Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cerebro de Púnica implica a alcaldes y altos cargos del PP

"Nosotros poníamos el dinero, comprábamos el suelo y Paco [Granados] lo recalificaba", declaró al juez el conseguidor de la trama

El presunto conseguidor de la trama Púnica, David Marjaliza, implicó ante el juez instructor del caso, Eloy Velasco, a numerosos alcaldes y altos cargos del PP en la red. Marjaliza describe un escenario de corrupción generalizada en decenas de municipios, entre los que destaca Valdemoro, epicentro de la trama donde gobernó el ex secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, que permanece en prisión desde octubre de 2014.

Granados tras ser detenido en Valdemoro, en 2014.

Marjaliza aludió en su declaración de 13 horas ante Velasco en junio de 2015 -a la que ha tenido acceso EL PAÍS- al actual número tres del Gobierno de la presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, Jaime González Taboada, a diputados de la Asamblea de Madrid, y a alcaldes y concejales de numerosos municipios, la mayoría gobernados por el PP. También vinculó con la red corrupta al ex secretario general del PSOE de Madrid, Tomás Gómez.

Marjaliza explicó que el ex secretario general del PP Francisco Granados y sus sucesores en la alcaldía de Valdemoro recibían entre 3.000 y 6.000 euros de comisión por cada vivienda construida. Aseguró que la red actuó de forma coordinada con el constructor Ramiro Cid Sicluna y el ex secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados. Con ellos, constituyó una empresa, donde Granados se garantizaba el 20 % de comisión en todas las operaciones a través de la esposa de su jefe de gabinete. "Poníamos el dinero, comprábamos el suelo y Paco [Granados] lo recalificaba", detalló Marjaliza al juez Velasco el pasado junio, según su declaración. Marjaliza alude en su larga confesión a la firma Servicios Patrimoniales, en la que Granados era su socio en la sombra con un 49% de las acciones, aunque no figuraba oficialmente como tal. En esta sociedad también estaba la esposa del jefe de gabinete de Granados, con un 2% de las acciones, aunque ella, dijo, nunca iba a las reuniones y era un mero testaferro de su marido. Esta sociedad era utilizada por ellos para beneficiarse de recalificaciones y adjudicaciones municipales.

Dinero en Suiza

El constructor explicó al magistrado sus primeras maniobras para sacar dinero de España. Según él, en la “época loca” de la burbuja inmobiliaria llegó a promover “20.000 unidades hipotecarias”, entre viviendas, garajes y locales. “Había muchísima gente que compraba con dinero negro, incluidos inspectores de hacienda”, afirmó. Preocupado por la gestión de tal cantidad de fondos, que almacenaba en cajas de seguridad, Marjaliza se puso en contacto con Granados, que desde años antes disponía de una cuenta en Suiza. Su amigo movió sus contactos y los gestores de una entidad helvética le abrieron un depósito en aquel país. Para asombro del juez, Marjaliza declaró que acudía a hoteles madrileños con el dinero negro en metálico y se lo entregaba “en mano” a los gestores suizos que lo depositaban en el banco BNP.

Pagos de 400.000 euros al exdiputado del PP Moreno Torres

Marjaliza reconoció que pagó más de 400.000 euros en comisiones al exdiputado del PP José Miguel Moreno Torres, sucesor de Granados en el Ayuntamiento de Valdemoro. “[Moreno] es amigo mío. Tenemos una buena relación, además de la laboral”, reconoció Marjaliza. Los pagos se hacían en efectivo, durante comidas y cenas, siempre después de la adjudicación de suelo. “Yo siempre apretaba un poquito [con las comisiones] para pagar lo mínimo”, reconoció al instructor. Marjaliza llega a espetarle al juez: "Si usted quiere una vivienda protegida en la Comunidad de Madrid o paga o no tiene".

Marjaliza apunta a Tomás Gómez

David Marjaliza explicó al juez que la red corrupta recibió adjudicaciones del Ayuntamiento de Parla gracias a su exalcalde, el ex secretario general del PSOE regional Tomás Gómez. Según Marjaliza, el socialista mantenía relación con el exregidor del PSOE de Cartagena José Antonio Alonso Conesa, otro de los imputados, que actuó de intermediario. El conseguidor relató que no conocía al sucesor de Gómez en el Ayuntamiento de Parla, José María Fraile Campos, que también está imputado.

La Fiscal Anticorrupción, Carmen García, preguntó a Marjaliza cuánto pagó la red por las presuntas adjudicaciones. "No me acuerdo exactamente porque Tomás [Gómez]...Se pagaron muchas cosas: Mítines, bebidas, banderolas, ...", respondió el conseguidor.marjaliza señaló que, en una ocasión, le llamaron para que cambiara las facturas y excluyera el motivo del gasto, un acto electoral del PSOE en Parla.

