Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial estudia una queja de la juez de la procesión del “coño insumiso”

La magistrada denuncia que un acuerdo del pleno de Sevilla "perturba" su independencia

Imagen de archivo de una manifestación feminista en Sevilla. Ampliar foto
Imagen de archivo de una manifestación feminista en Sevilla.

El Consejo General del Poder Judicial ha acordado este jueves admitir a trámite la petición de amparo presentada por la juez de Sevilla que investiga la denominada procesión del "coño insumiso". La queja de Pilar Ordóñez, la magistrada del caso, se dirige contra el pleno del Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por el socialista Juan Espadas, que el pasado 26 de febrero aprobó una moción en la que se pide el archivo del caso por considerar que la querella contra la procesión, presentada por la Asociación de Abogados Cristianos, es un ataque al movimiento feminista y su defensa de la libertad de las mujeres.

El acuerdo salió adelante con los votos de PSOE, IU y Participa Sevilla, que fue el grupo que lo llevó a pleno. El Ayuntamiento envió el texto correo a la juez, que entiende que la remisión directa del texto “inquieta y perturba la independencia judicial, ya que el procedimiento penal se encuentra en fase de instrucción y pendiente de resolución”.

La comisión permanente del Poder Judicial ha acordado admitir a trámite la solicitud de amparo de la juez y dar un plazo de 10 días al Ayuntamiento de Sevilla para que presente alegaciones antes de dictar una resolución.

En la causa que instruye la juez se investiga un posible delito contra los derechos fundamentales y las libertades públicas garantizados por la Constitución y contra los sentimientos religiosos, a raíz de la querella interpuesta contra los participantes en la procesión el 1 de mayo de 2014. En la causa están investigadas cinco personas, que ya han declarado ante la juez Ordóñez, titular del Juzgado de Instrucción 10 de Sevilla. Los imputados, organizadores y participantes en la procesión de la vagina gigante explicaron a la magistrada que la manifestación reivindicaba los derechos de la mujer y la defensa de su papel en la sociedad, y que carecía de un ánimo ofensivo contra la Semana Santa o el clero.