“Cada día tenemos menos esperanza”

Los familiares de los seis españoles desaparecidos tras el terremoto de Nepal se preparan para lo peor

Foto: atlas | Vídeo: ATLAS

Carlos Sánchez Ocaña, de 26 años, llamó a su madre desde las afueras de Katmandú para decirle que había habido un terremoto y que estaba a salvo. Pero la comunicación se cortó y lo único que esta madre había oído al otro lado de la línea era “terremoto”. La familia volvió a llamar insistentemente, sin éxito. Por fin, alguien contestó al teléfono y dijo algo en un idioma que no entendieron. Angustiados, los hermanos de Carlos crearon una plataforma en Facebook para ponerse en contacto con las familias de otros españoles desaparecidos y tratar de compartir información y ánimos.

“Mi hermano apareció día y medio después y ya está en España, ileso. Luego fueron apareciendo otros. Seguimos en la plataforma para continuar ayudando. Todos somos hermanos buscando hermanos, hijos buscando padres, padres buscando hijos…”, explica Francisco Javier Sánchez Ocaña.

El pasado 25 de abril, cuando se produjo el terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter, estaban en Nepal 449 españoles. El Ministerio de Asuntos Exteriores intentó localizarlos uno a uno. La primera cifra de desaparecidos tenía 159 nombres. Hoy quedan seis. Seis familias cuyas esperanzas han ido cayendo a medida que encogía la lista de desaparecidos y aumentaba la de muertos. La última cifra de víctimas mortales en Nepal supera los 7.800. La zona de Langtang, donde desaparecieron los seis españoles, es una de las más castigadas por el terremoto. El jefe adjunto del Gobierno regional, Gautam Rimal, declaró ayer a Efe que los equipos de rescate buscan allí a unos 200 nepalíes y un centenar de extranjeros, y que no esperan encontrar a nadie con vida. También el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, admite que es probable que los seis desaparecidos españoles hayan muerto, aunque “mientras haya un rayo de esperanza”, seguirán buscando.

El mal tiempo volvió a complicar ayer las tareas del equipo de rescate, aunque los forenses sí pudieron trabajar a pie en el valle de Langtang. Está previsto que un helicóptero realice hoy una nueva batida por dos picos montañosos en la zona. De momento, según Exteriores, no hay fecha de repliegue de los miembros de la Guardia Civil, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y la Policía Científica enviados a Nepal para tratar de localizar a los españoles desaparecidos.

Isabel Ortiz y su novio, Miguel Ángel Pizarro.
Isabel Ortiz y su novio, Miguel Ángel Pizarro.EFE

“Dicen que es lo último que se pierde, pero cada día que pasa sin tener noticias de mi hermana esa esperanza se va haciendo más pequeña”, explica David Ortiz, hermano de Isabel, una cántabra de 31 años que tenía que haber regresado a España el fin de semana del puente de mayo. Ortiz viajaba con su novio, Miguel Ángel Pizarro, Michel, de 40 años, zaragozano. “La última vez que les vieron fue el 25 a las siete de la mañana, cuando salían del hotel. Ese fue también el último día que hablamos, por WhatsApp”, recuerda David. “Nepal les apetecía muchísimo. Es la meca de los escaladores y a los dos les encanta la montaña. Michel ha sido guía en los Pirineos. Iban muy ilusionados”. Isabel, la pequeña de cinco hermanos, trabaja en una ludoteca para niños en Zaragoza. Para ella y Pizarro era su primer viaje a Nepal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los otros cuatro españoles que continúan desaparecidos son los montañeros asturianos Egidio García González, Chumi, de 62 años; Ángel Hernández Muñiz, de 57; Jesús Mosteirín, de 53 y Sabino Fernández, de 54. En Asturias formaban parte de los grupos de montaña de Ensidesa y Corvera. Cuando se produjo el terremoto les acompañaban cinco nepalíes.

“Para mi hermano era la cuarta o quinta vez en Nepal. Es un enamorado de ese país. Trabaja de administrativo en una empresa de construcción y su pasión es la montaña: todo el año hace excursiones por España y se reserva 15 días de vacaciones para ir a Nepal”, explica Manuel Hernández. “Gracias a una montañera, Yohanna, que estuvo con ellos la noche anterior al terremoto, sabemos que habían conseguido su objetivo: subir una cumbre. Se echaron unas risas esa noche. Estaban muy contentos. Lo que les quedaba era un paseo”. El grupo de asturianos tenía previsto regresar a casa el pasado 2 de mayo, tras pasar tres días visitando Katmandú. “Si no hubiese tenido que trabajar, le habría acompañado en este viaje”, asegura Manuel Hernández, quien, pese a la angustia por su hermano, hace un ruego: “Han muerto más de 7.800 personas. El dolor se ha globalizado y Nepal va a necesitar mucha ayuda mucho tiempo, que no se olvide la comunidad internacional”.

Ayer llegaron a Barcelona los restos de Roser Palau, de 37 años, la primera víctima mortal española en el terremoto de Nepal. Algunos de los familiares de los españoles que continúan desaparecidos comienzan a plantearse como el mejor escenario posible ese: “El alivio de que encuentren el cuerpo y poder enterrarlo”.

Todos coinciden en que esta pesadilla habría sido mucho peor si no hubiesen contado con la ayuda de las redes sociales, a través de las cuales han recibido información y ánimos de todo el mundo. Aunque no todo ha sido bueno. “También hemos recibido ataques. He leído comentarios en algunas noticias diciendo que quién le había mandando a mi hermana meterse ahí o por qué había que ir a rescatarla”, asegura David Ortiz. “Pero no fue una imprudencia suya. Fue una catástrofe natural, un terremoto”.

Sobre la firma

Natalia Junquera

Reportera de la sección de España desde 2006. Los jueves publica una columna en Madrid, Kilómetro cero. Durante la semana comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter y realiza entrevistas para la serie Conversaciones a la contra. Especialista en memoria histórica, ha escrito dos libros, Valientes y Vidas Robadas (Aguilar).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS