Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

El caso Ciudadanos

La formación se ha proyectado en el resto de España porque ahí la prensa es más libre

De repente, el partido C’s ha pasado a ocupar la atención de los medios de comunicación de toda España. Muchos creen incluso que se trata de un partido de reciente creación. No es así. C’s se fundó en julio de 2006, tras un previo proceso de formación que se alargó un año, y a los cuatro meses ya obtuvo tres diputados en el Parlamento de Cataluña, una proeza si se tiene en cuenta que desde 1988, en que el CDS de Suárez logró tres diputados, en la cámara catalana solo cinco partidos, siempre los mismos, se repartían los escaños. C’s volvió a repetir los tres diputados en 2010 y aumentó a nueve en 2012. Finalmente, en las europeas del año pasado, obtuvo dos diputados.

¿Qué ha necesitado C’s para darse a conocer? Salir de Cataluña

¿Por qué siendo esto así, hasta su resultado en las últimas europeas era casi desconocido en España? En primer lugar, porque solo obtenía resultados de una cierta relevancia en Cataluña, no en España ni en Europa. Aunque no sé si esto es causa o consecuencia de lo que voy a decir a continuación. Porque, en segundo lugar, los medios de comunicación catalanes, tanto en las informaciones como en las opiniones, habían optado por tratar a C’s con una doble táctica: el silencio y la tergiversación.

En efecto, a pesar de que sus tempranos éxitos en Cataluña eran noticia, las informaciones sobre C’s eran casi inexistentes. Por ejemplo La Vanguardia, el periódico más influyente de Cataluña, no concedió una amplia entrevista a Albert Rivera hasta principios de 2013, tras seis años de ser diputado. Y así los demás medios catalanes. Este silencio solo se quebraba con alguna información irrelevante pero perjudicial, como que un desconocido militante abandonaba el partido, o simplemente falsa a sabiendas, por ejemplo, de que en las siguientes elecciones C’s se integraría en las listas del PP.

Muchos creen incluso que se trata de un partido de reciente creación

Más grave que este silencio fue la tergiversación permanente: un partido anticatalán, anticatalanista, neofalangista, de extrema derecha, únicamente preocupado por la cuestión lingüística, antiautonomista, centralista. En realidad, y ahí están el ideario y los programas para constatarlo, los principios de C’s han permanecido invariables: constitucionalismo, regeneración política, no nacionalismo y defensa del Estado de bienestar, todo ello dentro de los valores propios del liberalismo y la socialdemocracia. Pero el hecho de que C’s no participara del consenso nacionalista ponía de los nervios a toda la prensa: no había que informar y era necesario mentir.

¿Qué ha necesitado C’s para darse a conocer? Salir de Cataluña, proyectarse en el resto de España, ahí los medios de comunicación actúan con menos prejuicios, son más libres, más plurales. Con frecuencia, en Cataluña se habla peyorativamente de la “prensa de Madrid”. ¡Ay del día que hablemos en serio de la “prensa de Barcelona”!

Más información