Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy pone como modelo para Europa el fin de los cayucos a Canarias

Los 30.000 subsaharianos que llegaron a estas costas en 2006 se han reducido a cero

Rajoy pasa revista a las tropas españolas en Bamako.

De más de 30.000 subsaharianos llegados a las costas de Canarias en 2006 a cero. Ni un solo cayuco ha partido con inmigrantes desde Senegal desde el año 2010. La lucha contra la inmigración ilegal en el Atlántico es una historia de éxito. Y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la ha puesto hoy como “un ejemplo a seguir” para los socios de la UE, que asisten aparentemente impotentes al drama de miles de ahogados en el Mediterráneo intentando alcanzar Europa. El problema, como el mismo ha reconocido, es que en Libia no hay un “interlocutor” –dos gobiernos y dos parlamentos se disputan la legitimidad—con quien poder negociar acuerdos de colaboración como los que han funcionado en Senegal o Mauritania.

Rajoy ha visitado esta mañana la base naval de Dakar (Senegal), donde dos patrulleras de la Guardia Civil, con 16 agentes a bordo, vigilan sus costas conjuntamente con las fuerzas de seguridad locales a la búsqueda de traficantes de personas, drogas o armas. Enfrente de estas dos ligeras embarcaciones, de 30 metros de eslora y 60 toneladas, está atracada la patrullera oceánica Vencedora de la Armada española, de mucho mayor porte, 90 metros y 1.600 toneladas, que desde marzo a junio realiza una gira por países del África Occidental (Mauritania, Gabón, Ghana, Senegal y Cabo Verde) facilitando instrucción a sus paupérrimas marinas.

Nicolás Meca, comisario de Policía Nacional y responsable de Frontex, la agencia de fronteras de la UE que desarrolla la operación Hera en el Atlántico (similar a la Tritón del Mediterráneo central, aunque con muchos menos medios, la mayoría españoles), subraya que no hay que confiarse. “Si se levanta el dispositivo, volverán los cayucos”, advierte.

España ha conseguido taponar la salida de inmigrantes desde la costa atlántica africana (800 millas hasta Canarias), pero “la presión migratoria va en constante aumento”, según Meca, y el flujo se ha desviado por otras rutas menos vigiladas: a través del desierto hasta Libia. “Muchos senegaleses se han ahogado en los últimos naufragios en el Canal de Sicilia”.

Rajoy hace ejercicio en Dakar

Rajoy pone como modelo para Europa el fin de los cayucos a Canarias

El presidente del Gobierno envió este lunes un tuit a sus seguidores con una foto en la que hace un poco de ejercicio por la playa, en Dakar. En la capital de Senegal, Mariano Rajoy ha visitado la base naval donde dos patrullas de la Guardia Civil montan vigilancia para luchar contra el tráfico de personas.

A cambio de permitir que la UE controle sus costas –además de las dos patrulleras del instituto armado, hay un helicóptero de la Policía Nacional para vigilancia aérea---, Senegal reclama apoyo de todo tipo: la Guardia Civil no solo ha donado dos embarcaciones a la Gendarmería local, sino que se encarga de mantenerlas y paga su combustible, ya que de otro modo no estarían en condiciones de navegar.

Pero “la batalla a medio y largo plazo, y por ello la más urgente de todas”, en palabras de Rajoy, es ayudar al desarrollo de los países africanos, para que los jóvenes no prefieran embarcarse en una peligrosa travesía de resultado incierto, antes que enfrentarse a la seguridad de unas condiciones de vida insoportables. El presidente se ha mostrado en Dakar como un convencido de la bondad de la ayuda al desarrollo, que en otros tiempos se veía en sectores del PP como una muestra del buenismo de Zapatero. Y ha pedido a Europa que haga un esfuerzo y que no lo demore, porque los resultados tardarán en llegar.

Rajoy se ha reunido con el presidente senegalés, Macky Sall, con quien ha hablado del problema de la inmigración, “que no es un asunto, sino el asunto” y sobre el narcotráfico y el yihadismo, que están “íntimamente relacionados”. Ambos han acordado intensificar unas relaciones ya de por sí estrechas: el ministro del Interior senegalés está estos días en Madrid y la ministra de Agricultura española, así como el de Defensa, viajarán a Dakar en los próximos meses.

España ha conseguido taponar la salida de inmigrantes desde la costa atlántica africana

Hasta ahora, Senegal se ha mantenido como una isla de estabilidad. Cuenta con credenciales democráticas incuestionables (el hijo del anterior presidente ha sido condenado por corrupción) y ha logrado escapar al contagio del yihadismo. Precisamente por eso, Francia la ha convertido en cuartel general de la operación Barkhahe, que opera en cinco países del Sahel, y a la que apoya el destacamento Marfil del Ejército del Aire español, con 54 militares y un avión de transporte Hércules, al que ha visita Rajoy. Pero las recientes detenciones de presuntos terroristas demuestran que, como subraya el comisario Meca, tampoco en este terreno se puede bajar la guardia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información