Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Objetivo: 7.000 millones de euros contra la pobreza

Entidades piden que un 5% del presupuesto se destine a amortiguar el impacto de la crisis

Imagen del informe de Cáritas Europa sobre el impacto de la crisis.
Imagen del informe de Cáritas Europa sobre el impacto de la crisis.

La crisis económica ha empobrecido a las clases medias y ha desprotegido aún más a los sectores más vulnerables de la sociedad española. Hacer frente a los efectos de la recesión exigiría que cada comunidad autónoma destinara al menos un 5% de su presupuesto a combatir la pobreza y la exclusión social, lo que permitiría conformar 17 fondos autonómicos con un valor global de unos 7.000 millones de euros. Esta es la propuesta que ha lanzado este lunes la Plataforma del Tercer Sector –que integra a entidades como Cáritas, Cruz Roja Española, la Plataforma de ONG de Acción Social o la Plataforma del Voluntariado, entre otras- a los candidatos a las próximas elecciones autonómicas para que la asuman en sus programas.

La medida contempla que este dinero se destine a iniciativas como, por ejemplo, reforzar los programas de rentas mínimas “que garantizan una vida digna para todas las personas”. Según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, de 2013, estas ayudas apenas llegan al 1,35% de la población española (637.573 personas, 258.408 familias), mientras los datos de ese mismo año hechos públicos recientemente por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en España (EAPN-ES por sus siglas en inglés) elevan a 12,8 millones al número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social. De ellos, 9,6 millones se encuentran bajo el umbral de la pobreza y 2,8 sufren una severa falta de recursos.

Carlos Susías, vicepresidente de la Plataforma del Tercer Sector, explica a este diario que en toda España las autonomías destinan 1.200 millones de euros a los programas de rentas mínimas de inserción. Sin embargo, el reparto es muy desigual. Prueba de ello es que entre Navarra y País Vasco aportan un 40% de esta cantidad para sus propios planes.

La Plataforma del Tercer Sector reclama destinar los fondos a programas de inserción laboral. En especial de fomento de la economía social “ya sean a través de cooperativas, servicios de proximidad, empresas de inserción sociolaboral o centros especiales de empleo que ayuden a integrar a los más desfavorecidos en el mercado de trabajo”, añade Susías.

Otras de las medidas incluidas en el denominado Plan de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social son iniciativas dirigidas a garantizar el acceso a la vivienda, a la educación, a la sanidad o combatir la pobreza infantil, uno de los principales problemas que destacan los distintos informes que analizan la pobreza en España. El propio documento de EAPN-ES destaca que la población menor de 16 años es la más castigada por la falta de recursos.

La puesta en marcha del plan es una de las principales reivindicaciones de la Plataforma del Tercer Sector. La organización ya ha remitido esta iniciativa al Gobierno, así como a los principales grupos políticos. De momento, las entidades agrupadas bajo el paraguas de la Plataforma ya se han reunido con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para trasladarle el contenido del plan, y tienen previsto hacer lo mismo con el resto de los grupos en los próximos meses.

 

Más información