Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad detecta más carencias en el almacén nuclear

Una inspección de los técnicos del CSN encuentra fallos en el estudio de los suelos elegidos para el silo en Villar de Cañas

Terrenos de Villar de Cañas (Cuenca) en los que está previsto el almacén.
Terrenos de Villar de Cañas (Cuenca) en los que está previsto el almacén.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprecia aún más carencias en los estudios de los suelos elegidos para el futuro Almacén Temporal Centralizado (ATC), previsto en Villar de Cañas (Cuenca) para albergar residuos radiactivos. La sombra de la falta de idoneidad de los terrenos planea sobre este proyecto desde hace meses. Enresa, la empresa pública encargada del proyecto, pretendía cerrar antes de que se pronunciara el CSN la adjudicación de la obra principal del ATC, que tiene un presupuesto global de casi 1.000 millones de euros. Pero las dudas sobre los suelos dieron al traste con sus planes. El Gobierno, tras la salida del anterior presidente de Enresa, Francisco Gil-Ortega, se ha comprometido a no dar ningún paso hasta que el CSN autorice las actuaciones.

El Consejo ha publicado en su web el acta de la inspección que cuatro técnicos de este organismo efectuaron el 23 y 24 de febrero en Villar de Cañas. En sus conclusiones, se resalta que algunas de las actuaciones previstas en el "plan de caracterización del emplazamiento no se han realizado o completado". Pone como ejemplo los "ensayos de disolución de yesos" y la "variación de humedad en la zona no saturada y la expansividad". Tampoco tenían constancia de que se hubiera realizado el "estudio de la piezometría profunda" ni que se hubiera completado "la piezometría somera". Todas estas dudas se refieren a los estudios sobre los suelos. Los inspectores también aprecian fallos en la interpretación de los "datos de campo".

Pese a ser de hace tres meses, el acta no se ha publicado hasta ahora porque Enresa presentó una batería de alegaciones. Pedía que se modificaran las conclusiones. Pero el 30 de abril, los inspectores emitieron otro informe en el que las ratificaban. Respecto a las alegaciones, los funcionarios dicen que "se trata de valoraciones del titular que insisten en justificar o rebatir parcialmente lo constatado por la Inspección". Pese a estas carencias, Enresa solicitó en enero al Ministerio de Industria la autorización de emplazamiento del ATC.

Más información