Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vuelta del virus

La repatriación de la cooperante sucede sin que España esté, oficialmente, libre de ébola

La sombra del ébola reaparece en España 15 días después. La repatriación de una cooperante española de Malí que ha estado en contacto con material infectado supone el regreso del virus. Como en los casos de los religiosos Miguel Pajares y Miguel García Viejo, se trata de una vuelta voluntaria, buscada. Aquellos dos casos acabaron mal, con la muerte de los religiosos pese a todos los esfuerzos. Y, además, con una consecuencia añadida adversa: el contagio, mientras atendía a García Viejo, de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, quien ingresó el 6 de octubre en el hospital La Paz-Carlos III y no lo abandonó hasta el 5 de noviembre.

La diferencia esta vez es que la cooperante que llega no tiene síntomas de ébola, aunque ha estado en una situación de riesgo. Pajares, el primero de los religiosos repatriados, había estado atendiendo personalmente al director del hospital de la orden San Juan de Dios en Monrovia, Patrick Nshamdze. Junto a él, el 7 de agosto, llegó una religiosa de su orden, la española de origen guineoecuatorial Juliana Bonoha Bohé. Se la repatrió para sacarla de África y porque había estado en contacto con otros religiosos enfermos en el hospital, pero no estaba infectada. Pajares falleció el 12 de agosto.

Poco después, el 22 de agosto, llegó a Madrid, también en un vuelo medicalizado en aviones del Ejército, el segundo religioso repatriado, Miguel García Viejo. Este médico trabajaba en el hospital de la orden Lunsar (Sierra leona), donde se contagió. Murió el 25 de agosto.

Oficialmente, España no está aún libre de ébola. El personal que atendió a Romero sigue en observación, aunque según pasan los días sin novedades aumentan las probabilidades de que no haya habido más contagios. La fecha para decretar oficialmente el fin de la presencia del ébola en España era el 1 de diciembre. Al menos, hasta ahora.

Más información