones en la segunda votación —cuando es suficiente con sumar más síes que noes—. Por ahora, los socialistas se mantienen firmes en su negativa a apoyar a Rajoy.

Las seis condiciones de Rivera

Precondición:

El PP debe fijar fecha y hora para la sesión de investidura

1 Expulsión inmediata de cualquier cargo público imputado por corrupción política


2 Eliminar los aforamientos


3 Aprobar una nueva ley electoral (desbloqueo de listas, fin del voto rogado en el extranjero y modificación del peso relativo de cada voto en el reparto de escañoso)


4 Acabar con los indultos por corrupción política


5 Limitar los mandatos presidenciales a ocho años o dos legislaturas


6 Crear comisión parlamentaria para investigar el caso Bárcenas


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información