Marjaliza contó a Velasco el presunto modus operando de la trama en Parla para controlar a concejales y técnicos, cuyas decisiones urbanísticas resultaban capitales. "En el caso de Parla nos adjudicaron seis o siete parcelas. Llegaban y nos decían: Aquí hay suelo. ¿Quieres construir en este suelo? El relato de Marjaliza se refiere a presuntos negocios en Parla relacionados con la adjudicación de suelo para vivienda protegida.Su empresa recibió adjudicaciones para construir 500 viviendas de Protección Oficial en esta localidad madrileña."Yo no he pagado a políticos de Parla. A mi José Antonio me pedía para pagar a políticos de Parla...Se pagaba en A y en B. José Antonio pedía para el alcalde, pero yo no estaba presente cuando se lo daba.."

Según su declaración, el exalcalde socialista de Cartagena actuó de intermediario con la trama y el Ayuntamiento de Parla. El conseguidor relató que las comisiones a alcaldes y concejales se abonaban justo después de las adjudicaciones de suelo. Un modus operando que, sin embargo, no se puso en práctica en el municipio madrileño de Pinto, donde la mordida llegó antes de la decisión municipal.

'Chivatazo'

Marjaliza reconoció que quemó toda la documentación que le incriminaba antes de la Operación Púnica después de recibir un chivatazo de un guardia civil. “Granados me dice que ha coincidido con un guardia civil en una discoteca a las cuatro con muchas copas y me ha dicho que están investigando a un empresario de Valdemoro que tiene una oficina en Pinto (…) Cojo miedo (…) y lo limpio todo, lo quemé todo”.

Propiedades en Marbella

Marjaliza explicó al juez que él, Granados y quien fuera su teniente alcalde en Valdemoro, José Miguel Moreno Torres, adquirieron tres chalés –los números 54, 55 y 51- en la urbanización Playa del Arenal de Marbella. Tras la operación, Granados y Moreno anularon la adquisición. “No era estético que dos políticos tuvieran propiedades en Marbella”. Granados y Moreno disfrutaron de estos inmuebles durante cuatro años en régimen de alquiler cada verano. El juez y la fiscal sospechan que el supuesto arrendamiento - por el que los dos políticos pagaron entre 3.000 y 4.000 euros al año- fue una simulación como contraprestación de Marjaliza a los políticos que le ayudaron en operaciones inmobiliarias en Valdemoro. Granados escrituró la vivienda de Marbella tras abandonar la consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid, según Marjaliza. El conseguidor abonó la factura de amueblar las casas de Moreno y Granados.

La trama Púnica nació, según el arrepentido Marjaliza, que colabora con la justicia desde el pasado junio, con la creación de una empresa cuya finalidad era "recalificar suelo". "Llevo ocho meses perdido pero poco a poco voy a ir recordando", admitió Marjaliza al juez.

El 'chollo' de la vivienda protegida

Según Marjaliza, el chollo de la red Púnica, donde la trama obtenía suculentos beneficios, residía en las operaciones vinculadas a la construcción de vivienda protegida.

El empresario reconoció haber dado dinero a políticos y técnicos para facilitar sus negocios. “¿Para beneficiarse de un trato de favor en algún ayuntamiento o empresa pública ha dado dinero a alcaldes, concejales o técnicos?”, preguntó el magistrado. “Si se puede llamar así… si resultábamos adjudicatarios teníamos un precio”. “¿Dónde pagaron?”, repreguntó Velasco. “En Moraleja de Enmedio, Parla, Collado… y alguno más habrá”, contestó Marjaliza.

El constructor confirmó al juez que unas informaciones periodísticas paralizaron que Granados se quedara con una mansión que levantó Ramiro Cid Sicluna en Valdemoro como supuesta contraprestación por la adjudicación de suelo en este municipio.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, instructor de la trama Púnica, preguntó durante 13 horas en junio de 2015 al presunto conseguidor de la red corrupta, David Marjaliza, sobre parcelas inmobiliarias, pago de comisiones, relaciones con el constructor Ramiro Cid Sicluna, y otras irregulares vinculadas al municipio madrileño de Valdemoro, epicentro de esta trama conectada a altos cargos del PP.

El magistrado también preguntó a Marjaliza sobre irregularidades descubiertas durante la instrucción la adjudicación de cafeterías, bares, un yate utilizado por la trama Púnica, fondos en el extranjero y cajas fuertes en España. También interrogó sobre pagos al exdiputado José Miguel Moreno Torres, exalcalde de Valdemoro; operaciones económicas en Singapur a través de obras de arte; pagos a alcaldes y técnicos del Ayuntamiento de Valdemoro, adjudicación de la instalación deportiva en el Ayuntamiento de Serranillos del Valle; movimientos en casinos y clínicas, su relación con José Antonio Alonso Conesa, exalcalde socialista de Cartagena; viajes con el empresario Alejandro de Pedro, presunto conseguidor de la trama Púnica.

