Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bloqueo político deja en el aire la primera visita de Obama a España

El presidente de EE UU consideró viajar a Madrid en julio. "Está deseando venir", dice el ministro García-Margallo

Margallo, a su llegada anoche a la cena de inauguración de la Cumbre de Seguridad Nuclear, ofrecida por el presidente Obama en la Casa Blanca. Oliver Contreras EFE Atlas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dejado en suspenso su viaje a España, para el que se había barajado la fecha del próximo mes de julio, a la espera de que se forme Gobierno, según indicó este viernes en Washington el ministro español de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo.

Obama, cuya presidencia termina el próximo enero, ha visitado 53 países desde que llegó a la Casa Blanca en 2009. En caso de no ser posible en julio, la visita tendría que realizarse en los últimos meses de la presidencia de Obama y en pleno apogeo electoral en EE UU.

“Había habido unos contactos diciendo que al presidente Obama le encantaría viajar a España, y se habían barajado esas fechas. Pero entiendo perfectamente que, sin un Gobierno con capacidad plena, probablemente no sería lo más indicado”, dijo García-Margallo en declaraciones a los periodistas en la Cumbre de Seguridad Nuclear, que se celebra en la capital estadounidense.

El ministro explicó que habló de este asunto con Obama en la cena oficial que ofreció el jueves en la Casa Blanca a la cincuentena de delegaciones que participan en la cumbre. “En concreto, lo que me dijo Obama es que a ver si formamos Gobierno porque está deseando venir a España”, dijo.

Un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, consultado por este periódico, dijo que ahora mismo no hay ningún anuncio sobre un viaje de Obama y que no podía comentar nada acerca de una conversación privada entre el presidente estadounidense y el ministro.

Obama saluda a Margallo en la Casa Blanca.
Obama saluda a Margallo en la Casa Blanca.

García-Margallo dijo que se había hablado de una visita en julio. Coincidiría con la cumbre de la OTAN en Varsovia (Polonia), el 8 y 9 de ese mes, a la que asistirá Obama. Si por estas fechas —o antes, teniendo en cuenta la necesidad de planificarla— no hubiera gobierno, la visita debería aplazarse. Descartado agosto, quedaría los últimos meses del año, cuando Estados Unidos entre en la fase más intensa de la campaña electoral para las elecciones presidenciales de noviembre y, después, la transición hacia la nueva presidencia. Lo habitual es que la Casa Blanca encaje este tipo de visitas en un viaje más amplio a la región, en este caso Europa.

Los partidos políticos españoles no han llegado a un acuerdo que permita la investidura de un presidente tras los resultados de las elecciones del 20 de diciembre. Estos resultados hacen necesarios pactos entre formaciones ante la ausencia de una mayoría clara. El plazo para llegar a un acuerdo expira el 2 de mayo. De no lograrse, se celebrarían nuevas elecciones a finales de junio. Después de estas se abriría un nuevo periodo hasta que se pudiera formar Gobierno.

Tras las elecciones de diciembre, el Departamento de Estado declinó valorar los resultados. Describió España como un "importante aliado en la OTAN y un amigo cercano" de Estados Unidos, y dijo que Washington deseaba trabajar con el futuro Ejecutivo.

Relación bilateral

La relación bilateral entre EE UU y España se ha reforzado en los últimos meses con los acuerdos para un uso más extendido de la base militar de Morón y la descontaminación de la zona de Palomares afectada por un accidente radioactivo en 1966. La cooperación militar entre ambos países es estrecha y Washington ha elogiado en los últimos años la recuperación económica española. El pasado octubre, el secretario de Estado, John Kerry, hizo su primera visita a España desde que asumió el cargo. En 2011, lo hizo su antecesora, Hillary Clinton.

El pasado septiembre, el Rey Felipe VI se reunió con el demócrata Obama en la Casa Blanca, en su primera visita oficial a EE UU desde que asumió el reinado en junio de 2014. En enero de ese año, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se entrevistó por primera vez con Obama en el Despacho Oval. Su antecesor, José Luis Rodríguez Zapatero, lo hizo en 2009. Esa visita permitió superar las relaciones tirantes con el anterior presidente, el republicano George W. Bush, como consecuencia de la retirada de las tropas españolas de Irak en 2004.

García-Margallo explicó que, en la conversación con Obama, el presidente le transmitió "lo cómodo" que se había sentido en su interlocución con el Gobierno de Rajoy en los últimos cuatro años. Y dijo que Obama conoce el “trabajo” que está haciendo España en Bruselas para impulsar el tratado de libre comercio que negocian la Unión Europea y Estados Unidos.

Obama ha estado en 13 países europeos en 30 viajes distintos. Francia, en seis ocasiones, es el país que más veces ha visitado. Le siguen Alemania y Reino Unido, con cuatro visitas respectivamente. Obama los visitará de nuevo a finales de abril, en una gira que le llevará también a Arabia Saudí. El presidente ha estado dos veces en Bélgica, Italia, Dinamarca y Polonia. También visitó una vez Portugal.

George W. Bush fue el último, hace ya 15 años

Miguel González

Si no se encuentra una oportunidad antes de que concluya su mandato, en enero de 2017, Obama será el único de los últimos ocho presidentes de Estados Unidos que no ha visitado España en ejercicio. La visita más sonada fue la de Dwight D. Eisenhower, que viajó a España en 1959, en plena dictadura, rompiendo el aislamiento al que las democracias habían sometido al régimen franquista a cambio de la instalación de bases militares que cumplieron un papel estratégico en la Guerra Fría contra la URSS.

Todavía con Franco al mando, visitaron España Richard Nixon (1970) y Gerald Ford (1975). Ya en democracia, lo hicieron Jimmy Carter (1980), Ronald Reagan (1985), George Bush (1991), Bill Clinton (1995 y 1997) y George W. Bush (2001). Las malas relaciones de Zapatero con este último explican que hasta su salida de la Casa Blanca no se planteara ninguna nueva visita. Posteriormente, la mala imagen de España, sumida en una profunda crisis económica, habría desaconsejado a un Obama que pugnaba por la reelección acudir a Madrid y fotografiarse con Rajoy. Quien sí estuvo en España en viaje privado fue su esposa Michelle, en el verano de 2010.

Sea por una u otra causa, ningún presidente de Estados Unidos ha visitado España desde hace 15 años, lo que constituye la ausencia más larga en democracia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información