Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos luchan por los escaños decisivos de las pequeñas provincias

La recta final de la campaña concentra la lucha electoral en un puñado de escaños que se dirimirán por unos pocos miles de votos.

Pedro Sánchez, este lunes en Madrid.
Pedro Sánchez, este lunes en Madrid. EL PAÍS

El PP, el PSOE y Ciudadanos enfilan la recta final de la campaña con un objetivo común: limitar los resultados de Unidos Podemos en las circunscripciones pequeñas, que decidirán qué mayorías se pueden formar tras el 26-J, y fomentar la participación para que al menos llegue al 70%. La alianza que han firmado Pablo Iglesias y Alberto Garzón ha sido decisiva para que la coalición opte a sumar casi una veintena de diputados que no logró en el 20-D en provincias de tamaño medio y pequeño, y para que compita por la segunda plaza. Los estrategas de los aspirantes relatan a EL PAÍS sus planes para estos seis días decisivos.

La recta final de la campaña concentra la lucha electoral en un puñado de escaños que se dirimirán por unos pocos miles de votos. Los partidos tienen puesta su diana en provincias como Pontevedra, Burgos, Huesca, La Rioja, Badajoz, Huelva, Ciudad Real, Ávila, Lleida y Girona, entre otras.

PP. Centrado en Andalucía. Insistirá en el leitmotiv de su campaña: solo hay dos opciones, los “radicales [Unidos Podemos]” o los “moderados [PP]” y llamará a concentrar el voto para frenar a Iglesias. Los populares se dirigen a dos electorados: el que en diciembre les abandonó para irse a Ciudadanos, y el desencantado que se quedó en casa. Paralelamente, Rajoy insistirá en denunciar la política de pactos entre el PSOE y Podemos en Ayuntamientos y comunidades para alertar del “peligro” de que se repliquen. En cuanto a las zonas, Rajoy vuelve esta semana a Andalucía, la comunidad que más escaños aporta al Congreso (61) y donde aspiran a pasar al PSOE, mermado por el escándalo de los ERE. También viajará a Badajoz y Teruel, dos circunscripciones pequeñas en las que pelea por un diputado más.

PSOE. Impedir el sorpasso. En pleno pulso por la segunda plaza con Unidos Podemos, realizará medio millón de llamadas y repartirá 10 millones de folletos lo que resta de campaña en zonas estratégicas. El objetivo es movilizar a los socialistas que el 20-D se abstuvieron o votaron a Podemos. Un índice de respuesta del 10% sería considerado un éxito. También se lanzará un vídeo en el que una mujer convence a su pareja para que vote a Sánchez. Los socialistas duplicarán su presencia con 1.300 actos en toda España. La anterior semana fueron 700.

Podemos. Las dos Castillas. Íñigo Errejón considera un éxito que la estrategia del resto de partidos gire alrededor de Podemos. Su meta es tender la mano al PSOE para un futuro pacto de gobierno, e intentar demostrar que todos los votos que Podemos le robe al PP en las circunscripciones pequeñas serán para garantizar un Ejecutivo progresista. Su equipo de campaña considera que se la juega también “en lo pequeño”: Castilla-La Mancha, Castilla y León, Murcia y las provincias menos pobladas de Andalucía.

Ciudadanos. Objetivo, frenar a Podemos. Sus dirigentes indican que con un 2% más de votos que el 20-D (13,9%) sumaría entre 10 y 15 diputados, la mayoría en detrimento de la alianza electoral de Podemos e IU. En consecuencia, Albert Rivera se presentará ante los electores como el partido clave para frenar el ascenso de Unidos Podemos. Para lograr ese objetivo, el partido hará un esfuerzo extra en publicidad y redes sociales enfocados en circunscripciones como Huesca, Albacete, Guadalajara o Badajoz.

Más información