Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez archiva el ‘caso Zapata’ al no encontrar delito en sus tuits

El edil de Ahora Madrid ha declarado como imputado por un delito de humillación a través de Twitter

Zapata a su salida hoy del juzgado.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha acordado por segunda vez archivar la investigación abierta contra el concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata al entender que no cometió ningún delito cuando publicó en su cuenta de Twitter varios mensajes en los que se mofaba de Irene Villa y el Holocausto. En su auto de archivo, el juez recuerda que el delito de ofensa a las víctimas exige "un dolo específico o ánimo directo de desprestigiar o rebajar la dignidad de las víctimas" que en el caso de los comentarios del concejal de Madrid no se dio.

Pedraz ha tomado la decisión apenas dos horas después de interrogar al concejal como imputado, después de que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional le obligara a reabrir el caso que él había acordado cerrar en julio. En su escrito, el magistrado explica que él ha hecho lo que le ordenó la Sala de lo Penal: oír al imputado para saber si su intención al publicar los tuits era desacreditar, menospreciar o humillar a las víctimas del terrorismo o a sus familiares de una manera directa o eventual.

Según Pedraz, Zapata ha argumentado que con sus tuits no pretendía lesionar la dignidad de las víctimas sino suscitar un debate sobre la libertad de expresión en las redes sociales y señalar que cuestiones que en un contexto privado no generan polémica sin embargo sí lo hacen en la red. El edil, además, ha vuelto a ratificar ante Pedraz su apoyo y solidaridad con las víctimas del terrorismo y ha dado "todas las explicaciones posibles" desde el momento en que se le pidieron, destaca el magistrado.

Las explicaciones de Zapata han convencido al juez, que, tras escucharle, se ratifica en su decisión de que aquellos tuits encajan en el ejercicio del derecho de libertad expresión y en el contexto de un debate. "La voluntad del señor Zapata no estaba dirigida —directamente— a humillar a las víctimas", sostiene Pedraz, que está seguro de que cuando escribió los mensajes, el concejal no imaginó "seriamente" que podían llegar a ofender a las víctimas.

"Es más, teniendo en cuenta que publicó los tuits hace más de cuatro años, ¿acaso él sabía que iba a tener un cargo público, que alguien iba a “rebuscar” en su pasado “tuitero” y luego, por ser concejal, iba a tener la repercusión pública que ha tenido?", se pregunta el juez, que recuerda que cuando escribió aquellos tuits Zapata apenas tenía mil seguidores en su cuenta. "Además, el Twitter de aquella época nada tenía que ver con el de ahora", apunta el juez, que ya en su primer auto de archivo advirtió de que la asociación Dignidad y Justicia, que denunció a Zapata, no ha denunciado a otras personas que han publicado mensajes parecidos.

Para Pedraz es importante que los mensajes del concejal estuvieran entrecomillados, lo que refuerza su versión de que eran frases que no inventó él, sino que en su momento se escuchaban en la calle como manifestación de humor negro. El argumento de la acusación de que Zapata cuando escribió sus tuits ya sabía que iba a ofender a las víctimas no es "serio", según el juez. "Algunos se imaginarán que aquella frase pueda producir dolor en las víctimas, otros no. Pero no por habérselo imaginado tiene que se castigado penalmente", sostiene Pedraz, que expone un ejemplo habitualmente usado en el mundo del derecho para combatir lo que él llama "el causalismo clásico" ("la causa de la causa es causa del mal causado"): el caso de un carpintero al que se le atribuyó responsabilidad penal en un adulterio (que en aquella época era delito)  por haber construido la cama donde se cometió la infidelidad. "Desde luego que un carpintero se puede imaginar o representar como posible que en la cama que ha hecho se pueda cometer adulterio; pero no es serio; y la intención del carpintero no era ni principal ni secundariamente construir la cama para que se cometiera el adulterio", advierte el juez

Para Pedraz los hechos que se imputaban al concejal tampoco encajan en el dolo eventual, porque no hubo una intención secundaria, ni una culpa consciente. Al no encontrar ningún delito en los mensajes publicados por el edil, el juez rechaza practicar más diligencias, como llamar a declarar a las víctimas o pedir a la Guardia Civil que identifique al autor de la publicación, tal y como solicitaba la acusación, ya que, recuerda Pedraz, el propio Zapata se ha reconocido como autor de los tuits. El archivo no es firme porque el auto puede ser recurrido.

El concejal de Ahora Madrid ha declarado este miércoles ante Pedraz durante alrededor de una hora en la sede de la  Audiencia Nacional. A la salida, ha repetido ante los periodistas los argumentos que acababa de esgrimir ante el juez: que tenía "nula voluntad de ofender a las víctimas" cuando hace cuatro años publicó en su cuenta de Twitter aquellos mensajes sobre Irene Villa y el Holocausto. "Le he explicado al juez el contexto de los tuits. Le he dicho que tenía nula voluntad de ofender a las víctimas y he repetido mis disculpas", ha afirmado Zapata. Ese "contexto" al que se refería el edil era, según él mismo ha explicado, una "discusión sobre los límites de la libertad de expresión". Además, ha alegado, esos mensajes los escribió cuando no ocupaba un cargo público, por lo que su repercusión fue mínima. "Hace cuatro años no generaron ningún tipo de daño o dolor. Cuando lo han generado ha sido ahora", ha afirmado el concejal a las puertas de la Audiencia, donde ha insistido en su "respeto" a "todas las víctimas del terrorismo".

El magistrado se ha visto obligado a citar a declarar a Zapata después de que la Sección Segunda de la Sala de lo Penal admitiera los recursos de apelación presentados por la Fiscalía y Dignidad y Justicia (DyJ) y revocara el archivo de la causa.

El tuit por el que ha sido imputado lo escribió el 31 de enero de 2011: "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos". Este mensaje, según la fiscalía, entraña "descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas y de sus familiares".

Además de esta publicación, que el edil escribió con un usuario llamado @casiopeaexpres, el informe del Ministerio Público mencionaba un segundo mensaje publicado el mismo día en el que reprodujo un chiste sobre el Holocausto: "¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero". El concejal defendió que puso estos comentarios en el marco de un debate sobre el "humor negro" y sus límites.

El tribunal, integrado por los magistrados Concepción Espejel (presidenta), Enrique López (ponente) y Julio de Diego, considera que no es necesario citar a Irene Villa como testigo, salvo que el juez lo estime pertinente. Villa remitió un escrito al juzgado en el que aseguraba que no se había sentido humillada por estos comentarios.

Los jueces justifican su decisión de reabrir el procedimiento argumentando que el delito de humillación a las víctimas es "perseguible de oficio" y que el perdón de la destinataria de las ofensas, "más allá del ejemplo de generosidad desplegado por la misma, puede no tener relevancia" en relación con la investigación.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, Santiago Pedraz, archivó la causa contra Zapata el pasado 2 de julio al considerar que sus comentarios no son constitutivos de delito y que el humor negro no está penalizado, por cuanto su persecución limitaría su derecho a la libertad de expresión.

La Fiscalía consideró este auto "insólito" y "falaz", entre otros adjetivos, y lo recurrió argumentando que resulta "imprescindible" escuchar al concejal para conocer su "intención en la realización de la acción".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información