Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pilar Zabala: “No es mi intención abrir un frente como el catalán”

La candidata a lehendakari de Podemos confía en que Galindo "recapacite sobre su pasado y reconozca el daño causado"

Pilar Zabala durante la entrevista en un hotel de San Sebastián.
Pilar Zabala durante la entrevista en un hotel de San Sebastián.

A Pilar Zabala (Tolosa, Gipuzkoa, 1968) le gusta que le llamen Pili Zabala. Asume el encargo de Podemos de optar a ser lehendakari con la pretensión de “humanizar la política” y “construir una sociedad más justa y solidaria”. Es hermana del presunto militante de ETA José Ignacio Zabala, asesinado por los GAL en 1983, y no oculta que vería con buenos ojos que Enrique Rodríguez Galindo, condenado por aquel crimen, recapacite de su pasado y reconozca el daño causado.

Pregunta. ¿Llega a la política para quedarse?

Respuesta. Vengo para quedarme, para humanizar la política.

P. ¿Se ve como lehendakari?

R. Sí, me veo como una lehendakari con un equipo humano detrás y con el respaldo de la ciudadanía vasca.

P. ¿Cuál sería su primera decisión?

R. Garantizar los derechos sociales y políticos de todas las personas. El PNV ha dejado unas desigualdades sociales mayores y esto, como dice el Papa Francisco, supone una vulneración de los derechos humanos. No podemos permitir que la gente esté pasando estrecheces y no hagamos nada. Tenemos que conseguir que la administración garantice la igualdad de oportunidades en el ámbito de la vivienda, el empleo, la sanidad, la renta básica… Nosotros no vamos a dejar a nadie atrás. Eso lo digo porque yo me he sentido una persona olvidada, y no quiero que nadie pase por lo mismo.

Podemos ha surgido tras el fin de la violencia y por eso no llevamos la mochila que cargan otros por el conflicto

P. Es crítica con el PNV. ¿Tan mal lo ha hecho Urkullu?

R. No lo ha hecho tan mal, pero hay margen de mejora. Por supuesto que ha hecho muchas cosas bien, y hay que reconocerlo, pero también ha dejado asuntos sin resolver.

P. ¿Cuáles son sus preferencias para alcanzar acuerdos?

R. Vamos a hablar con todos los partidos. Es muy importante poner sobre la mesa los proyectos, estudiarlos y tender puentes con quienes defiendan la construcción de una sociedad más justa, solidaria y equitativa.

P. ¿Hay margen de acuerdo con EH Bildu? Arnaldo Otegi invitó a Podemos a sumarse a un frente secesionista como el catalán.

R. No me gusta hablar de frentes. Con la izquierda abertzale, como con el resto de partidos, hablaremos y tendremos cosas en común. No es mi intención, ni de Podemos, abrir un frente como el catalán. Sobre el modelo territorial, apostamos por recoger todas las sensibilidades identitarias.

P. ¿Qué modelo de país defiende para Euskadi?

R. Diferente al actual, porque no es válido, está obsoleto y no gusta a la sociedad. Todas las sociedades evolucionan y nosotros abogamos por un modelo en el que todas las sensibilidades nacionales se sientan identificadas. Lo ideal sería que todas las fuerzas políticas lleguemos al mayor consenso posible que dé respuesta a ese amplio espectro de identidades. Una vez establecido un modelo de país, que debe reflejar la realidad plurinacional, daríamos el paso de dar la palabra a la ciudadanía. Los vascos tienen que decidir qué modelo territorial quieren.

P. ¿No es utópico intentar contentar a todos?

Pilar Zabala posa tras la entrevista.
Pilar Zabala posa tras la entrevista.

R. Hasta ahora no se han explorado acuerdos entre las fuerzas políticas. Los políticos no han sido capaces de aunar todas las sensibilidades. Tenemos que esforzarnos en respetar todas las sensibilidades y cuanto mejor refleje la realidad actual, mejor se van a sentir representadas todas las personas. Podemos es una fuerza que no es independentista, pero somos conscientes de que el derecho a decidir es algo legítimo, siempre que se haga desde un cauce democrático, con el mayor consenso posible.

Si llega el perdón ]de Galindo] hablaría bastante a favor de su evolución personal

P. Ya lo dijo Pablo Iglesias: “Podemos no es independentista”.

R. Efectivamente, no somos independentistas, pero Podemos es consciente de que hay vascos que son independentistas y de que la sociedad ha evolucionado. Yo creo que desde los cauces democráticos se puede hacer camino.

P. ¿Qué le parece la opción que plantea Urkullu de lograr más autogobierno mediante un acuerdo con el Estado?

R. Habría que clarificar si estamos gestionando bien las competencias que tenemos. La cuestión no es conseguir más competencias, sino gestionar bien las que tenemos.

P. Entre la vía rupturista y la pactista, ¿por cuál se inclina?

R. Un conflicto no se soluciona con más conflicto. Siempre hemos abogado por el respeto de los derechos humanos y la democracia. No somos partidarios de la ruptura. La ruptura se dará si la ciudadanía lo desea, pero a través de los cauces legales. La solución tiene que ser legal, justa y democrática.

P. Hay quienes apoyan que Euskadi se quede como está.

Sin ofender a las víctimas, hay que respetar los derechos de los presos

R. No es una propuesta que refleja las identidades nacionales de Euskadi. No representa a toda la ciudadanía vasca. Nuestro modelo pretende que la mayoría se siente a gusto. Sé que es difícil, pero es nuestro reto. Lo que no puede ser es que no tengamos en cuenta a la gente que no piensa como nosotros.

