Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy solo quiere un debate a cuatro en terreno neutral

El PP se pone en contacto con el PSOE para negociar una posición conjunta ante los enfrentamientos en televisión

Rajoy se fotografía con unos jóvenes, este jueves en Guadalajara. Ampliar foto
Rajoy se fotografía con unos jóvenes, este jueves en Guadalajara.

El jefe de campaña del PP, Jorge Moragas, llamó la noche de este jueves a su homólogo del PSOE para empezar a negociar una posición conjunta sobre los debates electorales, una de las grandes claves de la inminente campaña del 26-J. El PP quiere para Mariano Rajoy los mínimos debates posibles, no asegura siquiera el clásico cara a cara con el líder de la oposición, y apuesta de entrada solo por un combate a cuatro. El PSOE solo irá esta vez a los debates a los que acuda Rajoy.

La campaña del 26-J, que oficialmente no arranca hasta el 10 de junio y que está en realidad disparada, será más decisiva que nunca para movilizar a los abstencionistas y votantes desencantados. Fue lo que pasó en las pasadas elecciones, cuando un 36% de los votantes decidió su voto en los últimos días antes de ir a las urnas. Ahora la presión se vuelca sobre el candidato del principal partido, Mariano Rajoy, reacio a ese tipo de intervenciones.

En sus últimas declaraciones, Rajoy ya ha anticipado que no le apetecen los debates, que no le resultan cómodos y que suponen un gran esfuerzo. En charlas más informales argumenta además que le parecen parte del espectáculo de la nueva política de fotos y postureo. Los hace forzado.

Primer comité de campaña

El PP reunió este jueves por primera vez a su comité de campaña y los presentes tuvieron así la oportunidad de mantener la primera discusión interna sobre la situación que se va a crear con la presión política sobre los debates. El PP ha recibido ya una decena de ofertas para organizar estos encuentros de las principales televisiones, emisoras de radio y periódicos del país. A todos los responsables de los medios de comunicación les han contestado que se quieren tomar más tiempo para emitir una respuesta oficial aunque sus ideas las tienen ya muy claras.

El duelo del 20-D no gustó al PP

El PP no está nada convencido sobre la opción de repetir ahora para el 26-J el debate cara a cara que enfrentó a Mariano Rajoy y Pedro Sánchez el 14 de diciembre para las elecciones del 20-D. Aquel duelo no gustó nada. Ni a Rajoy, por los insultos y el trato que recibió de Sánchez (cuando le llamó indecente), ni al partido, que considera que se preparó mal y que se desarrolló aún peor.

En el comité de campaña del PP se concluye que la reacción templada de Rajoy ante el ataque de Sánchez le ganó adeptos. El programa tuvo una audiencia de 9,7 millones de espectadores (48,6%), se convirtió en el espacio más visto del año pero fue menor que la del combate que mantuvo con Alfredo Pérez Rubalcaba (12 millones, 54,2%).

En el PP tampoco están nada contentos con el comportamiento durante el debate del moderador pactado con la Academia de Televisión, Manuel Campo Vidal, por permitir las invectivas de Sánchez y no cumplir escrupulosamente los bloques de temas consensuados. Campo no quiso comentar esas alusiones. Fuentes de la Academia justificaron la “falta de altura” del duelo en que los aspirantes se saltaron varios asuntos previstos (por ejemplo Cataluña) para enfangarse con la corrupción.

El argumentario del PP sostiene que “no habrá una silla vacía” y que se acudirá a todos los duelos y disputas dialécticas que se planteen de manera adecuada. Las participaciones de Rajoy son otra cosa. Hará las justas o menos: una o dos como máximo. No está asegurado siquiera que repita el ya clásico cara a cara con el líder de la oposición y del PSOE, Pedro Sánchez. Los responsables del comité se decantan de entrada por un debate a cuatro (en un foro neutral) y en todo caso otro a siete en la televisión pública (RTVE).

Pedro Sánchez por su parte cambiará su comportamiento en esta campaña electoral en relación a los debates. Será más restrictivo. “No podemos aceptar debates donde no esté Rajoy”, señaló este jueves como declaración de principios el responsable del área de Estrategia y Comunicación del comité electoral del PSOE. Esta es una decisión firme y supone que ahora no ocurrirá como cuando en la campaña para el 20-D Sánchez sí aceptó un debate a cuatro (en Antena 3) en el que la representación del PP la ostentó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

El líder del PSOE no irá ahora a debates en los que no esté el candidato a la presidencia del Gobierno por el PP. Esta es también en estos momentos la posición de Ciudadanos y de Albert Rivera, que tampoco discutirá si no está presente Rajoy.

Fuentes de la dirección del PSOE aclaran, además, que Sánchez tampoco acudirá a debates a tres, es decir, solo con Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, y Rivera, presidente de Ciudadanos, como sí hizo ante el 20-D.

Este jueves mismo Sánchez aceptó en principio la invitación de la universidad madrileña Carlos III para un debate a cuatro el próximo 6 de junio, pero eso no quiere decir que vaya a ir finalmente. No lo hará si no acepta estar en ese foro también Rajoy. El PSOE se va a centrar estos días en “exigir” a Rajoy que “salga de la cueva, dé la cara y debata con los candidatos a la presidencia del Gobierno”, fue la instancia que proclamó este jueves el responsable de estrategia socialista, Óscar López.

Más información