Independencia de Cataluña

Puig propone “igualdad” y “respeto a la singularidad de los territorios”

El presidente de Valencia advierte de que la situación en Cataluña "acabe vampirizando todos los debates políticos"

Mariano Rajoy y Ximo Puig, este lunes, en La Moncloa.
Mariano Rajoy y Ximo Puig, este lunes, en La Moncloa.MARISCAL / EFE

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig (PSOE), ha sido tajante en su defensa, "con claridad", de la unidad de España y este lunes ha recomendado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "igualdad entre los ciudadanos y respeto a la singularidad de los territorios" como solución frente al independentismo en Cataluña. El dirigente socialista se ha mostrado rotundo frente al desafío de Convergència, ERC y la CUP. "Esperamos que haya un cumplimiento de la ley. Una vez rota la legalidad, se pierde la legitimidad, pero la legalidad también debe incorporar un espacio de diálogo. Nosotros estamos por la ley y por el diálogo".

Más información

En este sentido, Puig ha apuntado que la ronda de conversaciones abierta por el Gobierno central le parece "adecuada". Eso sí, el presidente valenciano ha incidido en que "el monotema [independentista] no acabe vampirizando todos los debates políticos en España".

Respecto a un posible pacto de Estado como el que propone Ciudadanos, Puig está "en contra del frentismo de cualquier tipo y de que se intente cerrar cualquier tipo de salida. Blindar salidas no me parece razonable". Dicho esto, el presidente de la Comunidad Valenciana ha insistido en su preocupación "extraordinaria con lo que está pasando en Cataluña, con la que mantenemos una relación muy especial".

La propuesta del barón del PSOE "para la convivencia y armonía" del país es un modelo de financiación autonómica basado "en parámetros transparentes y creíbles". "Se debe acabar de una vez con la batalla entre las comunidades autonómicas por la financiación. Hay que buscar que acaben con el statu quo actual y se hable de toda la tarta, no de un trocito de ella", ha sostenido Puig al término de su reunión de hora y media con el presidente del Gobierno.

Puig ha sido muchísimo más reivindicativo que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (PP), con quien Rajoy ha abierto la ronda de contactos con los dirigentes regionales, en su petición de un nuevo sistema de financiación regional. "No se puede perder un minuto más para el nuevo modelo", ha expresado. El vigente está obsoleto desde 2014. El presidente valenciano reclama al Estado 1.300 millones de euros. "Se ha producido un desfase de 13.000 millones de euros en la última década; se ha producido una infrafinanciación. Hemos recibido menos recursos de los que nos correspondían", ha reprochado Puig.

Cifuentes, en un tono más suave, también ha pedido un nuevo sistema "que se pudiera aprobar a lo largo de 2016 para que en 2017 estuviera ya operativo". Cifuentes ha subrayado, en un guiño a Rajoy, que el formato en vigor lo aprobó el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero: "Penaliza a Madrid con 600.000 ciudadanos que no se contemplan y nos supone unas pérdidas de mil millones al año".

El presidente de Cantabria

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha sido el último dirigente autonómico al que Rajoy ha recibido este lunes en La Moncloa. "Hay vida más allá de Cataluña para 47 millones de españoles. Hay otros sitios de España que no tenemos esas veleidades y no planteamos lo que no sea el bienestar de los ciudadanos", ha expresado Revilla, que le ha sugerido a Rajoy que "tiene que hacer lo que cualquier persona responsable de una institución pública y haya jurado la Constitución".

"Tiene que aplicarla, pero también tener otra actitud", le ha recomendado Revilla, que opina que "a base de leyes y normas no se consigue en reconquistar a una parte de los catalanes que están en contra de España". El presidente de Cantabria estima que, "como mucho", el 28% de los catalanes son independentistas. Para normalizar la situación, el dirigente cántabro es favorable a una reforma de la Ley Fundamental. "Él [Rajoy] no es partidario, pero a medio plazo es necesaria una reforma de la Constitución", ha indicado Revilla, que ha cuestionado la "política de frontón" entre Madrid y Barcelona.

La reunión, de dos horas, ha sido con diferencia la más larga de las tres celebradas por el presidente del Gobierno con los primeros representantes de las comunidades autonómicas con los que ha iniciado la ronda de contactos con Cataluña de trasfondo. Revilla y Rajoy han dedicado al proceso secesionista cinco minutos. "Yo he venido a hablar de lo mío, del tren a Madrid, de la leche, del proyecto industrial de Torrelavega...", ha zanjado el presidente de Cantabria.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50