Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lobby hotelero, contra la izquierda por la futura ‘ecotasa’ de Baleares

Los ecologistas y Podemos exigen, a su vez, acentuar el tono "verde" del nuevo impuesto

Turistas en la playa de Es Trenc, en Mallorca.
Turistas en la playa de Es Trenc, en Mallorca.

La nueva ecotasa para turistas de Baleares, que la mayoría de izquierdas prevé aprobar en mayo de 2016 para empezar a cobrarla el verano próximo, ha reavivado las batallas políticas del Gobierno y el lobby hotelero. La polémica recuerda las tensiones vividas en 2000, cuando nació el impuesto sobre estancias turísticas, anulado en 2003, tras dos veranos en vigencia. La patronal balear de hoteleros ha retomado las críticas para mostrar su oposición cerrada ante la reedición del ahora llamado "impuesto de turismo sostenible", con el que se espera recaudar entre 50 y 80 millones al año.

A la vez, los grupos ecologistas y Podemos —socio externo del Gobierno balear conformado por el PSOE y Més— también presionan, desde el ala más a la izquierda, para que se acentúe el "tono verde" del nuevo tributo y se asegure que los fondos recaudados tengan un destino medioambiental. El Ejecutivo, para congraciarse con los empresarios, subrayó en su proyecto de ley que la ecotasa serviría también para inversiones en zonas turísticas.

Los empresarios se expresan "disgustados, agredidos, y agraviados" y auguran consecuencias "nefastas" para la economía balear, según la presidenta de la patronal de hoteleros, Inma de Benito". El Gobierno del PSOE y Més ha programado que cada turista que se aloje en hoteles, apartamentos o llegue en cruceros pague entre dos euros por un día en un hotel de súper lujo o una cuota baja de 0,25 y 0,50 céntimos en hostales y albergues de excursionistas.

"Dejen ya de hacer alarmismo y campañas que no llevan a ningún lado, más que crear una polémica artificial", clamó este jueves Biel Barceló, consejero de Turismo y vicepresidente balear, que solicitó a la portavoz de los hoteleros que ponga fin a su "escalada" porque genera una campaña "negativa".

Barceló calcula que el impacto sobre el coste de las estancias para los turistas será mínimo, entre el 1% o 2% para una familia media en un hotel de tres estrellas. Por el contrario, la patronal sostiene que la rentabilidad de los hoteles caerá un 15,9% cada año y que se retirarán planes de inversión previstos por cientos de millones de euros.

En Baleares se contabilizaron en 2014 un total de 52 millones de pernoctaciones (noches de estancia). La comunidad recibe unos 13 millones de turistas cada año. En su primera etapa, entre 2002 y 2003, la ecotasa balear generó hasta 160 millones de euros.

El Gobierno balear del popular Jaume Matas (2003-2007) anuló la tasa inicial, como habían reclamado los hoteleros y el propio PP. Matas también derogó la ley balear del tributo. El Tribunal Constitucional validó el cobro del tras haberlo recurrido el Gobierno central.

Más información