Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hitos de la gestión de Ana Mato

La ya exministra tuvo que llevar a la práctica los recortes en Dependencia y Sanidad

Ana Mato, hasta hoy ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha tenido un mandato complicado con una política de ajustes impuesta por La Moncloa y el reto de gestionar crisis como la del ébola. Estos son los principales aspectos de su gestión.

- Dependencia. La primera medida de Mato fue suspender la ampliación del sistema a los dependientes moderados, prevista para 2012. Luego ha habido una progresiva descapitalización del sistema: reducción del 66% acumulado del presupuesto del Plan Concertado de Servicios Sociales, supresión de los servicios de teleasistencia por parte del Imserso, eliminación de una partida de financiación estatal a la dependencia (283 millones). En total, los recortes en Dependencia suman 2.500 millones. O, visto de otra manera: actualmente hay 15.116 dependientes atendidos menos que cuando Mato llegó al ministerio.

- Ajustes en Sanidad. A los cuatro meses de jurar el cargo como ministra, el presidente, Mariano Rajoy, anunció un recorte en el gasto en Sanidad de 7.000 millones de euros. Para conseguirlo, el ministerio elaboró un real decreto cuyos aspectos más destacados fueron la necesidad de cotizar para recibir atención sanitaria, la modificación del copago farmacéutico (por primera vez los jubilados tuvieron que pagar por sus medicinas) y la exclusión de los inmigrantes en situación irregular del sistema. También estaban previstos otros copagos (ambulancias, alimentos especiales, prótesis) pero no se aplicaron.

- Problemas con las comunidades. Estos ajustes supusieron que incluso comunidades gobernadas por el PP se opusieran e intentaran negarse a aplicarlos. El caso extremo es el del copago de medicamentos que se dispensan en las farmacias de los hospitales: ninguna comunidad lo aplica un año después de su teórica entrada en vigor.

- Aborto. La reforma de la ley, tradicionalmente adscrita a Sanidad e Igualdad, fue asignada a Justicia.

- Violencia de género. Mato tuvo su primera polémica nada más llegar, al confundir un asunto tan delicado como la violencia machista –bandera de su departamento- con la doméstica.

- Ébola. El caso de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada por cuidar a uno de los misioneros repatriados, puso en entredicho su gestión. Tras cuatro días a cargo del caso, y ante las críticas suscitadas, La Moncloa se lo asignó a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría.

- Acuerdo con médicos y enfermeros. Precisamente el lunes, Mato recibió un premio de la revista Redacción Médica por los acuerdos con los colegios de médicos y enfermeros pos la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. Los propios firmantes se quejan ya de que aquello quedó en papel mojado, con algunos logros sectoriales (la prescripción enfermera, el reconocimiento de los médicos como pieza clave) a cambio de la foto con la ministra (o de la ministra con ellos).

Más información