Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy cree que el aviso sobre el riesgo de la independencia no llega tarde

El presidente se felicita de que se pronuncien en público quienes hasta ahora no lo hacían

Mariano Rajoy llega a una sesión en Bruselas.
Mariano Rajoy llega a una sesión en Bruselas. REUTERS

Nunca es tarde para avisar de los riesgos de una hipotética independencia de Cataluña. Frente a quienes temen que la cascada de admoniciones en la recta final de la campaña pueda tener un efecto boomerang en el electorado, Mariano Rajoy considera que "una de las cosas más positivas que han pasado en las últimas fechas en Cataluña es que mucha gente que antes no salía públicamente a decir lo que pensaba, ahora lo ha hecho".

En unas breves declaraciones a la prensa, al término del Consejo Europeo, en la madrugada del jueves, el presidente del Gobierno se ha mostrado "reconfortado" de que empresas, entidades financieras y "gente importante" de la sociedad civil se hayan pronunciado contra un proyecto que "es realmente un disparate incomprensible en el siglo XXI, que es el siglo de la unión y integración". No importa, a su juicio, si han esperado demasiado para salir a la palestra: "Es igual la hora a la que salgan". Lo importante es que lo hagan

Rajoy ha pasado por alto el hecho de que quien más se ha demorado en entrar al debate haya sido el propio Gobierno y ha alegado que el PP "lleva muchos años dando la batalla en Cataluña". Sin embargo, el mayor duelo dialéctico, el que han protagonizado este miércoles su ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el líder de ERC, Oriol Junqueras, ni lo ha visto ni sabe cómo ha ido, ya que se encontraba reunido con sus homólogos europeos, ha asegurado, a pesar de que se grabó al mediodía.

Espero que a partir del día 27 podamos abordar este tema con sensatez y sentido común y que termine esta dinámica

Al contrario que en cualquier otra cita electoral, la esperanza de Rajoy no es obtener el domingo un buen resultado para su partido en Cataluña, sino desactivar el independentismo. "Espero que a partir del día 27 podamos abordar este tema con sensatez y sentido común y que termine esta dinámica que lo único que hace es generar tensión, crear problemas y poner en serio riesgo la recuperación económica", ha concluido. Aunque el 27-S no es un referéndum, por una vez Rajoy no ha apelado a la ley para frenar a Mas, sino a las urnas.

Más información