Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía estudia eliminar la dispensa de la mujer a declarar contra su pareja

La nueva fiscal de violencia de género pide cooperación ciudadana para reducir las muertes y aumentar las denuncias

Miembros del servicio funerario de Vigo trasportan una de las víctimas de violencia de género
Miembros del servicio funerario de Vigo trasportan el cadáver de una mujer víctima de violencia machista el pasado lunes. EFE

La Fiscalía de Violencia sobre la Mujer estudia pedir al Gobierno que modifique el artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que exime a la víctima y a los familiares del agresor de declarar contra él. En su primera comparecencia pública tras tomar posesión del cargo, la nueva fiscal de Violencia, Pilar Martín Nájera, ha adelantado la posibilidad de que su departamento pida cambiar este artículo, conocido como la dispensa. En dicho texto se exonera a "los parientes del procesado en línea directa ascendente y descendente [padres e hijos], su cónyuge o persona unida por relación de hecho análoga a la matrimonial (...)" de prestar declaración contra él, una reforma que ya se planteó la anterior fiscal, Soledad Cazorla, y que se ha debatido también en el Consejo General del Poder Judicial.

Los jueces y fiscales expertos en violencia machista suelen advertir de que este artículo de la ley genera a menudo un efecto perverso porque puede ser utilizado por el entorno del agresor para presionar a la víctima para que no declare en el juicio. Dado que en gran parte de los casos de violencia de género las únicas pruebas que hay para acusar al agresor son los testimonios de la víctima, si esta se echa atrás, es probable que la acusación no prospere. Pero la reforma de ese artículo de la ley para obligar a la mujer a declarar contra su marido y agresor tampoco convence a muchos expertos.

El debate viene de lejos y la nueva fiscal ha señalado que su oficina se plantea retomarlo, aunque la propuesta está aún muy verde, según han explicado fuentes de la fiscalía. De momento, la fiscalía está elaborando un informe y cuando tenga conclusiones las enviará a la Fiscalía General de Estado, que será la encargada, si así lo considera, de proponer la reforma al Gobierno. “Las mujeres víctimas de violencia machista son malos testigos, están inseguras y afectadas psicológicamente”, ha afirmado Martín Nájera, que ha recordado que si la víctima solo ha declarado ante la Policía o la Guardia Civil, “esa declaración no tiene valor en sí misma suficiente como para conseguir una condena”.

La fiscal se ha mostrado preocupada por las “pavorosas” cifras de muertes por violencia machista y ha abogado por la “coordinación y cooperación ciudadana” para conseguir reducir el número de víctimas y por luchar para que aumenten las cifras de mujeres que se atreven a denunciar. “Hoy por hoy ese número no es proporcional a los esfuerzos que se hacen”, ha lamentado Martín.

De las 41 mujeres asesinadas por violencia machista este año, solo seis habían presentado denuncia previa, según Martín, que también ha abogado por mejorar el protocolo de valoración del riesgo por el que se conceden las órdenes de protección. “Necesitamos un protocolo más real, el de ahora es claramente mejorable”, ha afirmado la fiscal.