Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las debilidades del PP, según el PP

El partido diseña un conversor de indecisos en el que justifica las promesas incumplidas

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy, el pasado sábado, en la reunión del Círculo de Economía de Sitges.

El PP ha dispuesto en su página de precampaña electoral un conversor de indecisos para tratar de atraer el voto de quienes todavía no saben qué papeleta coger el próximo 26 de junio. La pestaña se titula "si aún no te hemos convencido" y en ella el partido despliega hasta 9 razones por las que cree que genera dudas. El listado es una enumeración de las debilidades que el propio PP cree tener entre el electorado y van desde la corrupción hasta su líder, Mariano Rajoy.

Así, el indeciso puede escoger hasta tres de estas nueve razones para dudar del PP: "No creo que lo hayan hecho bien"; "Pienso que el trabajo creado es precario"; "Nos subieron los impuestos"; "No puedo admitir la corrupción"; "Rechazo el sistema. Votar no sirve para nada"; "No acepto los privilegios de los políticos"; "La derecha genera desigualdad social"; "No me convence el candidato" y "Me parece un partido distante". Una vez seleccionadas, el partido ofrece la posibilidad de enviar un correo personal al dudoso y despliega nuevas pestañas con argumentos para tratar de convencerlos.

A vueltas con los impuestos. Al pinchar en la opción "Nos subieron los impuestos", el PP explica al indeciso que se vieron "obligados" a hacerlo por la herencia recibida del Gobierno del PSOE y porque el déficit público estaba tres puntos por encima del comprometido con Europa. El programa electoral con el que Rajoy se presentó a las elecciones de 2011 prometía bajar los impuestos, pero el líder del PP cerró la legislatura con los tributos más altos que en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero y subidas fiscales que alcanzaron los 17.500 millones de euros.

El partido alega el déficit público recibido de la etapa socialista para justificar esas subidas, pero en plena precampaña electoral, desde el conversor de indecisos, el PP promete rebajarlos —bajar el IRPF del 19 hasta el 17% y el tipo máximo del 45% al 43%— pese a que España cerró 2015 con un déficit del 5,1% del PIB, 10.000 millones de euros por encima del objetivo, y se expone a una sanción de hasta 2.100 millones.

En público, Rajoy suele repetir esta precampaña electoral que, "si se dan las condiciones", volverá a bajar los impuestos, sin referirse, de momento, a esa cifra concreta que ofrece el PP a los indecisos en su web. Sin embargo, en la carta que envió al jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, adelantada por EL PAÍS, el presidente en funciones sugería más recortes: "Conscientes de la necesidad de salir del procedimiento por déficit excesivo cuanto antes, en la segunda mitad del año, una vez haya un nuevo Gobierno, estamos dispuestos a adoptar nuevas medidas, si se requieren, para cumplir con el objetivo".

Rajoy, "un español normal, sin estridencias". Otra de las razones por las que el PP cree que puede hacer dudar a los electores es su candidato. Si se marca esa casilla, el partido responde argumentando que es "el más preparado y con más experiencia" y que gracias a él se evitó la quiebra y el rescate de España. Añade un mural con cuatro fotos (Rajoy jugando al dominó con unos jubilados; corriendo frente al mar; con Barack Obama y con Angela Merkel) y un texto que le describe así: "Es uno de los líderes políticos con mayor trayectoria y prestigio del mundo y, a la vez, un español que pretende llevar una vida lo más normal posible, dentro de las obligaciones de su cargo. Disfruta de su familia y amigos, del deporte y de las pequeñas cosas, sin estridencias. Quizá no sea tan mediático como a algunos les gustaría, pero en su concepción del servicio público se prioriza el trabajo discreto y eficaz a la vida social y la presencia en los medios de comunicación".

Si el problema es que no puede "admitir la corrupción". El PP despliega un argumentario asegurando que tiene "tolerancia cero". "La corrupción es una lacra. Sin duda, por lo que más hemos sufrido y lo que más daño nos ha hecho". "Nos equivocamos dando nuestra confianza a personas que no la merecían, y no hay día que no lo lamentemos, pero por fortuna, todos ellos están ya fuera de la vida pública y no pueden hacer más daño. Durante esta última legislatura, la justicia ha actuado con más eficacia que nunca. La gran mayoría de casos de corrupción han aflorado durante este Gobierno, pero ninguno de ellos ha ocurrido durante el mismo".

A Rajoy le han dimitido dos ministros por escándalos, José Manuel Soria (Industria) por su vinculación con paraísos fiscales y Ana Mato (Sanidad) después de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz sostuviera en un auto que fue "partícipe a título lucrativo" de los delitos supuestamente cometidos por su exesposo y exalcalde de Pozuelo (Madrid), Jesús Sepúlveda.

La gestión de los escándalos ha sido motivo de fricción en el PP, entre los jóvenes dirigentes, que creían que había que ser más contundente, mientras Rajoy pedía "no caer en la histeria". El enfrentamiento es ya abierto, por ejemplo, entre Javier Maroto, vicesecretario de Sectorial del PP y la todavía senadora Rita Barberá, cuyo aforamiento está blindado en la diputación permanente de la Cámara alta.

En cualquier caso, el PP recuerda a ese votante dudoso que en 2012 se reformó la ley de partidos políticos, que se aprobó la de transparencia y que el Código Penal castiga ahora la corrupción "con mayor contundencia". El partido promete que todos los cargos populares "tendrán la obligación de dimisión y serán suspendidos de militancia en caso de estar encausados en proceso judicial con apertura de juicio oral y derivado de una causa de corrupción. Incorporaremos la obligatoriedad de cese en el cargo para los altos cargos encausados por un delito de corrupción en el momento de la apertura de juicio oral", aseguran.

Si te parece "un partido distante". Si el elector elige esta casilla, el PP admite que "en más de una ocasión" no han acertado con la comunicación y a continuación despliega un resumen de las reformas emprendidas para afrontar la crisis. Aseguran que les vota "gente muy diferente" y que tienen "experiencia, pero también juventud". Ya en la pasada campaña los populares se esforzaron por lanzar ese mensaje. Rajoy se fotografió con un hipster "que votaba al PP". En realidad se trataba de Joaquín Martín, un rociero y concejal del partido en Pizarra (Málaga), aficionado a los toros y a la semana Santa cuya única relación con los hipsters era su poblada barba.

SI crees que "la derecha genera desigualdad social". Al pinchar este aparado, el PP despliega los datos de paro, presume de haber revalorizado las pensiones y promete crear dos millones de puestos de trabajo en cuatro años. La encuesta de condiciones de vida del INE acaba de revelar que un 28,6% de los españoles está en riesgo de pobreza y exclusión social. Los ingresos medios de los hogares españoles también se redujeron el año pasado, pese a la propagada de recuperación económica.

Más información