Elecciones municipales

Las ‘mareas’ de la izquierda desplazan al PP en Galicia

Las candidaturas unitarias de izquierda arrebatan al PP sus mayorías absolutas en A Coruña, Santiago y Ferrol

Santiago de Compostela - 24 may 2015 - 20:07 UTC

Las mareas ciudadanas, las candidaturas unitarias de izquierda de las que forman parte partidos nacionalistas, Izquierda Unida y Podemos, se han convertido en las grandes triunfadoras de esta noche electoral en Galicia. Estas listas de unidad popular, fundadas en los últimos meses para captar el voto del descontento, han irrumpido en las ciudades arrebatándole al PP de Alberto Núñez Feijóo sus mayorías absolutas de A Coruña, Santiago y Ferrol y desplazando al PSOE al tercer puesto. Las urnas, que han castigado especialmente las candidaturas encabezadas por estrechos colaboradores del presidente gallego, abren en esta comunidad un periodo de complicadas negociaciones para formar los futuros gobiernos locales. La nota discordante en este terremoto de nueva política la ha dado Vigo, donde el PSOE, con el veterano Abel Caballero a la cabeza, ha logrado la única y aplastante mayoría absoluta de las siete urbes gallegas y la mayor obtenida por su partido en una gran población. El escrutinio ha desinflado las expectativas de Ciudadanos en Galicia y la formación de Albert Rivera solo logra concejales en Lugo (2), Ferrol (1) y Pontevedra (1).

Más información

Estas elecciones municipales le dejan a Feijóo un difícil panorama político. El PP sigue siendo en Galicia el partido más votado pero en esta legislatura municipal ha perdido en los ayuntamientos 40 mayorías absolutas (tenía 188 y el 24-M le ha dado 148), unos 190.000 votos y casi diez puntos en porcentaje de apoyos. De hecho, en números, la quiebra de esta pata del bipartidismo es de mayores dimensiones que la del PSdeG-PSOE de José Ramón Gómez Besteiro que, aunque obtiene unas 25.000 papeletas menos, sube algo más de un punto en porcentaje. Los populares solo tienen garantizada la Diputación de Ourense, con el incombustible clan de los Baltar al frente. A falta del cierre definitivo del escrutinio, han perdido la mayoría en la corporación provincial de Pontevedra, que siempre ha estado bajo el control conservador, la de A Coruña se tambalea y la Lugo, actualmente en manos de PSOE y BNG, le es ya inalcanzable.

En A Coruña, la Marea Atlántica que lidera el magistrado Xulio Ferreiro pugna con el PP en la recta final del escrutinio para afianzarse como primera fuerza política, al igual que en Santiago el partido Compostela Abierta, liderado por el nacionalista Martiño Noriega, delfín político de Xosé Manuel Beiras. En estos dos antiguos bastiones socialistas, el avance de resultados deja al PSOE en tercer lugar, un puesto que repite en Ourense, donde gobierna desde hace ocho años. Ferrol es otra caja de disgustos compartidos para PP y PSOE por la irrupción de una marea ciudadana, Ferrol en Común: los populares pierden su mayoría absoluta y los socialistas le ceden el segundo puesto a esta formación integrada por Izquierda Unida, nacionalistas y Podemos.

En Lugo, el actual alcalde socialista, Xosé López Orozco, se queda a un concejal del PP, la fuerza más votada, y para seguir en el cargo que ocupa desde 1999 necesitará el apoyo de alguna de las otras tres fuerzas con representación: la marea ciudadana Lugo Novo, el BNG y Ciudadanos. En Ourense, el PP se sitúa de primero, seguido por primera vez de Democracia Ourensana, un peculiar partido independiente ya presente en la corporación en esta legislatura que ha pasado de dos a ocho concejales. El PSOE ourensano, que gobierna desde 2007 este municipio azotado por los sumarios de corrupción, baja al tercer lugar.

El BNG, tradicional socio de gobierno del PSOE en los últimos 20 años, se queda fuera de las corporaciones de Ourense y Vigo, dos ciudades en las que ha gobernado con los socialistas. Los nacionalistas sí se mantienen como fuerza más votada en Pontevedra, la ciudad natal de Mariano Rajoy, donde sin embargo no han obtenido la mayoría absoluta que les pronosticaban algunos sondeos. Su líder, Xavier Vence, admitio en su comparecencia que los cambios introducidos por el Bloque para afrontar la ola de cambio político no han sido suficientes. Los nacionalistas sí mantienen mayorías absolutas en municipios de mediano y pequeño tamaño.

Para el PP de Alberto Núñez Feijóo la noche ya empezó mal. Justo después de echar el cierre los colegios electorales, la televisión autonómica hizo públicos los resultados de las encuestas a pie de urna. Según esos pronósticos, el poder urbano del barón gallego del PP, que alcanzó su esplendor en 2011, estaba a punto de derrumbarse por el azote de las mareas, esas candidaturas unitarias de la nueva izquierda a las que el líder popular dirigió la mayor parte de sus ataques durante la campaña. Los sondeos de Televisión de Galicia auguraron que las mayorías absolutas del PP en A Coruña, Santiago y Ferrol, triunfos históricos hace cuatro años, se esfumaban y que la candidata puesta por Feijóo en Vigo frente al socialista Abel Caballero -la exconsejera de la Xunta Elena Muñoz- iba a cosechar un estrepitoso fracaso. “Es un resultado muy abierto y vamos a ver cómo evoluciona. Estamos seguros de que habrá cambios”, afirmó entonces el número dos del PP gallego y vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, rodeado de colaboradores de rostro tenso y preocupado.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50