Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Cataluña independiente estará automáticamente fuera de la UE”

La Comisión Europea asegura que "tras una declaración de independencia sería un tercer país y los tratados no se aplicarían"

El presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker

Tras varios meses de contactos, el Gobierno español ha logrado este jueves un respaldo adicional a una de sus tesis fundamentales acerca del proceso catalán: una hipotética Cataluña independiente "quedaría automáticamente fuera de la UE", aseguró un portavoz oficial de la Comisión Europea. Bruselas refuerza una vez más esa postura a apenas 10 días de las elecciones, y en contra de lo que defiende la Generalitat.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, afirmó a su llegada al cargo, hace un año y ante una cuestión sobre la deriva en Cataluña, que ese asunto es “una cuestión que debe resolver España”. Juncker rompió ayer esa equidistancia con una declaración a través de un portavoz que dejó clara su posición: “Si una parte de un Estado miembro deja de ser parte de ese Estado porque se independiza, los Tratados ya no se aplicarían a este territorio”; esa región “se convertiría en un país tercero, que debería solicitar su entrada” y “estaría automáticamente fuera de la Unión”.

La doctrina Juncker, que el citado portavoz llevaba perfectamente preparada, no se aparta un solo centímetro de la que mantiene la Comisión desde hace más de 10 años, bajo las presidencias de Romano Prodi y José Manuel Barroso. El propio Juncker expresó en la campaña de las europeas, en mayo de 2014, que una Cataluña independiente “quedaría fuera” de la Unión. “El presidente sigue manteniendo esa posición”, recordó este jueves la Comisión. La línea argumental de la Generalitat, por contra, sostiene que la UE encontraría un encaje jurídico para Cataluña, como ha hecho una y otra vez cada vez que ha necesitado retorcer los argumentos jurídicos en pos de un objetivo político.

En Bruselas se rechaza esa interpretación. Una alta fuente comunitaria apuntó a EL PAÍS que la situación “es clara desde el punto de vista jurídico y político”, y que pese a que no puede haber dictámenes por escrito en firme —como no los hubo con Escocia, porque nadie los ha solicitado— “Cataluña quedaría fuera de la Unión y debería iniciar un largo proceso de reconocimiento internacional”. “Los firmantes del tratado son los Estados miembros”, según la misma fuente, “y una independencia unilateral iría contra los intereses y la estabilidad de muchos Estados”.

Pese a que Juncker evitó hacer en persona esa declaración, el apoyo de Bruselas en plena campaña llenó de satisfacción al Gobierno de Mariano Rajoy y al PP. Fue un espaldarazo fraguado durante meses a través de innumerables contactos y que se suma a una larga lista. El candidato del PP a la Generalitat, Xavier García Albiol, fue informado antes del verano por Rajoy y otros dirigentes de que durante la recta final de la campaña se producirían una serie de importantes pronunciamientos contra el proceso independentista. Así sucedió en la visita de Rajoy a Angela Merkel en Berlín, en la rueda de prensa con David Cameron en La Moncloa, y tras la visita de los reyes a Barak Obama en la Casa Blanca.

Fuentes del PP europeo sostienen que Íñigo Méndez de Vigo, entonces secretario de Estado para la UE, negoció en Bruselas sin éxito para lograr una declaración escrita e institucional hasta que fue nombrado ministro de Educación en julio. El ministro lo niega. El PP ensalzó ayer esa respuesta oral de la Comisión, aunque varias fuentes populares admiten en privado que Bruselas sigue en la misma posición hace años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información