Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muchas propuestas, pero ninguna nueva

Los candidatos repiten en el debate sus promesas de campaña. Sánchez repasa sus principales iniciativas sociales, mientras Rajoy insiste en perseverar en las reformas

Pedro Sánchez, Manuel Campo Vidal y Mariano Rajoy, este lunes, en el debate. Ampliar foto
Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, este lunes, en el debate.

Ni Mariano Rajoy ni Pedro Sánchez han utilizado el debate para lanzar nuevas propuestas, sino para recordar algunas de las que han anunciado estos días de campaña —sobre todo el socialista— y para arrojarse datos y cifras de la pasada legislatura popular y el anterior Gobierno socialista. El enfrentamiento, a veces, muy duro —"ruin, mezquino, miserable", le dijo el candidato popular al líder del PSOE— ha acaparado las casi dos horas de duelo televisivo.

La principal propuesta de Rajoy esta campaña es la de "perseverar" en sus reformas porque lo contrario, advierte una y otra vez, sería torcer el camino de la recuperación económica. Esta noche, frente al líder socialista, sobre el que descargó el peso de la herencia recibida, ha vuelto a repetirlo. "Seguiremos con las políticas reformistas que hemos hecho porque si damos marcha atrás tendremos un problema muy grave. La reforma laboral es magnífica, pero hay que darle tiempo", ha dicho.

Sánchez ha recordado su compromiso prioritario de derogar inmediatamente "toda la reforma laboral" del PP. El candidato socialista entiende que su aplicación estableció un modelo de empleo “precario, de bajos salarios, de despidos baratos y un sistema de relaciones laborales sin equilibrio de poder entre trabajadores y empresarios”. Sánchez propone tres tipos de contrato que sustituyan a los actuales: uno indefinido; otro temporal pero exclusivamente para trabajos de esa naturaleza (que no se puedan concatenar, como ahora en puestos estructurales) y otro para la formación.

El socialista también propone subir el salario mínimo interprofesional —ahora es de 648,60 euros mensuales— para que alcance, en el término de dos legislaturas, los mil euros, cantidad que equivale al 60% del salario medio neto, cuantía que la Carta Social Europea establece como retribución mínima suficiente. Esta subida se acompasaría a la evolución de la economía. El ingreso mínimo vital se crearía para los 730.000 hogares sin ingresos en el país. Con esta fórmula, en la que se destinarían 150 euros al mes por hijo a las rentas familiares inferiores a 7.100 euros; 100 a las rentas entre 7.100 y 11.500 euros; y euros a las rentas por debajo del umbral de la pobreza (17.000 euros en las familias de dos hijos), el PSOE busca combatir la pobreza infantil.

Para responder a la batería de recortes con la que le atacaba Sánchez, el candidato popular ha asegurado que la mejor política social es la creación de empleo y ha recordado su promesa electoral de crear dos millones de puestos de trabajo en los próximos cuatro años para que en 2020 haya 20 millones de personas trabajando en España."El mayor recorte en la historia fue su política económica. Fue demoledora", le ha dicho al líder socialista refiriéndose al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. 

Acabar con la brecha salarial entre mujeres y hombres, de un 24% —significa que una mujer tiene que trabajar 80 días más que un hombre para ganar lo mismo— es otra de las ideas centrales del programa del PSOE. No hay mitin, y el cara a cara con Rajoy no ha sido la excepción, en el que Sánchez no lo mencione. Su intención es aprobar una Ley de igualdad salarial que acabe con este desfase. En otro guiño al electorado femenino, Sánchez se ha comprometido a que su Gobierno sea “paritario como son las listas del Partido Socialista”. La mitad de los cabeza de lista del PSOE son mujeres (26 de 52), por delante de Podemos (19), PP (18), IU (14) y Ciudadanos (11).

