Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez desimputa a Spottorno y 11 directivos de Caja Madrid por las black

El magistrado entiende que las tarjetas eran un complemento retributivo como empleados

Los 12 ejecutivos gastaron 3,4 millones de euros

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha archivado este martes la imputación contra el ex director gerente de la Fundación Caja Madrid y exjefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, y otros 11 directivos de la entidad por el escándalo de las tarjetas opacas al fisco. En un auto, el magistrado, entiende que las tarjetas black de que disfrutaron estos ejecutivos eran un complemento retributivo de libre disposición como empleados por cuenta ajena de Caja Madrid, y que no participaron en la emisión de aquellas.

Spottorno cargó 223.900 euros a su tarjeta opaca entre 2003 y 2010. Entre los directivos a los que Andreu desimputa figuran Matías Amat, ex director financiero de Caja Madrid, que gastó 429.000 euros con su tarjeta, o Mariano Pérez Claver, ex consejero delegado de la Corporación Caja Madrid, que realizó pagos por 354.171 euros. Pese a este archivo, el juez mantiene a estos ejecutivos en la causa como posibles responsables civiles “partícipes a título lucrativo”, lo que puede suponer la obligación de restituir el dinero percibido de forma ilícita.

En su escrito, el juez Andreu sigue el criterio marcado por la Fiscalía Anticorrupción, y distingue entre los miembros del Consejo de Administración y el Comité de Control de la caja –responsables de la implantación del sistema de tarjetas opacas para gastos personales y que permanecen imputados por administración desleal- y los exdirectivos, empleados por cuenta ajena. Todos ellos declararon ante el juez que la tarjeta que tenían era para gastos personales como un complemento salarial –del que no tuvo constancia Hacienda- y que disponían, además, de una tarjeta distinta para gastos de representación.

Con los 12 sobreseimientos decretados este miércoles y los 14 archivos por prescripción formalizados el pasado abril, 55 miembros del Consejo de Administración y de la Comisión de Control permanecen imputados por las tarjetas black. El juez recuerda en su auto que las tarjetas “se otorgaban fuera del circuito ordinario de otorgamiento de tarjetas de empresa de la entidad”. También señala que “la designación de sus beneficiarios y el límite cuantitativo se otorgaba con una discrecionalidad impropia (…) por el presidente de la caja sin soporte contractual alguno”. Y subraya que “las cantidades percibidas en este concepto no fueron declaradas a la Hacienda Pública”.

Los ejecutivos de Caja Madrid que ven levantada su imputación son Ricardo Morado Iglesias, exdirector de Sistemas y de Organización; Ramón Ferraz, ex director general de Banca Comercial; Matías Amat, ex director financiero; Mariano Pérez Claver, exdirector de Banca Comercial; Juan Manuel Astorqui, exdirector de Comunicación. La lista se completa con Carlos María Martínez, ex director gerente de la Obra Social; Carmen Contreras, exdirectora de Auditoría Interna; Carlos Vela, exdirector de la Banca de Negocios; Rafael Spottorno, exdirector de la Fundación Caja Madrid; Ramón Martínez Vilches, exdirector de Riesgos y Luis Gabarda, exdirector del Gabinete del presidente de la entidad, Miguel Blesa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información