Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente avisa a Mas de que no “romperá España” el 27-S

La Generalitat pide que se respete lo que voten los catalanes

El PP no oculta que la unidad de España será otro de los ejes de su campaña y el líder del partido, Mariano Rajoy, ha dedicado buena parte de su discurso a contestar con dureza a los independentistas catalanes y, sobre todo, a garantizar a los votantes y dirigentes del PP que no va a permitir que las elecciones en Cataluña del 27 de septiembre supongan un primer paso para la independencia. El presidente habló con desdén del concepto “elecciones plebiscitarias”, que rechazó, y aseguró a los suyos que, sea cual sea el resultado, las cosas seguirán igual al día siguiente y él estará allí para garantizar que se cumple la Constitución y se respeta la soberanía nacional. Esto es, mientras esté en La Moncloa, España no se va a romper. “Estamos ante un nuevo intento de engañar al conjunto de los ciudadanos de Cataluña. Nos anuncian una campaña publicitaria de nueve meses para preparar un plebiscito previo a la declaración de independencia. Es decir, después del simulacro de referéndum, ahora un simulacro de plebiscitarias”, ha asegurado.

Rajoy descarta por completo ese escenario y recuerda que la ley está de su parte y volverá a hacerla aplicar si es necesario. “Quien piense que con un subterfugio tan burdo podrá soslayar la legalidad y tomar decisiones que las leyes no autorizan, me parece que no tiene los pies en el suelo”, aseguró. “Las elecciones autonómicas son lo que su nombre indica: autonómicas. El Parlamento nuevo que resulte de esas elecciones tendrá exactamente las mismas competencias que tiene hoy. Esas elecciones no pueden ser, no serán, un camino hacia la fractura de España. Nosotros defenderemos la soberanía nacional”, insistió.

La Generalitat respondió a las invectivas de Rajoy pidiéndole que acepte los resultados del 27-S le gusten o no. El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, evitó el debate sobre el carácter plebiscitario de los comicios. “Pedimos a Rajoy y al PP una cosa elemental en un contexto democrático, que es que se acepten los resultados de aquello que decide la gente a través de las urnas”, sostuvo.

El portavoz de ERC Oriol Amorós lanzó otra advertencia: “Aunque no le guste al señor Rajoy, si los catalanes votan independencia, habrá independencia, y aunque tampoco le guste, si votan políticas de izquierda, habrá políticas de izquierda”.