Según el sumario al que ha tenido acceso EL PAÍS, el juez también preguntó sobre la relación de Marjaliza con la empresa de eficiencia energética Cofely y las encuestas políticas que sufragó esta firma presuntamente camufladas en millonarios contratos de ahorro energético. Otro asunto sobre el que inquirió Velasco fue acerca de la vinculación de esta empresa de origen francés con los ayuntamientos de Alcobendas, Serranillos del Valle, Casarrubuelos, Moraleja de en Medio, Móstoles, Collado Villalba, Valdemoro, Coslada, entre otras localidades que contrataron a Cofely bajo la sombra de Granados.

El juez también inquirió a Marjaliza sobre blanqueo de capitales "a través del despacho Garrido", el dinero que el conseguidor y Granados ocultan en Suiza y Singapur y las adjudicaciones a Waiter Music.

Cumpleaños con caretas de políticos

El juez Velasco preguntó a Marjaliza si asistió a una fiesta de cumpleaños de Granados donde los invitados se pusieron caretas de políticos. El conseguidor respondió que no recordaba esa cita y que ignoraba si esas fiestas eran sufragadas por el dueño de la empresa Waiter Music, José Luis Huertas, a cambio de contratar con los ayuntamientos de la trama Púnica sus servicios de fiestas locales merced a recomendaciones de Granados. Las pesquisas apuntan que esas fiestas eran costeadas por Huertas.

El juez Velasco preguntó sobre supuestas irregularidades en recalificaciones de suelo entre la trama y la empresa pública de la Comunidad de Madrid Arpgio a través del Plan Prisma.

Desde el inicio del interrogatorio, Marjaliza ya reconoció los pagos a Granados en su época de alcalde a cambio de recalificaciones de suelo y otros favores urbanísticos. El constructor explicó que se incorporó a su sociedad a la esposa del jefe de gabinete de Granados, Ignacio Palacios, como si fuese “una inversión a futuro, como un plan de pensiones”, y también que se pagaba por los cambios urbanísticos favorables puntuales. “¿Y cómo se pagaba?”, pregunta Velasco. “En dinero”, responde Marjaliza. “¿En mano, contante y sonante, en bolsas y se las llevaba al señor Granados?”, insiste el magistrado. “Claro”, afirma el cerebro de la trama. “Pactabas un dinero, 50.000 euros, 100.000 euros. Llegabas, quedabas y ya, yo casi siempre se lo daba a Ignacio [el jefe de gabinete]”.

“Pagué 30.000 euros a Eva Borox para que se abstuviera en algunas adjudicaciones”

David Marjaliza asegura en su declaración que pagó 30.000 euros y viajes de vacaciones a Eva Borox, la ex número tres de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid durante su etapa de concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Valdemoro a cambio de que no “hiciera ruido” en esa corporación y se abstuviera en las votaciones de algunas adjudicaciones. “Lo hacíamos por tranquilidad política, para que hubiera menos oposición… Le decíamos vota a favor, voto en contra o abstente. Los 30.000 euros se los di en dinero, en su casa o en la mía, no lo recuerdo.. teníamos mucha relación”. “También le pagué vacaciones a hoteles en Mallorca ( el Melía) y en Santipetri… Solo lo sabíamos su marido, ella y yo”, asegura el empresario.

Marjaliza afirma que su relación con Borox se deterioró cuando la ex concejal socialista y ex diputada de la Asamblea de Madrid les pidió 100.000 euros para que su marido, Raúl del Olmo, no denunciara al Ayuntamiento de Valdemoro donde le habían jubilado como policía local. “Le dijimos que no y rompimos la relación”, afirma. Del Olmo es en la actualidad teniente de alcalde del citado municipio. 

Eva Borox presentó recientemente su dimisión en la Asamblea de Madrid al publicarse unas fotografías de su familia junto a Marjaliza. Aseguró que entregaba su acta para "no perjudicar a su partido". "Niego todas las acusaciones recogidas en la declaración de David Marjaliza durante mi etapa como concejal del PSOE en Valdemoro. Marjaliza nunca me ha pagado ningún viaje ni he recibido comisión alguna", dijo la ya exparlamentaria.

La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ha recordado este martes que Eva Borox "es una persona ajena al partido" y ha remarcado que C's es " inflexible en la lucha contra la corrupción".

"Es un caso que cuando ha salido ya estaba fuera del partido, no puedo responder por alguien que no es del partido. Somos inflexibles en la lucha contra la corrupción", ha declarado Villacís al término de la comisión de Equidad, Derechos Sociales y Empleo.

Más información