Cementerio Nuclear

El CSN ocultó dudas técnicas sobre el cementerio nuclear a sus consejeros

El director del organismo consideró que una nota informativa no tenía "trascendencia"

Protesta contra el cementerio nuclear frente al Consejo de Seguridad.
Protesta contra el cementerio nuclear frente al Consejo de Seguridad.Carlos Rosillo

La dirección del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) no trasladó a los cinco miembros del pleno de este órgano la "nota informativa" del área de geólogos de la institución que apuntaba a las "características desfavorables" del lugar elegido para el silo de residuos radiactivos de Cuenca. Los técnicos dudaban de que se hubiera valorado bien el coste que tendrá superar esas dificultades. La dirección creyó que no tenía "trascendencia técnica" y por eso no la mandó a los consejeros.

La difusión de la nota del área de Ciencias de la Tierra (CITI) en la que mostraban dudas sobre el almacén previsto en Villar de Cañas (Cuenca), publicada el lunes por EL PAÍS, centró parte de la reunión que el pleno del CSN celebró ese mismo día para autorizar la construcción del silo. El pleno —formado por cinco consejeros nombrados por PP (2), PSOE (2) y CiU (1)— terminó apoyando la concesión del Almacén Temporal Centralizado (ATC). Votaron a favor cuatro consejeros y solo se opuso la exministra socialista Cristina Narbona. Pero los consejeros no tuvieron acceso oficial a la nota del CITI, un área técnica integrada por geólogos.

Más información

El pleno fue tenso, según las actas difundidas este jueves. En la nota del CITI, firmada por el jefe de área y el resto de integrantes de la misma, se afirmaba que debido a las "características desfavorables" que se han detectado en la parcela elegida y a su importancia para la "seguridad operativa" del ATC durante su vida útil, existe "la duda razonable de si se ha comprobado con rigor la adecuada proporcionalidad" entre lo que se tendrá que hacer para superar esas carencias y "los recursos de todo tipo" que se necesitan para garantizar la estabilidad del silo. Los técnicos no negaban que se pueda construir, sino que resaltaban el esfuerzo que se necesitará para superar la aparente inestabilidad de los terrenos.

Antes de ser publicada por EL PAÍS, los miembros del pleno no tenían conocimiento oficial de su contenido porque la dirección del CSN no consideró que debía trasladársela, según el acta de la reunión. Ante esta situación, el pleno decidió convocar a la reunión al director técnico del CSN, Antonio Munuera.

Competencias

Munuera, tras ser interrogado por los consejeros, afirmó que "no incluyó —ni razonablemente hubiese podido incluir— la nota informativa entre la documentación técnica que soporta el expediente" al entender "que su contenido rebasa las competencias que tienen los firmantes e incluso" las suyas. Explicó que "no le dio trascendencia técnica", ya "que su objetivo era poner en evidencia la necesidad de utilizar recursos desproporcionados para cumplir los límites y condiciones" que permitirán hacer el ATC. Según Munuera, "estas consideraciones estaban fuera de las competencias" del CITI.

El director calificó la nota de "anómala y fuera de procedimiento". Apuntó que la conoció cuando se había cerrado el expediente (favorable) que elevó al pleno del CSN sobre la autorización previa para el silo. La nota le llegó físicamente el 22 de julio, según dijo al pleno. Pero el expediente definitivo que él firmó y que el pleno analizó el lunes pasado tiene fecha del 23 de julio, un día después.

Tras escucharle, los consejeros acordaron que el director "documente pormenorizadamente las circunstancias y contenido de la nota, para que quede la debida constancia". Todo ello, "dado el amplio tratamiento mediático que ha tenido la alusión a que parte del cuerpo técnico manifiesta serias dudas". La Asociación Profesional de Técnicos en Seguridad Nuclear y Protección Radiológica ha presentado un escrito ante el CSN en el que considera que impedir el conocimiento de aquella nota informativa "va contra la cultura de la seguridad que debe presidir las decisiones de los organismos reguladores nucleares".

La tensión también ha llegado a los votos particulares emitidos por Narbona (POSE), que se opuso a la autorización, y Fernando Castelló (PP), favorable al permiso. Finalmente, ambos consejeros han accedido a eliminar algunas referencias de sus votos particulares, aunque no cambian el sentido de su pronunciamiento.

En una nota de prensa del Consejo de Seguridad Nuclear, su presidente, Fernando Marti (PP), ha cargado este jueves contra Narbona. Ha lamentado la publicación del voto particular de esta consejera en los medios de comunicación. Ha criticado que de los términos del escrito "podría deducirse su falta de respeto a los principios de rigor, transparencia, independencia y observancia de la legalidad en su actuación" como miembro del CSN.

Los socialistas reclaman explicaciones a Soria

El grupo socialista en el Congreso ha registrado este jueves la petición de comparecencia del ministro de Industria, José Manuel Soria, para que informe sobre la “situación y perspectivas” de la instalación del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares en Villar de Cañas (Cuenca). Luis Carlos Sahuquillo, diputado por Cuenca, ha sostenido que “cada día” aparecen “nuevas dudas” sobre la ubicación del silo nuclear en Villar de Cañas. Se refería a la nota informativa que la dirección del Consejo de Seguridad Nuclear no trasladó a los miembros del pleno del consejo.

Mientras, Soria ha insistido en que, si no se hace el ATC, en España se produciría “un incremento muy importante” en la factura de la luz. El miércoles, en unas declaraciones a Europa Press, Soria llegó a cifrar en un 30% ese incremento. Facua cree que el ministro “cae en el ridículo” al realizar una “exageración extrema” y presentar la hipótesis “absolutamente improbable” de que la ausencia del ATC paralice la producción de las centrales y eleve un 30% el precio de la electricidad.

Jorge Fabra, economista y expresidente de Red Eléctrica de España, también refuta las previsiones del ministro Soria. “Si se disminuye la producción de las nucleares se podría cubrir con las de ciclo combinado y el precio sería el mismo”, afirma el actual presidente del grupo de expertos Economistas Frente a la Crisis.

Fabra ha explicado que el precio de la generación de la electricidad ahora mismo se fija, precisamente, en función de los ciclos combinados, “que en muchos casos están en situación de parada”. Este economista considera que las palabras de Soria son “unas afirmaciones muy graves”. En su opinión, se podría interpretar que el ministro está planteando a la sociedad que “si no apoya el ATC les va a subir la luz un 30%”.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50