Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia vuelve a imputar a ocho policías del ‘caso Gao Ping’

Los agentes están acusados de realizar gestiones a favor de la red mafiosa

Uno de los policías imputados tras declarar ante el juez Ismael Moreno
Uno de los policías imputados tras declarar ante el juez Ismael Moreno.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha reabierto la causa contra siete policías nacionales y un policía local de Fuenlabrada (Madrid) por realizar gestiones a favor de la trama de blanqueo de capitales del empresario chino Gao Ping, principal imputado de la Operación Emperador, a cambio de atenciones como entradas de fútbol, jamones o cajas de vino. Los agentes vieron archivada la causa contra ellos por el juez instructor de la causa, Fernando Andreu. Tras un recurso de la Fiscalía Anticorrupción, la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia, presidida por el magistrado Alfonso Guevara, ha vuelto a imputarles por cohecho impropio, revelación de secretos y tráfico de influencias.

Los agentes de la Policía Nacional imputados de nuevo son Manuel San Román, Blas Donoso, Federico Sánchez de Frutos, Ángel Olmedo, Miguel Ángel Gómez Gordo, Roberto Ruiz, Óscar García, José Pablo Roldán y Pablo García. El miembro de la policía local de Fuenlabrada es Mario José Selas. Junto a ellos vuelve a estar imputado por estos supuestos cohechos el ciudadano chino Yongping Wu Liu, para el que los agentes realizaban gestiones de todo tipo, como facilitar informaciones de bases de datos policiales o efectuar inspecciones en comercios de la competencia.

El tribunal afirma que “basta mirar el extenso recurso” de la Fiscalía, afirma el tribunal, para comprobar que Yonping “tenía a su disposición prácticamente a estos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”. En el caso del agente Selas, de Fuenlabrada, pidió entradas a Yongping para un partido de fútbol del Atlético de Madrid en el estadio Vicente Calderón después de facilitar a aquel datos sobre una licencia de obras en el polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada perteneciente a una empresa de un competidor.

En el caso de Gómez Gordo, inspector jefe de la Policía Nacional, dedicado a asuntos de extranjería, el tribunal ve indicios racionales de que exigió a Yonping 4.000 euros cuando regresaba de un viaje oficial desde Pekín por una serie de gestiones realizadas a favor de sus familiares. Por su parte, el inspector Sánchez de Frutos, adscrito al Ministerio de Educación, emitió dos cheques bancarios por valor de 20.060 euros, cuyo destinatario era una empresa de Yongping, según el auto.

Más información