Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno cesa al exjefe de la cúpula militar que fichó Podemos

La vicepresidenta anuncia que Julio Rodríguez, en la reserva, deja también de ser vocal de la Orden de San Hermenegildo por actuar de forma partidista con sus manifestaciones

Julio Rodríguez, ex Jefe de Estado Mayor de la Defensa, en 2010.

Al general Julio Rodríguez no le sorprendió que el Consejo de Ministros le cesara este viernes como vocal de la Asamblea de la Real Orden Militar de San Hermengildo, como él mismo habías solicitado, sino que lo hiciera por "pérdida de confianza y falta de idoneidad" para el puesto, según dijo la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría. "Han utilizado de forma electoralista un acto puramente administrativo", se queja.

El Gobierno recrimina al exjefe de la cúpula militar que no esperase a pasar a retiro, cuando deja de estar sujeto al régimen disciplinario de las Fuerzas Armadas, para realizar declaraciones que vulneran el deber de neutralidad política.

En cambio, el general considera que, desde que solicitó pasar a retiro, "está legitimado" para actuar como si estuviera retirado, pues solo resta un trámite administrativo que "puede hacerse rápidamente o demorarse".

Rodríguez entregó el pasado viernes en el registro de Defensa su solicitud de pase a retiro y de cese como vocal de la Real Orden de San Hermenegildo, un organismo presidido por el Rey que premia la "constancia en el servicio" y "trayectoria sin tacha" de los militares. El lunes informó con un correo electrónico al Gabinete del ministro Pedro Morenés y el martes recibió la llamada de este, a quien le dijo que su decisión respondía a "motivos personales".

Sanción moral

Defensa alega que el cese como vocal debe aprobarlo el Consejo de Ministros, que no se reunía hasta este viernes, y que Rodríguez sigue sujeto a las leyes castrenses hasta que se publique su pase a retiro en el Boletín Oficial de Defensa. Precisamente, Morenés firmó este viernes la correspondiente orden.

Más discutible es que el general pudiera ser destituido por "falta de idoneidad". El nombramiento como vocal no es una decisión discrecional del Gobierno, sino reglada: todos los jefes de Estado Mayor pasan a ser miembros de la Asamblea de la Orden de San Hermenegildo cuando cesan en su mando militar, según la Ley de la Carrera Militar. Lo hacen por un máximo de seis años y a Rodríguez le quedaban dos. En este destino cobran unos 800 euros mensuales más que retirados.

El problema es que si el destino no es de libre designación sino reglado, el Gobierno tampoco puede decidir libremente el cese. Si la destitución es una sanción moral, como sugirió la vicepresidenta, debió abrir un expediente disciplinario.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información