Ocho autobuses calcinados en Bizkaia en un sabotaje proetarra

En las cocheras se han encontrado una garrafa de gasolina, restos de un petardo y pasquines de un preso de ETA

Seis de los ocho autobuses de la empresa de transporte público Bizkaibus que han quedado completamente calcinados esta madrugada.
Seis de los ocho autobuses de la empresa de transporte público Bizkaibus que han quedado completamente calcinados esta madrugada.Miguel Toña (EFE)

Siete autobuses de la empresa de transporte público Bizkaibus han quedado completamente calcinados y otro más parcialmente quemado en un incendio provocado esta madrugada en las cocheras de Derio (Bizkaia). En el lugar han sido encontrados una garrafa de gasolina, restos de un petardo usado para provocar el fuego y pasquines del preso de ETA Ibón Iparragirre.

La Ertzaintza ha informado de que el fuego ha prendido en las cocheras de Bizkaibus en el polígono industrial de Ugaldeguren, en Derio, hacia la una de la pasada madrugada. Siete autobuses de la compañía han quedado completamente calcinados y otro parcialmente quemado. Todos los vehículos estaban aparcados y vacíos. La Diputación foral de Bizkaia ha cifrado en más de dos millones de euros el coste de los autobuses.

Sortu rechaza el sabotaje: "Se enmarca fuera de la estrategia de la izquierda 'abertzale"

Sortu ha expresado su rechazo a la quema los autobuses. En una escueta nota, asegura que "este ataque se enmarca fuera de la estrategia de la izquierda abertzale y sólo beneficia a aquellos que pretenden perpetuar el conflicto". "Es decir, a aquellos que vulneran a diario los derechos de los presos", concluye el breve comunicado de Sortu.

Efectivos del cuerpo de bomberos se han desplazado a las cocheras y conseguido extinguir el fuego hacia las 4.30, aunque en el lugar se mantiene un retén para evitar que las llamas se reaviven. La Policía vasca ha abierto una investigación para intentar aclarar las circunstancias del suceso y finalmente ha confirmado que el incendio había sido provocado y se trataba de un sabotaje.

Para dar fuego a los autobuses, los autores han empleado al menos gasolina y un petardo. En el interior del garaje se han hallado pasquines en los que se alude al preso de ETA Ibon Iparragirre, que sufre una enfermedad incurable.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Hace un año, se produjo un ataque similar que quemó cinco autobuses en el municipio de Loiu (contiguo a Derio), que fue reivindicado por un grupo a través de un correo electrónico anónimo, un ataque con el que también se reclamaba la excarcelación de los presos de la organización terrorista enfermos.

El Gobierno vasco expresa su "condena enérgica" a la quema de los autobuses

Tras conocerse los hechos, el diputado foral de Transportes, Vicente Reyes, ha denunciado los "gravísimos" hechos que "perjudican social y materialmente a todos los vizcaínos". El coste de los ocho autobuses afectados supera los dos millones de euros. El costo mínimo de cada autobús es de 250.000 euros, aunque puede ser mayor en algunos modelos.

Vicente Reyes ha precisado que el posible déficit que pueda resultar se "cubre entre todos con los impuestos" y, ha resaltado que, en cualquier caso, los usuarios "son los perjudicados más inmediatos y directos". El diputado ha señalado que el principal objetivo es que el servicio de Bizkaibus siga ofreciéndose "en las mismas condiciones", sin que "los miles de usuarios que lo necesitan a diario se vean perjudicados".

El Gobierno vasco ha expresado su "condena enérgica" a la quema de los ocho autobuses. "El mero hecho de pensar que la quema de bienes privados y los perjuicios derivados para un servicio público en algo pueda beneficiar a la situación de gravedad de un preso enfermo es un sinsentido absolutamente condenable", ha afirmado el Ejecutivo de Iñigo Urkullu en un comunicado.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS