Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau propulsa a Podemos y vence a Mas en Cataluña

En Comú Podem se alza con la victoria mientras que la marca de Convergència sufre una severa derrota

Xavier Domenech, Ada Colau y Marta Sibina Ampliar foto
Xavier Domènech, Ada Colau y Marta Sibina.

Los partidos independentistas tuvieron serios problemas para pasar la reválida del 27 de septiembre en Cataluña. La confluencia de Podemos en esa comunidad, empujada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se alzó con la victoria que cuestiona la hoja de ruta de Artur Mas, pero sitúa en primer plano la idea de que los catalanes tienen que decidir su futuro en un referéndum.

El gran derrotado de la noche fue el partido de Artur Mas, Convergència, que enfundado en la marca Democràcia i Llibertat, perdió la mitad de los escaños logrados hace cuatro años cuando aún existía Convergència i Unió. Se quedó con ocho. El voto independentista lo capitalizó ERC, que consiguió nueve diputados. Con todo, los dos partidos independentistas sumados consiguen 17 diputados, dos menos que en la pasada legislatura cuando CiU no había dado el paso definitivo hacia el secesionismo.

Artur Mas intentó alejar el derrotismo en su discurso a la militancia y no dudó en sumar los votos de Podemos a los de los partidos independentistas con el argumento de que todos defienden el “derecho a decidir”, que en su opinión, “sale reforzado”. Olvidó así que tanto su partido como ERC han apostado directamente por la independencia unilateral. También llamó al líder de Podemos, Pablo Iglesias, a exigir un referéndum para Cataluña ante cualquier negociación sobre la investidura del futuro Gobierno. Sin embargo, Mas sí aprovechó el nuevo escenario que se abre para dejarlo todo abierto respecto al papel que jugará su partido esta legislatura. “Se abren puertas interesantes para Cataluña. Teníamos todas las puertas cerradas, y ahora, unas cuantas de estas puertas se pueden abrir si actuamos con inteligencia", dijo. Esta idea no gustó a Oriol Junqueras, que reiteró que no cree en un referéndum porque, según él, los catalanes ya han votado sobre la independencia.

El mal resultado del partido de Mas llega en un momento especialmente complicado para los independentistas, que están pendientes de que la CUP acepte la investidura de Mas. Está por ver si la izquierda alternativa aceptará como presidente al líder de un partido que ha quedado cuarto.

Tanto el líder de ERC Oriol Junqueras como el candidato de Democràcia i Llibertat, Francesc Homs hicieron valer este argumento. “Hace cuatro años había tres diputados que se habían presentado con un programa independentista; hoy son 17”, dijo Junqueras. “Habrá 17 diputados que defiendan la independencia de Cataluña”, añadió Homs.

Democràcia i Llibertat pagó las consecuencias no solo de los casos de corrupción que han salpicado a Convergència los últimos años, sino también de la falta de un Gobierno estable en Cataluña cuando ya han pasado casi tres meses desde las elecciones del 27-S. Por primera vez el referente del nacionalismo catalán en el Congreso ya no será la formación de Artur Mas. Tampoco la de Duran, pues Unió se queda fuera del Congreso, con lo que queda amenazada su continuidad como partido. ERC, que cosecha su mejor resultado de la historia en unas generales, será la principal cara del nacionalismo catalán, con nueve diputados y grupo propio.

Grupo propio

La estrategia de Podemos con el referéndum ha resultado muy efectiva en Cataluña, donde, además, ha contado con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como principal dinamizadora de la candidatura. De esta forma, Podemos se ha hecho con 12 diputados. Este resultado dará fuerza a En Comú Podem para reclamar a Pablo Iglesias un grupo propio en el Congreso. En Comú Podem no solo barrió en Barcelona capital, sino que también consiguió buenos resultados en el resto del área metropolitana de Barcelona y en la provincia de Tarragona.

Ciudadanos, por su parte, se ha quedado lejos de su objetivo también en Cataluña. Antes de comenzar la campaña aspiraba a ganar las elecciones, pero ha acabado en el furgón de cola junto al PP y con cinco diputados.

Los socialistas también han sufrido un correctivo en línea con lo ocurrido en las elecciones autonómicas y municipales. La candidatura de Carme Chacón pasa de segunda a tercera fuerza con ocho diputados, seis menos de los que consiguió en 2011.

Más información