Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos descarta aceptar una renuncia en diferido de Rajoy

Rivera no se plantea pedir una moción de confianza a mediados de legislatura

José Manuel Villegas, este lunes en el Congreso. Ampliar foto
José Manuel Villegas, este lunes en el Congreso.

La dirección de Ciudadanos mantiene su oposición a que Mariano Rajoy sea el próximo presidente y descarta aceptar cualquier fórmula que pueda ofrecer el líder del PP a Albert Rivera durante la reunión que mantendrán ambos este martes: ni la celebración de una moción de confianza a mediados de legislatura, ni el compromiso de renunciar a ser de nuevo candidato (que pactó Ciudadanos, por ejemplo, con la alcaldesa de Logroño), ni la promesa de convocar primarias en el futuro son condiciones suficientes por sí mismas para cerrar un pacto, según José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos.

Rivera cree que el desbloqueo de las negociaciones para formar gobierno depende de la reunión que mantendrán el miércoles Rajoy y el socialista Pedro Sánchez, y por ahora se mantiene en su voto negativo. De hecho, acudirá a su cita con el candidato del PP sin ningún documento que recoja sus exigencias negociadoras.

"Si por parte del PP hay una oferta de renovación de equipo, de personas y políticas, estaríamos encantados. Por lo que hemos visto y oído, de momento no creemos que vayan por ahí los tiros", ha resumido este martes Villegas. "Nosotros vamos a la reunión con dos ideas importantes: que tiene que haber reformas y regeneración, una modernización del país, y también que no se repitan las elecciones y lleguemos a una solución", ha continuado. "La anterior vez fracasamos. Eso no se puede volver a repetir", ha añadido. "Vamos a escuchar lo que tiene que explicar el señor Rajoy y a trasladar nuestras ideas: fundamentalmente, que la forma de que haya reformas, regeneración y desbloqueo es con una mesa a tres [con el PP, el PSOE y Ciudadanos]. Si esto no se puede dar, si no hay por parte del PP y del PSOE ese compromiso con la renovación y la estabilidad, el único plan b que vemos es un gobierno en minoría". Y ha especificado: "No nos planteamos ningún escenario de negociación para cambiar el sentido del voto".

Los dirigentes de Ciudadanos dan por prácticamente imposible la vía de una negociación a tres. Creen que Rajoy lo apuesta todo a lograr una abstención de los socialistas. Y se niegan a participar en un acuerdo que incluya a fuerzas nacionalistas, como el PNV. La decisión que acabe tomando el partido de Rivera en las próximas semanas marcará su futuro. En público, todos sus dirigentes mantienen la negativa a favorecer la continuidad de Rajoy. Sin embargo, el debate interno es intenso.

Ciudadanos encara las negociaciones entre fuertes presiones para que facilite la continuidad de Rajoy y evite una repetición electoral. Los fundadores del partido se han opuesto al veto al presidente en funciones, y voces minoritarias de la propia Ejecutiva se han expresado en el mismo sentido. La dirección de Ciudadanos no decidirá el sentido definitivo de su voto en la sesión de investidura hasta que Felipe VI encargue a Rajoy que intente formar gobierno.

Más información