Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP respalda a Pujalte y quiere que se amplíen las compatibilidades

La oposición critica que los diputados cobraran de una constructora

El diputado Martínez-Pujalte muestra un documento para defender su fiscalidad
El diputado Martínez-Pujalte muestra un documento para defender su fiscalidad

El PP respaldó ayer a su diputado Vicente Martínez-Pujalte, que cobró 5.000 euros mensuales por asesorar verbalmente a una empresa constructora, como publicó EL PAÍS. El portavoz del grupo parlamentario popular, Rafael Hernando, se mostró partidario incluso de ampliar el régimen de compatibilidades para que los diputados puedan tener más actividades privadas. El resto de grupos reclamó justo lo contrario: establecer más incompatibilidades.

Martínez-Pujalte y el actual embajador en Reino Unido, Federico Trillo, cobraron dinero, siendo diputados, de la empresa constructora Collosa, especializada en obra pública. El primero ingresó por esa asesoría 75.000 euros en poco más de un año; Trillo, 354.560 euros en casi tres años.

Los miembros de las Cortes no pueden hacer otros trabajos, salvo permiso expreso

En este momento los parlamentarios españoles no pueden recibir más dinero público que el de las Cortes, y para cualquier actividad privada deben tener autorización expresa del Pleno. En el caso de Pujalte y Trillo hubo autorización para que simultanearan la actividad parlamentaria con sus despachos, con la limitación de no contratar con la Administración. Luego ellos hicieron el contrato con la constructora Collosa —que, fundamentalmente, se dedica a la obra pública, es decir, contratos del Estado— y cobraron a través de sus despachos. La Cámara no tiene capacidad para comprobar si los datos que los diputados declaran son ciertos o si se cumplen las limitaciones impuestas por la Ley Electoral.

Hernando se felicitó ayer de que el Parlamento tenga un régimen de transparencia “bastante alto” y sostuvo que “hay que aumentar las compatibilidades de los diputados, establecer un régimen más flexible que el actual y que permita compatibilizar esta actividad con otras actividades privadas”. Su tesis es que eso facilitaría el paso de la actividad privada a la pública y viceversa, permitiendo que quienes llegan a la política “no tengan que renunciar a su vida anterior o futura por el hecho de ser diputados”. En opinión de Hernando, hay que evitar que quien decida ser parlamentario piense que por el hecho de dar el paso a la política va a perder su profesión y su actividad “para siempre”. “Esto no es bueno ni para la Cámara ni para el país”.

Hernando se dio por satisfecho con las explicaciones de Pujalte: “Él mismo ha hecho un ejercicio de transparencia que me gustaría a mí que otros en otras ocasiones hubieran hecho”, dijo.

Poco después, el presidente del Congreso y también diputado del PP, Jesús Posada, afirmó lo contrario: “Aquí hay un régimen muy estricto. Ser diputado es incompatible con todo, menos llevar su propio patrimonio y dar clases sin cobrar en la Universidad. Que quede claro que el régimen de incompatibilidades del Congreso es absoluto”. El resto de compatibilidades debe ser expresamente autorizadas.

El PSOE: “Los intereses públicos y privados se confunden en el PP desde hace tiempo”

En esta línea, el PSOE reiteró su tesis de que debe haber incompatibilidad absoluta. Hace meses presentó una iniciativa en este sentido que no fue aprobada. El secretario de Organización del PSOE, César Luena, explicó ayer que la noticia sobre Trillo y Pujalte demuestra que “los intereses públicos y privados se confunden en el PP desde hace tiempo”. El número dos socialista señaló que le gustaría que todo parlamentario se dedicara a su labor.

Distintos portavoces del PSOE criticaron la confusión del PP con lo público y lo privado. “Se está demostrando que altos cargos del PP están en otros intereses y no en los de los ciudadanos”, dijo María González Veracruz, miembro de la Ejecutiva del PSOE y Secretaria de Ciencia, Participación y Política en Red, informa Elsa García de Blas. “Es radicalmente opuesto a lo que tiene que ser la política y a lo que defiende el PSOE”, añadió. Los socialistas incidieron en que “el reproche es ético”. “Nuestro planteamiento es tajante tanto con el régimen de incompatibilidades como con la transparencia. El espectáculo que está dando el PP es perjudicial para toda la democracia”, concluyó González Veracruz.

La Izquierda Plural exigió el fin del “concubinato” entre el poder económico y político, y que el Congreso aumente el régimen de incompatibilidades de los parlamentarios. Para el diputado de la Izquierda Plural Joan Coscubiela, estos hechos son “todo menos una sorpresa” y ahondan en la evidencia de que había una contabilidad B en el PP. Parece que el único que desconocía este extremo, dijo, era “el señor X de la caja B”.

El portavoz adjunto de UPyD en la Cámara, Carlos Martínez Gorriarán, aseguró que no le han cogido de sorpresa estas nuevas revelaciones sobre Trillo y Pujalte porque, según señaló, hay una “sospecha” generalizada de que las tramas de corrupción “han sido habituales” para financiar partidos políticos y personas.

Más información