Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un análisis confirma que el caso de chikungunya de Gandia no era tal

Una prueba confirmó el virus, pero dos posteriores muestran que fue un falso positivo

Mosquito tigre
Dos mosquitos tigre fotografiados por un ciudadano.

La Consejería de Sanidad valenciana ha informado este jueves de que el caso de chikungunya de Gandia (Valencia) fue un falso positivo, es decir, el paciente no tuvo la enfermedad, por lo que aún no consta que se haya transmitido en España a través de una picadura de mosquito tigre (Aedes albopictus). Hasta ahora, por tanto, todos los casos de chikungunya son importados.

Un primer análisis dio positivo, por lo que Valencia activó la respuesta ante este tipo de casos siguiendo el protocolo de actuación, que incluye informar de ello. Un segundo análisis, realizado en Majadahonda (Madrid), fue negativo a la presencia del virus, y el tercero, solicitado para resolver la contradicción entre los resultados, ha confirmado que no se trató de un caso de chikungunya. "Atendiendo a las últimas pruebas serológicas practicadas, el paciente no sufrió la enfermedad", asegura la consejería valenciana en una nota de prensa.

Las autoridades sanitarias españolas han estado vigilando la presencia de los mosquitos que transmiten el virus chikungunya, una enfermedad infecciosa procedente de países tropicales de la que este verano se creyó haber registrado el primer caso autóctono —no importado, es decir, que el contagio se produce en España y no en el extranjero—. Se trata de un hombre de 60 años residente en Gandia (Valencia), que se pensó que padeció la enfermedad en julio.

La autoridad europea de salud pública publicó un amplio informe sobre el primer caso autóctono de chikungunya en España y pedía extremar las precauciones ante la imparable expansión por varias zonas de España del mosquito Aedes albopictus, más conocido como mosquito tigre, que transmite enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla o el chikungunya.

Los 21 casos de chikungunya notificados en la Comunitat Valenciana a lo largo de este año son todos importados, es decir, el contagio se produjo en países donde la enfermedad es endémica, señala la consejería valenciana. Tras el primer positivo, y "al no haber viajado a zonas donde la enfermedad es endémica antes del periodo de incubación, la única posibilidad que explicaba el contagio es que hubiera sucedido en Gandia, como se comunicó", añade.

Como establece el protocolo, Valencia remitió una segunda muestra al laboratorio del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III en Majadahonda (Madrid) para confirmar los datos del primer análisis. En este caso, el resultado fue negativo al virus del chikungunya. Ante la contradicción de los resultados entre el primer y el segundo análisis, se solicitó un tercero que también descartó la existencia de contagio.

Más información