Como había comentado en una charla informal con periodistas, Rajoy no ha utilizado el debate para anunciar nuevas medidas. Sí ha aprovechado la audiencia para recordar algunas de sus promesas de esta campaña electoral, casi todas lanzadas en televisión. Por ejemplo, la de eliminar la obligación del pago del IRPF para las personas que prolonguen su vida laboral más allá de su jubilación y para los que accedan a su primer empleo (durante un año), que avanzó el pasado jueves en TVE; o la exención del pago de IRPF en los 500 primeros euros de sueldo durante cuatro años para quien pase de un contrato temporal a indefinido (que lanzó en Telecinco el mismo día que rehusó participar en el debate a cuatro de EL PAÍS). También ha propuesto crear 100.000 plazas de formación profesional.

El socialista también ha recordado que aumentaría el presupuesto a la Ley contra la Violencia de Género y ha recriminado a Rajoy el recorte de una cuarta parte de esta partida. El candidato popular le ha afeado que sacara este tema en el debate. "¿A qué juega usted? ¿Para qué quiere confrontar conmigo en esto? Yo no he recortado en nada, no he recortado en violencia de género".

El secretario general del PSOE se ha comprometido a negociar una senda de cumplimiento del déficit “que no suponga recortes”. La Unión Europea insta el próximo Gobierno que realice más ajustes y  Bruselas reclama profundizar en la reforma laboral para reducir la dualidad entre empleos fijos y temporales. Rajoy ha asegurado durante el debate que es necesario "perseverar en el control del gasto".

Ley de dependencia

El aspirante del PSOE ha asegurado que dotaría de los recursos necesarios a la Ley de Dependencia, “estrangulada por la crisis y por la política de recortes del PP”. “Usted ha convertido una prestación del Estado en una limosna”, ha espetado a Rajoy, al que ha reprochado que en la legislatura hayan muerto 100.000 potenciales beneficiarios de esta ley que no la recibieron. Sánchez también recuperaría las cotizaciones a la Seguridad Social con cargo a la Administración General del Estado de los cuidadores de personas en situación de dependencia. El candidato popular ha negado los recortes en dependencia y ha asegurado que nunca se había atendido a tantas personas como ahora. No ha mencionado Rajoy que hay 400.000 personas en lista de espera. 

La reforma del Senado, “para que de verdad funcione”, ha sido otro de los compromisos de Sánchez. Para convertirlo en “una auténtica Cámara territorial”, el PSOE redefiniría sus funciones “para vincularlas a las que derivan de la dimensión territorial”. Esto es, la legislación básica del Estado, leyes con incidencia territorial, leyes de financiación y asuntos de la UE que afecten a las comunidades. El candidato socialista revisaría la estructura y composición del Senado optando “entre un modelo intergubernamental o un modelo representativo de las comunidades autónomas”. Rajoy le ha contestado:  "Hábleme de Cataluña, no del Senado. No ha dicho nada, como siempre".

La desaparición del voto rogado ha sido otra de las propuestas del PSOE. Se da la circunstancia que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez fue el que aprobó la normativa vigente, consiguiendo el efecto contrario al esperado, que era facilitar la participación del voto exterior. Cuando Sánchez le ha preguntado si estaba de acuerdo en eliminarlo, Rajoy ha contestado: "Como filosofía me parece bien, pero hay que evitar el fraude en los votos".

Si es presidente, Sánchez rebajará el IVA cultural del 21 al 10%, algo que reclama la industria desde su aplicación. El programa del PSOE recoge que es “imprescindible” su establecimiento “inmediato”. A partir de ahí, su Gobierno impulsaría que se reconociera la necesidad de un IVA cultural en el seno de la toda la UE “que permita su armonización”, con el reconocimiento de una fiscalidad especial con tramos menores del 10%.

Rajoy ha propuesto hacer "una especie de Plan Marshall" para África y Sánchez le ha recordado, escéptico, el recorte del Gobierno popular en ayuda al desarrollo.

Más información