Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad aplaza la decisión sobre el almacén nuclear

Los ecologistas critican que el PP quiera dejar cerrado este asunto antes de las elecciones

Concentración contra el almacén nuclear en Madrid.
Concentración contra el almacén nuclear en Madrid.

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), formado por cinco miembros designados por PP, PSOE y CiU, quiere más tiempo para pronunciarse sobre la "autorización previa" para el silo nuclear de Villar de Cañas (Cuenca). El pleno ha decidido este miércoles retrasar, al menos hasta la próxima semana, la concesión de ese permiso, que reconocerá la "la idoneidad del emplazamiento". Algunos técnicos del CSN dudan de esa idoneidad ya que faltan análisis de los suelos elegidos.

Mientras los consejeros se reunían en la sede del CSN, unas dos decenas de ecologistas y vecinos de la comarca de Cuenca en la que se pretende levantar el silo se han manifestado a las puertas del edificio, en Madrid. La principal baza con la que cuentan los grupos conservacionistas —contrarios a la utilización de la energía nuclear— son las dudas sobre los suelos. Este primer visto bueno del CSN, de producirse la semana que viene, llegará en un momento en el que no está completa la caracterización de los terrenos del futuro Almacén Temporal Centralizado (ATC). Enresa —la empresa pública encargada del proyecto— realizará nuevos sondeos para terminar los análisis geotécnicos e hidrogeológicos de la parcela. No está previsto que comiencen hasta septiembre y durarían ocho meses.

Francisco Castejón, miembro de Ecologistas en Acción, ha criticado que el Gobierno haya dado un "acelerón" a los permisos para cerrar este asunto antes de las elecciones generales. Juan López de Uralde, portavoz de Equo, ha recordado que la ubicación del ATC se decidió "por motivos políticos" y no técnicos. Ha acusado al Ejecutivo del PP de "beneficiar" al sector nuclear al acelerar la tramitación de los permisos del almacén.

Apoyos políticos

Una de las principales razones por las que el Gobierno central del PP se decantó en 2011 por Villar de Cañas fue el apoyo político con el que contaba en la Junta de Castilla-La Mancha, gobernada entonces también por los populares. Pero ahora el Gobierno regional está en manos del PSOE y ese apoyo se ha perdido. Su presidente, el socialista Emiliano García-Page, ha advirtido este miércoles de que no descarta tomar cualquier medida "judicial" o "política" para frenar el proyecto. A su juicio, para levantar "una instalación de este tipo tiene que haber un consenso social y esta condición no se está cumpliendo".

Las dudas sobre los suelos y su falta de caracterización están en la mente de los geólogos del CSN. Pero también se reflejan en un informe encargado a la auditora URS, que ya advirtió de la "expansividad potencial que presenta el terreno de cimentación". En los suelos elegidos se ha detectado la presencia de yesos solubles que pueden abrir oquedades bajo el futuro ATC. Ante este escenario, Enresa ha propuesto una cimentación envolvente "conservadora". Lo que no está claro es el sobrecoste que tendría ese amplio blindaje de los cimientos.

La autorización previa, de concederse, no supondrá que Enresa pueda empezar las obras principales ya. Después tendrá que recibir del CSN la autorización de construcción, que estará vinculada a que se termine la caracterización del suelo.

Más información