El PP acaba mediante una enmienda con la figura del juez emérito

El Gobierno planea que ningún magistrado siga ejerciendo después de cumplir 72 años

El presidente del Poder Judicial y del Supremo, Carlos Lesmes.
El presidente del Poder Judicial y del Supremo, Carlos Lesmes. LUIS SEVILLANO

El Gobierno quiere suprimir la figura de juez emérito, una categoría que permite continuar ejerciendo hasta los 75 años a los magistrados de órganos colegiados (Tribunal Supremo, Salas de la Audiencia Nacional, Tribunales Superiores de Justicia y Audiencias Provinciales). La propuesta la ha presentado el PP en el Senado mediante una enmienda al anteproyecto de la ley orgánica del Poder Judicial. La medida complementa la decisión del Ejecutivo de retrasar a los 72 años la edad de jubilación forzosa de jueces, fiscales y secretarios judiciales.

Todos los miembros de la carrera judicial podrán jubilarse con 72 años, pero una vez cumplida esta edad, ninguno podrá seguir ejerciendo acogiéndose a la figura de emérito. Si sale adelante la enmienda presentada por el PP en el Senado al anteproyecto de ley orgánica del Poder Judicial, desaparecerá esta categoría, reservada para los magistrados de órganos colegiados.

Hasta ahora, la edad de jubilación forzosa de los jueces se sitúa en los 70 años. A partir de esa edad, solo los que son nombrados eméritos pueden seguir trabajando. En el caso de la Audiencia Nacional, los Tribunales Superiores y las Audiencias Provinciales esta figura no les permite instruir, sino solo formar parte de una sala haciendo funciones de suplente. Los del Supremo, sin embargo, ejercen como un magistrado más del alto tribunal.

El nombramiento como emérito se renueva año a año hasta un máximo de cinco, por lo que, si sale adelante, la medida supondrá la salida de los tribunales de los que tienen entre 73 y 75 años. Los que tienen entre 70 y 72 podrán quedarse si se acogen al retraso voluntario de la jubilación que también ha propuesto el Gobierno vía enmienda en la reforma de la ley del Poder Judicial. Según el texto de la enmienda, los jueces tendrán que solicitar la permanencia en el servicio activo dos meses antes de cumplir 70 años. El Poder Judicial solo podrá denegar este retraso si la solicitud se registra fuera de plazo.

Estos cambios tienen un efecto directo en el sueldo y la pensión de los magistrados. Con la fórmula vigente, los jueces dejan de cotizar a la Seguridad Social con 70 años, pero mientras siguen como eméritos, cobran el sueldo completo. Ahora, todos podrán cobrar y cotizar hasta los 72, pero ninguna se beneficiará de esos tres años de sueldo añadido.

El retraso en la edad de jubilación permitirá además a los jueces incrementar hasta en un 28% su pensión gracias a otra de las enmiendas presentadas por el PP, que supone premiar la permanencia en el servicio activo una vez cumplida la edad de jubilación voluntaria (65 años) con un incremento de la pensión por cada año de más trabajado, un beneficio que ya existe en el Régimen General de la Seguridad Social.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las modificaciones propuestas por el Gobierno están generando controversia en la carrera judicial. Según las fuentes consultadas, un sector critica lo que considera un “privilegio” respecto a otros funcionarios y cree que el retraso en el retiro va a “taponar” el acceso y el ascenso de los jueces jóvenes. Otro sector, en cambio, aplaude el retraso en la jubilación forzosa y el fin de los eméritos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS