El PP dice que readmitir a Bárcenas sería “enriquecimiento injusto”

"No vamos a pagarle la indemnización dos veces", argumenta la formación conservadora

Bárcenas acude al juzgado de lo social.Foto: atlas

El Juzgado de lo Social 31 de Madrid ha dejado hoy visto para sentencia el juicio en el que se decide si el PP debe readmitir a Luis Bárcenas. El extesorero reclama su readmisión o 950.000 euros de indemnizacion después de que dos sentencias concluyeran que mantiene la situación de excedencia forzosa del partido que le concedieron en 2004 cuando fue elegido senador por Cantabria. El abogado del PP ha rechazado la petición con el argumento de que Barcenas ya fue indemnizado con más de 700.000 euros cuando fue obligado a dejar el partido en 2013, por lo que volver a pagarle sería "entiquecimiento injusto" para el antiguo tesorero. "Está todo pagado, no vamos a pagar dos veces", ha dicho el abogado del PP durante la vista.

Más información
El PP admite que se equivocó al pactar el finiquito “simulado” de Bárcenas
La ley dicta que una “simulación” de relación laboral es infracción muy grave
La justicia aprecia un fraude del PP en el “despido diferido” de Bárcenas
La fiscalía exculpa al PP de delito fiscal aunque certifica la caja b era suya
Ruz acredita 18 años de caja b del PP

El que durante 20 años fuera gerente y tesorero del PP ha estado presente en la vista acompañado por su abogado, Enrique Villegas, aunque no ha hecho declaraciones ni dentro ni fuera del juzgado. Su letrado ha negado ante la juez que los 719.500 euros que recibió entre 2010 y  2013 fueran, como dice el PP, una indemnización por despido y ha insistido en que la petición de Bárcenas es que el partido le readmita, no que le indemnice.

El PP rechaza la solicitud de su extesorero porque considera que ya le ha indemnizado y porque la petición, asegura, llega fuera de plazo. Bárcenas solicitó su reingreso en marzo pasado, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid concluyera que estaba en excedencia forzosa porque nunca pidió su reingreso en el partido una vez que dejó de ser senador, en 2010. Pero los populares sostiene que la ley da un plazo de solo 30 días para pedir el reingreso después de dejar el cargo público para el que se le concedió la excedencia, por lo que el partido sostiene que la petición del extesorero no puede ser atendida. 

Cuando el PP dejó de pagarle la nómina en febrero de 2013, a raíz de la publicación por EL PAÍS de los papeles de Bárcenas que destapaban una caja b ilegal, el extesorero llevaba 34 meses cobrando el salario más alto de Génova, 13. Desde abril de 2010, cuando dejó su escaño de senador por Cantabria perseguido por el escándalo del caso Gürtel, Bárcenas disfrutó en Génova 13 de despacho, secretaria y chófer, más un sueldo de 21.300 euros brutos al mes. El PP le abonaba sus cotizaciones sociales, como a un trabajador más.

Pero Bárcenas, que estaba en excedencia desde que fue elegido senador, nunca pidió su reingreso por lo que su relación laboral con el PP era inexistente pero remunerada, según han establecido los tribunales de justicia en las dos sentencias que han rechazado sus demandas por despido improcedente.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Basándose en esas resoluciones judiciales que consideran al extesorero un trabajador en excedencia del PP, Bárcenas reclama este miércoles su readmisión en el juzgado de lo social número 31 tras fracasar el pasado 29 de mayo el acto de conciliación celebrado en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) de la Comunidad de Madrid. La representación del PP, ejercida por el bufete Sagardoy, rechazó entonces el reingreso del extesorero a su puesto de trabajo en Génova, 13. "Si en su caso el juez de lo social considera que esta falta de readmisión es un despido improcedente, ello conllevará indemnización o la reincorporación del señor Bárcenas a su puesto de trabajo", explicó entonces el abogado del extesorero.

Bárcenas demandó por primera vez al PP hace dos años, cuando le dejó de pagar la nómina en febrero de 2013. La secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, explicó entonces que el trato laboral dado a Bárcenas se debía a que en realidad se le había despedido en abril de 2010, cuando dejó su escaño tras ser imputado en el caso Gürtel, pero se había pactado con él una “indemnización en diferido en forma de simulación” a través de distintas mensualidades que llegaban hasta febrero de 2013, justo cuando estalló el escándalo de la caja b del PP. Bárcenas cobró por este sistema 719.500 euros brutos en total.

El extesorero perdió su demanda por despido improcedente. El juez de lo social número 16 de Madrid analizó su extraña situación laboral y concluyó que Bárcenas no trabajaba en el PP pues nunca llegó a solicitar su readmisión tras renunciar a su acta de senador. Si no trabajaba en el PP, este partido nunca pudo despedirle, razonaba el juez para rechazar su demanda.

En la misma sentencia, el juez reconocía la anómala situación de Bárcenas y censuraba al partido conservador: “No puede aceptarse como mínimamente razonable que una empresa se permita pagar a un trabajador casi tres años un salario sin recibir contraprestación por ello y más si ese salario asciende a 21.300 euros mensuales. Tampoco es razonable que se extinga el contrato, que se pacte una indemnización diferida pero que se mantenga al trabajador dado de alta en la seguridad social, se abonen las correspondientes cotizaciones y se le proporcione todo tipo de medios personales y materiales para que los continúe utilizando en provecho propio”. El juez reprochaba al PP haber “simulado un negocio” con Bárcenas. “Lo normal hubiera sido, si aceptamos las alegaciones de la propia empresa, haberle mantenido alejado de la sede del Partido dado su horizonte penal complicado y despedir al demandante si era previsible como se dice un fallo que declarara la procedencia del despido y no abonarle una indemnización por un importe tan elevado”.

Bárcenas recurrió esta decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, quien volvió a rechazar sus pretensiones y recordó que el PP mantuvo “una relación laboral simulada” con su extesorero, por lo que comunicó estas circunstancias anómalas a la Tesorería General de la Seguridad Social y al Servicio Público de Empleo Estatal, así como a la Inspección de Trabajo, que no han tomado hasta el momento ninguna decisión respecto a las irregularidades descubiertas por los jueces.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS