Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julián Muñoz cumplirá un máximo de 20 años de cárcel

El tribunal de Malaya acumula las condenas del exalcalde de Marbella, actualmente en tercer grado

Julián Muñoz, ante el tribunal en Málaga. Ampliar foto
Julián Muñoz, ante el tribunal en Málaga.

Igual que hizo hace dos meses con Juan Antonio Roca, cerebro del caso Malaya, el tribunal que juzgó la trama de corrupción en el Ayuntamiento de Marbella ha ordenado la acumulación de las condenas que suma el exalcalde Julián Muñoz y ha fijado en 20 años el máximo de estancia en la cárcel del expolítico, actualmente en régimen de tercer grado en el CIS de Algeciras por su delicado estado de salud. Muñoz está en prisión desde abril de 2013, tras la lectura del fallo del caso por blanqueo que lo sentó en el banquillo junto a Isabel Pantoja, y previamente había estado otros dos años interno por un rosario de delitos urbanísticos.

La decisión de la Sección Primera de la Audiencia de Málaga, que se declara competente para resolver esta cuestión porque fue la última que dictó una sentencia firme contra el exregidor, afecta a los tres procedimientos ratificados por el Tribunal Supremo, que computan 16 años de prisión. Muñoz tiene otras dos condenas no firmes que suman ocho años y medio (por Saqueo 2, que aún no se ha ejecutado, y Fergocón, pendiente de recurso ante el Supremo) y 40 procedimientos por delitos urbanísticos cuyas condenas quedan también refundidas, aunque en la práctica no tiene ningún efecto porque el exalcalde ya saldó su deuda por estos casos.

El tribunal que preside José Godino justifica su resolución, como hizo con Roca, en el artículo 76 del Código Penal, que establece que el máximo tiempo efectivo de cumplimiento de una condena no puede exceder el triple de tiempo que se imponga por el delito más grave, además de no sobrepasar los 20 años de reclusión. La pena máxima con la que se ha castigado hasta ahora a Julián Muñoz ha sido de siete años de cárcel, tanto por blanqueo continuado de capitales como por malversación continuada.

Los magistrados también han tenido en cuenta la “conexidad temporal” de los delitos, porque todos los hechos ilícitos se cometieron cuando Muñoz era concejal, teniente de alcalde o regidor de Marbella, entre 1991 y 2003, “habiendo podido ser enjuiciados todos ellos en un mismo proceso si los medios de la administración de Justicia lo hubiera permitido”, dice el auto judicial. El motivo es calcado al que se dijo para Roca. Muñoz llegó al Ayuntamiento con el primer mandato del fallecido Jesús Gil, se convirtió en su sucesor en la Alcaldía y finalmente fue desalojado del sillón municipal por una moción de censura.

El exalcalde está pendiente de que la Audiencia de Málaga dicte sentencia en otros dos casos por sendas operaciones urbanísticas en los que ha sido juzgado en los últimos meses, Pinillo y Goldfinger, en los que se enfrenta a 11 y tres años de prisión, respectivamente. Sin embargo, a partir de ahora, cualquier condena que pueda añadir a su largo historial no tendrá consecuencias prácticas al fijarse ese máximo de 20 años. Muñoz arrastra desde hace meses problemas de salud por los que ha conseguido el régimen de semilibertad, medida que se justificó en que padece una enfermedad “muy grave con padecimiento incurable”.

El pasado 1 de abril disfrutó de su primer permiso después de tres años entre rejas y actualmente cumple condena en el Centro de Inserción Social (CIS) de Algeciras. Está sometido a tratamiento y control médico permanente. Su abogado está intentando, de momento sin éxito, que el exalcalde de Marbella disfrute de la libertad condicional.

Más información