P. ¿La tendencia al alza de Podemos en Euskadi se sustenta en un trasvase de votos de la izquierda abertzale?

R. Todos están preocupados por los resultados de Podemos. Somos una fuerza que aúna a todo tipo de sensibilidades que antes votaban a otros partidos. Representamos a los que están descontentos con otras políticas y vamos a acaparar votos de todos los partidos. Podemos ha surgido tras el fin de la violencia y por eso no llevamos la mochila que cargan otros por el conflicto. El proyecto de Podemos ilusiona porque habla de futuro y va a tener en cuenta a personas de todos los ámbitos políticos.

P. Cuando se habla de paz y convivencia, el debate se centra en la situación de los presos de ETA.

R. La defensa de los derechos humanos no es solo la situación de los presos, también las desigualdades sociales. Nosotros vamos a defender los derechos de todos, no solo de los presos, aunque también, porque es un tema importante.

P. ¿Se va por el buen camino en materia de paz y convivencia?

R. Se han dado muchos pasos pero queda mucho por hacer. Falta un reconocimiento y protección integral de todas las víctimas. No todas las víctimas están reconocidas.

Podemos no es independentista, pero somos conscientes de que el derecho a decidir es algo legítimo, siempre que se haga desde un cauce democrático, con el mayor consenso posible

P. Usted no se siente reconocida.

R. Pili Zabala no es una víctima reconocida por el Estado, pero no me voy a centrar en mí. Hay que seguir trabajando para conseguir un marco de paz y convivencia estable y definitivo. Hay que cuidar a todas las víctimas e intentar que todas las personas de esta sociedad se sientan a gusto en un marco de convivencia que ha estado fracturado durante tantos años. Ha habido muchos movimientos en el pasado, como Gesto por la paz y Lokarri, también en el presente, como la iniciativa Glencree o el colectivo Eraikiz. Somos muchas personas que nos hemos implicado porque queremos que esto no se repita.

P. Uno de esos movimientos han sido los encuentros de presos de ETA con sus víctimas. ¿Echa en falta ese gesto en los acusados por los GAL?

R. En este marco de construcción de la convivencia hacen falta todas las manos. La justicia restaurativa es una vía que se tiene que explorar, pero el Ministerio de Justicia la tiene estancada. Es vital para poder encauzar esa convivencia para cerrar todas las heridas.

P. ¿Aceptaría la petición de perdón de Enrique Rodríguez Galindo?

R. El perdón no es la prioridad, pero si se diese el caso es importante que Galindo recapacite sobre todo su pasado y reconozca el daño causado, que lo que hizo no estuvo bien. Si llega el perdón hablaría bastante a favor de su evolución personal.

P. Pero eso no se ha producido.

R. No se ha producido; todo llegará.

P. Él se encuentra en la calle. ¿Cómo vive esa situación?

R. No le doy importancia. Afortunadamente, tuve unos buenos maestros, mis padres, que sacaron de mí fortalezas. Me considero una buena persona y no intento mirar al pasado para construir el futuro.

P. Mirando al futuro, ¿no tiene la esperanza de recibir la llamada de Galindo?

R. Ya se verá. Las personas evolucionan. Es importante dar una segunda oportunidad a las personas. A lo largo de la historia se han dado casos en los que un agresor se ha querido poner en contacto con la víctima para expresar ese sentimiento de arrepentimiento. Es un acto valioso y dice mucho de la persona que pide perdón.

P. ¿Comparte con Iglesias que los presos de ETA son presos políticos?

R. No me gustan esas expresiones porque solo sirven para dividir. Es como hablar de conflicto político, que produce rechazo a muchas personas. Conozco a muchas víctimas a las que no les gusta que a los de ETA se les llame presos políticos y considero que su dolor debe ser respetado. Hay que tener en cuenta que lo ideal sería conseguir un equilibrio para que la política penitencia fuese lo más humanitaria posible, un equilibrio entre los derechos de los presos y los de las víctimas. Sin ofender a las víctimas, hay que respetar los derechos de los presos y encauzar su situación desde la legalidad para que salgan de la cárcel lo más reinsertados que sea posible.

P. No es partidaria de la dispersión de los presos de ETA.

R. Hago mío lo que dicen organismos internacionales de defensa de los derechos humanos y expertos juristas. La dispersión es contraproducente porque no consigue la reinserción de las personas presas. Habría que estudiar una nueva política penitenciaria sobre todo tras cinco años sin la violencia de ETA.

P. Antes decía que ha sido una persona olvidada. En alguna ocasión dijo que se identificaba con las Madres de la Plaza de Mayo.

R. Yo he sentido el olvido institucional, judicial y policial. Hemos sufrido muchas vejaciones. Durante mi adolescencia, yo compartía más con los jóvenes que sufrían las dictaduras de Chile y Argentina que con los jóvenes que yo me relacionaba.

P. ¿Qué opina de las dificultades que está habiendo para formar Gobierno en España?

R. La ciudadanía ha votado. El PP ganó las elecciones y a Rajoy le corresponde formar Gobierno. Si no lo consigue, Podemos sigue con la mano tendida y sigue defendiendo una alternativa para gobernar con el PSOE y otras formaciones políticas. No contemplamos unas terceras elecciones porque entre los políticos tenemos que conseguir acuerdos.

P. ¿Hay opciones de acuerdo para pacificar la división que existe en Podemos Euskadi?

R. En una democracia participativa es enriquecedor que en un partido haya diferentes proyectos y que sea la ciudadanía quien vote al que más le convence. Existe un proyecto común y una armonía que se va a visualizar a través del diálogo. Lo que se ha trasladado es un poco exagerado.

P. ¿Cómo se va a materializar?

R. Diferentes personas de otras candidaturas estarán presentes en el proyecto que yo voy a encabezar.

Más información